Pastilla del día después y otros métodos de anticoncepción de emergencia

La pastilla del día después
Anticoncepción de emergencia para prevención de embarazos no deseados
Anticoncepción de emergencia para prevención de embarazos no deseados

¿Has tenido una relación sexual sin protección? ¿Te preocupa haber quedado embarazada? Aparte de la pastilla del día después hay otros métodos de anticoncepción de emergencia, ¿lo sabías? Acá te explicamos cuáles son.

¿Cómo se define la anticoncepción de emergencia?

No es más que todas las medidas destinadas a prevenir un embarazo no deseado luego de una relación sexual sin protección. Hay dos tipos de anticonceptivos de emergencia:

  • La anticoncepción oral de emergencia qué entre esos tenemos a la pastilla del día después y otras pastillas que podemos usar en el lapso de los primeros 5 días de ocurrida la relación sexual.
  • La anticoncepción de emergencia mediante el uso del DIU.

A veces el término de la “pastilla del día después” no engloba todas estas alternativas de anticoncepción de emergencia, que no debe ser obligatoriamente una pastilla y que puede tomarse en el lapso de los primeros 5 días y no exclusivamente las primeras 24 horas.

La fecundación
La fecundación

Relación sexual sin protección y el riesgo de embarazo

En la mujer, los 6 días fértiles del ciclo menstrual son el día de la ovulación y los 5 días antes. Los espermatozoides que llegan a la vagina, pueden fecundar al óvulo hasta 5 días después de la relación sexual, es por esto que los anticonceptivos de emergencia actúan en estos primeros 5 días de riesgo.

Indicaciones:

Está indicado en toda mujer en edad reproductiva, tanto adulta como adolescente que haya tenido una relación sexual sin protección y que no desee un embarazo. Son múltiples los casos:

  1. No se usó método anticonceptivo.
  2. Uso incorrecto, accidente o falla de un método anticonceptivo, en casos cuando se rompe el preservativo masculino, cuando se te olvidó tomarte la píldora anticonceptiva por más de 3 días, cuando tardas más de 2 semanas en colocarte la dosis de la inyección anticonceptiva, cuando se mueve o despega tu parche anticonceptivo o el anillo vaginal, falla del coitus interruptus, expulsión del DIU.
  3. Cuando la mujer haya sido víctima de violación.

¿Cómo actúa?

Los estudios de prevención del embarazo por anticoncepción de emergencia han concluido que durante la ovulación, el moco cervical presenta características que facilitan la llegada de los espermatozoides al óvulo: es transparente, abundante y muy elástico, lo que facilita el paso de los espermatozoides.

Con la anticoncepción de emergencia, estas características se alteran, al provocar que el moco cervical se torne grueso, espeso, grumoso y esto impide el paso de los espermatozoides. Además, el levonorgestrel (la pastilla del día después) aumenta el pH vaginal y uterino, lo que favorece que los espermatozoides desaparezcan.

Otra función de la pastilla del día después es aumentar la producción de una enzima, la glicodelina, una sustancia que impide la unión del espermatozoide al óvulo.

En el caso del método de Yuzpe (anticonceptivos orales combinados) evita que se produzca la ovulación.

El DIU impide el paso de los espermatozoides, lo que dificulta que los espermatozoides naden lo suficientemente bien para llegar a un óvulo

¿Qué opciones tengo para prevenir un embarazo?

La pastilla del día después
La pastilla del día después

La píldora del día después:

Compuesta de Levonorgestrel solamente. Se encuentra disponible en el mercado en dos presentaciones: una de un comprimido y otra presentación de dos comprimidos. ¿Cómo la tomas? la de un solo comprimido es de una sola dosis y la de dos comprimidos te tomas uno de inmediato y el otro a las 12 horas ó también puedes tomarte los dos comprimidos en una dosis única.

Método de Yuzpe
Método de Yuzpe

Los anticonceptivos orales combinados:

También llamado el método de Yuzpe

Lo recomendable es ver las dosis de tus pastillas anticonceptivas combinadas: si éstas son de 30 µg de etinilestradiol (estrógeno) y 150 µg de levonorgestrel (progestágeno), entonces te debes tomar 3 pastillas en una sola dosis.

Anticoncepción de emergencia: Colocación de DIU
Anticoncepción de emergencia: Colocación de DIU

Colocación de DIU:

La colocación de un DIU (T de cobre) en los primeros 5 días de la relación sexual sin protección, es el método anticonceptivo de emergencia más eficaz, ya que reduce en más del 99% de los casos la implantación del óvulo. Además que tiene la ventaja de ser usado como anticonceptivo de barrera por hasta 10 años.

La desventaja es que debe ser colocado por un médico especialista y que su adquisición te pueda parecer costosa, aunque a largo plazo puedes ahorrar el gasto por su duración de 10 años.

¿Cuál es la efectividad?

Cuanto más cerca de la relación sexual se use mayor es su efectividad. En las primeras 12 horas, la pastilla del día después previene el 95 % de los embarazos y el método de Yuzpe (anticonceptivo combinado) el 77 %.

Es importante conocer que mientras más cerca esté la ovulación, la anticoncepción de emergencia no es capaz de detenerla y como consecuencia puede ocurrir un embarazo no deseado. Esto explica las fallas anticonceptivas del método, sin embargo, este método deberá administrarse en toda relación no protegida independientemente de la fase del ciclo en que la mujer se encuentre.

¿Tiene efectos secundarios?

Los anticonceptivos de emergencia, generalmente no producen efectos secundarios y en caso de presentarse puede causar: nauseas, vómitos, sangrado irregular. Si se llega a presentar un retraso menstrual de 21 días o más, se debe descartar un embarazo.

¿Cuándo está contraindicado?

No tiene contraindicaciones. Según los Criterios de Elegibilidad de la OMS, no hay ninguna condición clínica por la cual los riesgos de utilizar la anticoncepción de emergencia no superen los beneficios de su uso.

NO es un método anticonceptivo habitual

Sólo está indicado en los casos que ya explicamos, jamás van a remplazar a un anticonceptivo de uso regular como la pastilla anticonceptiva, las inyecciones, el anillo vaginal, el parche, el DIU. Además que uso indiscriminado de la anticoncepción de emergencia, causan irregularidades menstruales.

Impuesto rosa: pagas más por menstruar

El “impuesto rosa”, Pink Tax, tasa rosa… y millones de otros nombres rosa. Es esa famosa tasa “extra” que pagamos las mujeres solo por tener los productos de higiene íntima pintadas de este color. Y no, no es una especulación feminista ni una falacia postmodernista. El impuesto rosa es una realidad vigente que, aun finalizando la segunda década del siglo XXI, sigue cavando la brecha entre ambos géneros.

Los artículos femeninos (incluyendo los de higiene íntima) son famosos por ser más costosos que sus contrincantes masculinos, pero no se trata de un valor por tener mayor costo de producción: Todo reside en quiénes son los usuarios que los compran y el mercadeo diseñado para ellos. ¿Quieres saber cómo? Comencemos por lo primero.

¿Qué es el impuesto “rosa”?

El impuesto rosa comienza solo con la palabra “rosa” y la designación arbitraria de un color para identificar lo femenino. Se trata de una tasa extra que se le agrega a un mismo producto, pero en su versión “femenina”. De este modo, un ejemplo que siempre colocan los estudios son los precios de las afeitadoras: para un mismo artículo, de la misma marca y modelo, se comparan los precios entre el que tiene flores y el que es azul. Lo que varía es el precio.

impuesto rosa

Puedes hacer la prueba. Vas al supermercado o a la farmacia a la sección de artículos de cuidado personal y ves dos colores: Azul y rosa. En el momento que entras a la zona rosada, no solo es el color el que cambia. Los artículos para mujeres son simplemente más costosos.

Por supuesto, el color rosa no es la razón, pero ha sido el color con el que la sociedad ha impuesto sus reglas para ambos géneros.

Lo particular del caso es que no porque los productos “rosa” cuesten más significa que nuestros salarios sean competitivos con los de los hombres, ya que, estadísticamente, las mujeres a nivel mundial ganan en promedio menos que los hombres trabajando para las mismas posiciones laborales.

El Departamento de Asuntos del Consumidor (DCA por sus siglas en inglés) en Nueva York, realizó una investigación en 2015 para determinar los precios según el género, donde se compararon los precios de casi 1000 artículos femeninos y masculinos. El resultado fue claro: “los productos para mujeres cuestan un 7% más que los productos similares para los hombres”.

Básicamente, si eres mujer, pagas más. Si eres mujer, pagas por las flores que colocan en los empaques y el color rosa de los artículos femeninos. Aún así, ¿Qué pasa con los productos que no tienen su equivalente masculino como las compresas sanitarias y tampones? De eso hablaremos más adelante.

¿Por qué sucede la tasa extra para mujeres?

Descartemos. Si bien existen factores que naturalmente incrementan los precios de los productos ordinarios, como lo son los costos de producción, tasas de transporte e importación (en entre otros muchos más), cuando hablamos de impuesto rosa estos factores no aplican, porque se hace referencia a productos iguales o similares para ambos sexos.

En un artículo publicado en el ABC de España en su sección de Economía, se realizó una comparación de precios entre las áreas de fragancias, zapatos y relojería; cada una en diferentes gamas, marcas y modelos. Encontraron que, en el área de perfumería, las fragancias y colonias de una misma marca y gama de calidad son 7% más costosos en su versión para mujeres.

Así mismo ocurre con los zapatos, en los que se tomaba en cuenta el modelo y la cantidad de material utilizado para fabricarlos. Los zapatos para mujeres tuvieron una tasa de costo mas elevada. Lo mismo sucedió en el ámbito de la relojería, en la que se comparaban marcas como Guess y Seiko.

Pero, entonces ¿Qué hace que sean más costosos los artículos femeninos?

Pues, una teoría lo atribuye a que desde un principio los mercadólogos se dieron cuenta de que las mujeres estaban dispuestas a pagar más por productos especializados para ellas. Así nació el rosa, el color con el que identificarían y segmentarían a la mitad de la población mundial.

Por supuesto, esta hipótesis nace de las convenciones sociales patriarcales. Algunos creen que se basa en la cultura formada cuando el hombre era quien trabajaba y las mujeres no podían tener empleos remunerados. Incluso cuando esto fue cambiando, el tipo de trabajos femeninos eran similares a los quehaceres domésticos y, por supuesto, ínfimamente pagados.

Aún en la actualidad existe esa hegemonía salarial incluso en los más altos cargos de empresas multinacionales y organizaciones en general.

Por otro lado, existe otra corriente que cree que es una táctica para conservar el status quo de que sean los hombres quienes tengan el dominio de los sectores con mayor poder en el mundo, y que, para ello, el marketing ha sido la herramienta principal de poderío. Aunque, afortunadamente, las comunicaciones globalizadas permiten que este tipo de desigualdades se reconozcan y poco a poco el mundo comience a tomar posturas de mayor conciencia e igualdad.

Ahora bien, aunque esto se podría comenzar a solucionar simplemente con escoger productos para hombres (da igual si nuestra máquina de afeitar es azul o no tiene fragancias), ¿Qué pasa con las compresas, tampones y copas menstruales?

El “tampon tax”.

Tampon tax (Impuesto del tampón)

Si bien ya sabemos que los productos para mujeres tienen mayor tasa de impuestos que sus relativos masculinos, quedan los productos de higiene íntima como compresas, tampones y copas menstruales.

La menstruación per sé es un proceso femenino estigmatizado y convertido en tabú incluso en países desarrollados. En algunas sociedades es un tema del que no se habla, que es motivo de segregación y que toma por sorpresa a las niñas que se desarrollan y piensan que algo malo sucede con sus cuerpos. Allí la higiene menstrual queda marginada por completo, pero incluso en países donde se pueden encontrar todo tipo de productos menstruales en farmacias y supermercados, las mujeres sufren la aplicación del “impuesto rosa”.

Una comparación alarmante llena el internet en torno al “tampon tax”: en muchos países, productos de lujo como el caviar o el aceite de trufas tiene menor tasa de impuesto que los productos menstruales.

Ya no se trata de evadir los impuestos eligiendo entre el rosa y el azul. Si tienes la regla, pagas más impuestos. Tu menstruación tiene mayor precio (solo en términos monetarios) que el caviar mismo. Es una tasa ineludible por las mujeres en sus años de vida fértil, y en países como Alemania y Suiza, es mucho más evidente: en Suiza, el impuesto de la arena para gatos es del 2.5%, mientras que para las compresas es del 7.7%.

Un hecho irónico es que, al menos en el país helvético, la tasa rosa es un mal heredado: otrora, los vestidos para las mujeres (digamos para comienzos del siglo XX), eran mucho más pesados por la cantidad de capas y tela utilizadas, por lo que el coste por importación subía. Ese mismo índice se toma ahora para la ropa importada femenina y, por supuesto, para los artículos menstruales.

Los productos de higiene íntima deben ser tasados como artículos de primera necesidad, porque, de hecho, así como el papel de baño, las compresas, tampones y copas menstruales cubren un proceso fisiológico inherente a la condición humana y al sexo femenino.

No es un lujo. No se puede evadir, ni detener.

En España ¿Cómo funciona el impuesto rosa y el tampon tax?

Por fortuna, España es uno de los países que se ha unido a la reducción del impuesto sobre artículos de higiene femenina. Para octubre de 2018, los impuestos sobre estos artículos de primera necesidad se redujeron de un 10% (el mismo impuesto sobre el caviar) a un 4%.

En las Islas Canarias, el gobierno tomó la decisión de bajar los impuestos sobre compresas, tampones, copas menstruales y demás artículos de higiene íntima femenina hasta el 0%. Pero España es una de las excepciones, porque incluso cuando la Unión Europea permite bajar esta tasa rosa incluso a mínimos de 5% de impuesto, solo pocos países han tomado cartas en el asunto.

Hungría es uno de los países con mayor tasación de impuestos sobre artículos femeninos, llegando hasta un 27% de precio extra a pagar en 2019, de acuerdo con Statista, el portal de estadísticas del mercado originario de Alemania.

Así le siguen países como Suecia (25%), Alemania (19%) y Suiza (7.7%), aunque esta última está en negociaciones para disminuir este índice.

Por otro lado, otros países como Canadá, Irlanda y Sudáfrica sí han alzado la mano al momento de buscar igualdad de género y reducir el injusto impuesto rosa.

¿Qué podemos hacer para combatir la tasa rosa?

Al leer este artículo has dado uno de los pasos más importantes para combatirlo. Obtener información y transmitirla genera que haya más conciencia en las usuarias y que no se dejen guiar solo por la apariencia de los artículos “destinados” solo para mujeres.

Así, puedes optar por consumir artículos como máquinas de afeitar para hombres y no solo te ahorrarás un porcentaje en la compra, sino que aportas un grano de arena en las estadísticas que toman en cuenta los mercadólogos al establecer preferencias y precios para el consumidor.

Aunque apenas se está abriendo el campo a la investigación, denuncia y conciencia social sobre el tema, anteriormente no se contaban con suficientes estudios para denominar un posible impuesto extra que se añadieran a la desigualdad de género.

Sin embargo, que la comunidad científica, organizaciones no gubernamentales, influencers y activistas estén volteando sus esfuerzos hacia este asunto, podrá tener resultados en obtener mayor igualdad entre géneros, al menos, en los productos que decidimos adquirir.

Artículo relacionado: Análisis comparativo de las marcas de compresas y tampones

Cómo practicar Free Bleeding y no perder ropa en el intento

Kiran Ghandi y Free bleeding

Sí, muchas pedíamos a gritos productos de higiene íntima que no irritaran nuestra zona y que no produjera tantos residuos, y para eso, llegó la copa menstrual. Ahora, con el uso de la copa y el empoderamiento femenino que ha surgido con el desarrollo de la sociedad, no solo se trata de salud sino también de ideologías: la menstruación como instrumento del poder de la mujer. Con ello, nace el free bleeding.

Free bleeding
Free bleeding

El sangrado libre, o free bleeding, es una práctica que, aunque no es nueva, está en auge en los últimos tiempos. Consiste en dejar nuestra menstruación fluir, sangrar libremente rompiendo las barreras mentales y tabúes que giran en torno a la regla. Generalmente, consiste en dejar de utilizar artículos de higiene íntima como compresas, tampones y copa menstrual. Algunas mujeres han aprendido incluso el arte de mantener, a disposición, la sangre dentro y expulsarla cuando desean.

Es interesante ver que esta práctica funciona como un método de expresión adoptada por el movimiento feminista. Resurge a partir de aquella maratón en 2014 en la que la activista Kiran Gandhi corriera una carrera dejando ver sus manchas menstruales. Este acto simbólico pretendía romper la estigmatización hacia la regla por la que muchas niñas y mujeres en el mundo sufren actualmente.

KIRAN GANDHI
KIRAN GANDHI

Pero, la pregunta clave es ¿Se puede practicar el free bleeding sin manchar mi ropa interior? ¿Lo pueden practicar todas las chicas?

¿Cómo se practica el free bleeding?

Técnicamente, la esencia del sangrado libre es, en efecto, dejar que la sangre corra libremente sin importar las evidencias que deja tu menstruación ni lo que opinen los demás al respecto. Pero como lo dijimos anteriormente, se trata de una ideología en la que no solo debes dejar tu sangre fluir, sino que debes tomar conciencia de tu proceso menstrual.

Permite el autoconocimiento y la conciencia de los músculos vaginales, además de que incentiva a percibir las reacciones que genera el cuerpo cuando está apunto de bajar la regla.

¿Cómo lo llevan a cabo?

Por supuesto, si estás de acuerdo con el concepto del free bleeding pero no quieres que la sangre corra por tus piernas como un río, existen técnicas que las mujeres utilizan para controlar su flujo sanguíneo. Estas requieren de práctica, y es a través del uso de los músculos del suelo pélvico.

Las mujeres que lo practican tienen la capacidad de contraer sus músculos vaginales para contener el flujo sanguíneo por cierta cantidad de tiempo.

Todas podemos sentir cuando va a bajar una cantidad de flujo. En ese momento, antes de que baje por el cuello uterino o cérvix, se deben contraer los músculos de la vagina para contener la sangre y, de ser necesario, ir al baño para expulsarla. Por esta razón, debes practicar la autoconciencia para saber cuándo es el momento de contener y cuándo debes soltar.

Para poder tener mayor fortaleza en estos músculos, es muy usual practicar los ejercicios de Kegel y otras técnicas que puedes leer en nuestro artículo “Qué es el suelo pélvico y cómo fortalecerlo”.

Me gusta el concepto, pero no quiero manchar mi ropa, ¿Cómo hago?

El free bleeding surgió en primer lugar como un rechazo a las compresas y tampones que desprendían sustancias nocivas para la salud y generaban Síndrome de Shock Tóxico. Si te gusta esta línea de pensamiento, existen muchas formas ecológicas y sustentables para que no tengas que pasar horas desmanchando tu ropa.

Copa menstrual Sileu
Mujer con copa menstrual Sileu

Aunque la idea principal de este movimiento es romper esa excesiva importancia que le damos a que alguien note nuestra menstruación, es natural que muchas que, aunque comparten la pasión por eliminar tabúes, no quieran tener que manchar su ropa cada día de su menstruación.

La copa menstrual es una excelente idea para comenzar a practicar el free bleeding, que, mientras aprendes a controlar tus músculos del diafragma pélvico te será un mecanismo de autoconocimiento y de protección a tu zona íntima, ya que es muy segura para ti y para el medio ambiente.

La copa menstrual no genera infecciones, alergias ni causa Síndrome de Shock Tóxico. También han surgido braguitas reutilizables y compresas de tela que son absorbentes y también ecológicas para que puedas ir acostumbrando tu cuerpo a percibir los movimientos de tu útero.

Tip extra: Copa menstrual para suelo pélvico fuerte Sileu Sport

¿Todas las mujeres pueden practicar el free bleeding?

¡Sí! Con el sangrado libre la idea es dejarte llevar y que deje de importar si se notan las manchas. Aunque, nuevamente, si lo que quieres es poder contener tu menstruación por unas horas y luego expulsar el flujo conscientemente en el baño, requiere que tus músculos del suelo pélvico estén fortalecidos.

Por esta razón, muchas veces es más difícil de practicarla para mujeres que han tenido partos naturales recientes o que tengan condiciones como prolapso de órganos pélvicos.

Puedes comenzar a practicarlo en casa, y cuando vayas a salir a trabajar o a hacer diligencias, opta por usar tu copa menstrual o compresas de tela. De esta manera le podrás coger el truco y practicarlo hasta que por fin domines el arte de contener tu sangre menstrual.

El free bleeding quizás no sea para todas, pero siempre podrás contribuir con el movimiento en pro de la igualdad de géneros impartiendo educación, desmintiendo mitos y sobre todo, sintiéndote orgullosa de cada uno de los procesos naturales que suceden en tu cuerpo, incluyendo tu menstruación.

Artículo relacionado al empoderamiento femenino: Impuesto Rosa: Pagas más por menstruar

El tabú de la menstruación ¿Qué es cierto y qué es falso?

Tabúes de la menstruación

La menstruación ha sido objeto y herramienta de segregación hacia las mujeres durante toda la historia. Aunque es un proceso natural, el asco y el pudor siempre están presentes al hablar de ella y en pleno siglo XXI sigue habiendo un tabú de la menstruación, incluso en sociedades desarrolladas.

Niñas en bicicleta
Niñas en bicicleta

El tabú de la regla inicia con la vergüenza de si quiera mencionarla: muchas utilizamos eufemismos para referirnos a ella en una conversación en público, o nos da pudor que vean que traemos una compresa, tampón o copa menstrual en el bolso.

Y es que son muchos los mitos que han pasado de generación en generación. Las abuelas nos han dicho que el merengue de las tortas no levanta si tenemos la menstruación, o que no debemos cortarnos el cabello cuando estamos en esos días. En otros países, por otro lado, hay costumbres que hasta aíslan y limitan a las mujeres de sus derechos primordiales.

La ONU y la UNICEF han levantado campaña para romper el tabú de la regla, el cual es vehículo de discriminación hacia mujeres y niñas del mundo. Entonces, vamos a aclarar las dudas acerca de este tabú de la menstruación..

Los mitos sobre la menstruación en el mundo

1. Adiós a la cocina: El sentido del gusto se distorciona

En algunos países como Japón, no se les permite realizar trabajos de cocina a las mujeres que están en sus días, porque, de acuerdo con ellos, la menstruación modifica el sentido del gusto y no pueden ser eficientes.

La cocina es un tema bastante tocado por las falsas creencias que giran torno a la regla. En algunos lugares se cree que la menstruación daña las cosechas, pudre los vegetales y vuelve dura la carne del ganado.

En lugares como Nepal, esto es motivo de aislamiento en lo que se conoce como Chhaupadi, una tradición en el que se lleva a las mujeres menstruantes a otras cabañas aisladas con el fin de que esta no dañe el cultivo. Por fortuna, esta tradición se prohibió, aunque aún siguen habiendo poblaciones que la practican.

Por otro lado, tocar el agua mientras menstrúas está vetado para las mujeres en algunas sociedades. Cabe destacar que algunas de estas prácticas se realizan por convicción propia de la mujer debido a sus cánones culturales.

2. Ducharse con la regla causa infertilidad

En algunos lugares como Afganistán, se tiene la creencia que bañarse durante la regla hará que pierdan la capacidad de concebir hijos y con ello, la deshonra y falta de dignidad. Aunado a esto, la disponibilidad de artículos como compresas, tampones (y ni se hable de la copa menstrual) es escasa, lo que aumenta la falta de aseo para las mujeres durante su regla.

No estamos aquí para juzgar, pero cuando se trata de temas de salubridad es importante alzar la mano. La higiene menstrual es importantísima para no contraer infecciones o enfermedades graves como Síndrome de Shock Tóxico que atenten contra la vida de la mujer.

3. De la menstruación no se habla, no existe

Si bien a algunas les da vergüenza hablar de su menstruación o tienen cierto pudor para comentarlo en público, en algunas culturas la regla queda como una incógnita durante la vida de las mujeres. En la India, la falta de información y educación menstrual es un hecho. Muchas niñas se asustan cuando ven que sangran por primera vez, creyendo que es alguna enfermedad mortal o maldición que les ha caído encima.

Este tabú de la menstruación también sucede con frecuencia en países como Malawi, en donde UNICEF está llevando a cabo una campaña educativa para combatir el tabú de la menstruación, para que cada vez más niñas y madres obtengan información sobre este proceso natural, el ciclo menstrual y la higiene que se debe tener.

4. No se debe tocar a una mujer que menstrúa

Los tabúes también tienen su origen en el seno religioso. La religión ha dado forma a la moral en general, y con ella, los mitos y prejuicios en torno a cómo deben ser las cosas. Para algunas religiones, la llegada de la menstruación marca un periodo de impureza y suciedad.

La mujer, impura, no debe tener contacto con su marido ni con otras personas porque de hacerlo, cometerían faltas graves que causarán desdichas y aislamiento de la comunidad.

Incluso, en antiguas enciclopedias se relata que el tocar la sangre menstrual “agría el vino”, seca las semillas, el acero de las espadas se desafila y los cultivos se vuelven estériles.

Afortunadamente, podemos comprobar que nada de este tabú de la menstruación sucede en realidad.

Un estudio publicado a finales del año 2018, acerca del “Conocimiento, preparación y mitos sobre la menstruación entre los estudiantes de la Universidad Princess Noura”, se aplicó un cuestionario a 500 estudiantes de la Universidad Princesa Nora Bint Abdul Rahman, Riad, Arabia Saudita, que evaluaba las creencias y mitos sobre la menstruación, se tuvo como resultados que el conocimiento, la actitud y la preparación de las participantes sobre la menstruación eran realmente pobres.

 La mayoría (73.4%) de los participantes no pudieron reconocer correctamente por qué las niñas tienen su período. Del mismo modo, el porcentaje de estudiantes que tienen una actitud negativa sobre la menstruación es del 78.4% (370), y se definió que menos del 23% estaban listos antes de su primera menstruación

5. Los dolores menstruales ignorados

Por otro lado, en países desarrollados el acceso a la información y la globalización han permitido que la educación menstrual permee en todos los niveles de la sociedad. En algunos países se ha permitido el permiso laboral por días menstruales, en los cuales se reconoce los dolores y síntomas que vienen con la menstruación y permiten que las mujeres que lo desean descansen por un par de días.

Sin embargo, aún sigue existiendo cierto tabú de la menstruación. La endometriosis es básicamente ignorada en países como España, en la que estudios revelan que un alto porcentaje de mujeres sufre de esta condición pero que desconocen que esta existe. Por lo tanto, no es un tema recurrente de conversación y los dolores pasan por ser “síntomas normales” de la regla.

Esto ocasiona que no se haga un diagnóstico temprano y que la endometriosis empeore hasta, en muchos casos, tener que necesitar intervención quirúrgica.

Algunos mitos comunes sobre la menstruación

1. Tomar jugo de limón corta la menstruación

Falso. Se le ha dicho a las chicas que comer frutas cítricas corta la menstruación, pero esto no es más que un mito.

Incluso por si pensaste utilizarlo porque tienes un fin de semana de vacaciones en la playa, es completamente inefectivo porque el ácido cítrico de la fruta no influye en tu útero. Lo que sí es que puedas terminar con una indigestión, porque los ácidos son muy fuertes para el estómago.

2. No puedes bañarte ni en la playa ni en la piscina

Falso. Por supuesto que puedes entrar al agua en estos días y tu menstruación ni se cortará ni causará daños en tu zona íntima.

Con el agua fría, los vasos sanguíneos se contraen, lo que hace que tu menstruación se contenga mientras estés dentro del agua. Para no manchar tu bañador, la copa menstrual es tu mejor aliada para los días de playa o piscina.

3. La menstruación tiene que llegar cada 28 días.

Falso. Se ha determinado que la normalidad de la duración del ciclo menstrual oscila entre los 24 y 38 días para que llegue la menstruación.

4. No puedes quedar embarazada si tienes relaciones con la menstruación.

También falso. Aunque es más improbable, los espermatozoides pueden vivir dentro de la vagina hasta por 5 días. Si tu ciclo menstrual es más corto, el periodo de ovulación está mas cercano al final de la menstruación y por ende un espermatozoide podría fecundar al óvulo recién llegado.

Artículo relacionado: Mitos sobre la copa menstrual

¿Qué debemos hacer para contribuir con la educación menstrual?

Nuestra labor es importante. El tabú de la menstruación es parte de una cultura moldeada en torno a la moral, pero tú puedes aportar un grano de arena para modificarla. Edúcate y comienza a romper ese estigma menstrual que ha sido impuesto, no seas eco de mitos y contribuye a la sociedad aclarando dudas, incluyendo niñas y educando generaciones.

Este 2019, Period. End of sentence ganó el premio Óscar como mejor documental tras reportar la vida de las mujeres que fabrican textiles destinados a la menstruación. Un documental que contribuye con la educación de higiene femenina y la situación de las chicas del mundo en torno a la regla.

Esta es la mejor manera de ir cortando la brecha entre géneros, ya que las falsas creencias se alimentan de la ignorancia. La menstruación es un proceso natural nuestro, es parte del ciclo para gestar la vida y no debemos sentir vergüenza al hablar de ella.

Contribuye con el empoderamiento de la mujer y a desmentir la falsa creencia de que la menstruación nos hace más débiles, impuras o menos capaces. Todos son mitos.

Te puede interesar: Qué es Free Bleeding y cómo no perder ropa en el intento

Dismenorrea – Síntomas de la regla y Remedios Caseros para aliviar los dolores

Dismenorrea

Si bien es un proceso natural, cada mes muchas mujeres temen la llegada del “día cero” femenino: el día  en el que comienzan los dolores, calambres, malestar y demás síntomas de la regla. Todo esto se conoce como dismenorrea.

Aunque no es el caso para todas, se estima que más del 70% de las mujeres, entre los 12 y 51 años de edad, han sufrido de dismenorrea (como se le conoce al dolor menstrual) y otras incomodidades en estos días.

Estos síntomas se presentan incluso semanas antes, pero,  ¿por qué duele la regla? ¿Hasta qué punto es normal el dolor? Y ¿Qué remedios puedo tomar? Averigüémoslo.

¿Por qué menstruamos?

La menstruación
La menstruación

La menstruación es el resultado del aumento del espesor del endometrio, que en el momento en el que los ovarios dejan de segregar ciertas hormonas, se vuelve imposible de mantener y comienza a desprenderse de las paredes uterinas.

Esto se produce entre el día 28 y 35 del ciclo menstrual y tiene una duración de entre 4 y 7 días. Es el proceso mediante el cual el cuerpo expulsa el óvulo que no fue fecundado.

Para poder deshacerse de este tejido endometrial, el útero se contrae y se relaja. Esto produce los infames calambres menstruales, que, dependiendo de algunos factores, duelen más o menos de una mujer a otra.

Aunque no lo creas, el resto del mes y durante las relaciones sexuales, el útero también se contrae aunque de manera mas leve.

La diferencia la marca la intensidad con la que se producen estas contracciones. Muchas mujeres comienzan a presentar las molestias menstruales hasta una semana antes del comienzo de su regla, en lo que se conoce como Síndrome Premenstrual.

¿Por qué duele la regla? 

Calendario menstrual
Calendario menstrual

La dismenorrea es un término común para referirse a cuando la menstruación es dolorosa. Existen dos tipos de dismenorrea, una primaria y otra secundaria.

Por una parte, la dismenorrea primaria son los dolores comunes que se producen en el bajo vientre y que podemos atacar con simples analgésicos.

Cuando el útero genera altos niveles de prostaglandina, que es un compuesto químico similar a las hormonas, hace que sus paredes musculares se tensen y relajen con mayor fuerza.

El dolor es, entonces, ocasionado por las contracciones uterinas que mencionamos anteriormente y no necesariamente por condiciones subyacentes del cuerpo de la mujer.

Usualmente la dismenorrea primaria se puede tratar con analgésicos y antiinflamatorios, cambio dietéticos y tratamiento con píldoras anticonceptivas u otro método hormonal recetado por el médico.

La dismenorrea secundaria, por otro lado, es una condición que puede ocurrir más tarde en la vida de una mujer, causada por padecimientos de los órganos reproductivos, endometriosis y fibrosis uterina.

Otros síntomas de la regla y por qué suceden

Como ya sabrás, aparte de la dismenorrea, la menstruación viene acompañada de otros síntomas. Muchas mujeres sufren de dolor de cabeza, espalda, caderas y senos; genera cólicos, tienen retención de líquido, cambios de humor y el inconveniente acné estacional.

Lo cierto es que la menstruación trae consigo una avalancha de hormonas producen tales incomodidades. Estas pueden ser:

  1. Dolores en distintas partes del cuerpo: el dolor de cabeza, de caderas, senos y espalda, son producidos por una baja de segregación de estrógenos. Es completamente natural que ocurra, siempre y cuando los dolores sean soportables y no interfieran con tu vida diaria
  2. Cólicos: durante la menstruación e incluso hasta una semana antes con el conocido Síndrome Pre Menstrual (que no es lo mismo que dismenorrea), puede que se produzcan retorcijones en el bajo vientre y sientas la urgencia de ir al baño. Es completamente normal, y hay remedios y prácticas muy efectivas para reducir estos síntomas.
  3. Estado de ánimo indeciso: otras hormonas como la serotonina y endorfinas tambien se reducen, generando esa conocida susceptibilidad, llanto fácil que pasa directo a la plena felicidad y nuevamente a la tristeza.

El chocolate es excelente para aumentar la serotonina en el cuerpo.

Los prejuicios por ignorancia y cultura machista llevan a muchas personas a decir “está amargada porque tiene la regla”. La ciencia nos respalda al confirmar las razones de nuestros malestares menstruales y no debemos sentirnos avergonzadas por tener este proceso natural.

  1. Acné: la progesterona, que es otra de las hormonas que fluctúan, aumenta y estimula las glándulas sebáceas de cuerpo que producen la grasa. Esta obstruye los poros, y “hola” al acné.
  2. Retención de líquido: No, la regla no engorda. La retención de líquido sucede incluso antes de la llegada de la menstruación con el Síndrome Pre Menstrual. Si bien es causado también por la fluctuación hormonal, la dieta influye mucho en que te sientas más hinchada.

Asimismo,lo recomendable es disminuir la cantidad de sal en las comidas y aumentar la ingesta de agua y diuréticos como el melón y la sandía.

Si los síntomas de hinchazón no disminuyen con el paso de los días, lo mejor es que consultes a tu médico.

Remedios naturales y prácticas efectivas para aliviar los dolores menstruales

Uso de la copa menstrual
Copa menstrual SILEU
  1. Canela: en té o como la prefieras, la canela tiene funciones antiinflamatorias y antiespasmódicas que te ayudarán a reducir la dismenorrea y cólicos menstruales.
  2. Leche y cebolla: Hervir 250 gramos de cebolla en un litro de leche y tomarlo cada 45  minutos si persiste el dolor, te ayudará a aliviar molestias abdominales.
  3. Té de hojas de mango: las hojas de mango tienen propiedades antiespasmódicas. Si encuentras hojas de mango tiernas, el efecto es mucho mayor.
  4. Jengibre: el remedio para todo. El jengibre es antiespasmódico y antiinflamatorio. Puedes hacerlo como té y tomarlo dos veces al día.
  5. Hacer ejercicio: el ejercicio te ayudará a reducir los cólicos y las molestias en el bajo vientre.
  6. Tener sexo: Sí, tener sexo con la regla puede ayudarte. Liberas oxitocina y endorfinas que ayudan a relajar los músculos del útero.
  7. Té de manzanilla: El té de manzanilla trae muchos beneficios, y uno de ellos es aliviar los espasmos musculares del útero. Bébelo dos veces al día, que además tiene un efecto calmante.
  8. Usar compresas de agua caliente: Coloca bolsitas o paños con agua caliente sobre tu vientre. Te ayudará a calmar los espasmos musculares. Tomar una ducha con agua caliente es igual de efectivo.
  9. Uso de la copa menstrual: las infecciones por el uso de tampones y compresas menstruales pueden generar dismenorrea. Está comprobado que la copa menstrual reduce el riesgo de infecciones, y con esto, la ausencia de dolores menstruales.
  10. Té de albahaca: puedes hacerla en té o consumirla con las comidas. La albahaca contiene ácido cafeico que ayuda a aliviar los dolores de vientre.

Es importante que si sientes que el dolor es tan intenso y prolongado que te es difícil continuar con tus quehaceres diarios, acudas a tu médico de confianza quien te brindará el diagnóstico y tratamiento oportuno.

Te puede interesar: 5 claves para entender los ovarios poliquísticos