Endometriosis: ¿Cómo saber si la padezco?

Los dolores menstruales, cólicos y demás molestias que acompañan a la venida de la regla son muy comunes. 3 de cada 4 personas presentan Síndrome Premenstrual y dismenorrea. Pero cuando estos dolores van más allá de lo que podemos soportar y vemos sangrado muy abundante en nuestra menstruación, es momento de determinar si sufrimos de endometriosis.

No te preocupes, es una afección que afecta a un 10% de la población mundial. Esto supone un índice altísimo de casos, lo que lo hace muy común.

Entonces, ¿Qué es la endometriosis y cómo puedo saber si la padezco?

Primero debemos aclararte, por supuesto, qué es el endometrio.

¿Qué es el endometrio?

El endometrio es una membrana que recubre las paredes internas del útero. Esta membrana es un tejido “esponjoso” destinado a recibir al óvulo fecundado y a establecer su implantación. Es preparado cada mes a lo largo del ciclo menstrual con el objetivo de recibir y prestar todo lo necesario para la llegada de un embrión, y cuando no ocurre la fecundación, se deshecha a través de la menstruación.

De hecho, ese es el motivo por el que sangramos: el endometrio, que es un tejido muy vascularizado, se desprende de las paredes uterinas llevando con él el desprendimiento de vasos sanguíneos, y con ellos, la regla.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una condición en la que el endometrio crece fuera del útero, revistiendo incluso las trompas de Falopio, ovarios y en ocasiones, algunos órganos abdominales.

Esta afección puede desarrollarse de distintas maneras. Hay mujeres que presentan un grado leve de endometriosis y que en ocasiones no avanza, pero en otras sí puede llegar a extenderse y adherirse con otros tejidos.

Cuando esto sucede, el endometrio que está fuera del útero reacciona a los cambios hormonales que producen la menstruación de la misma manera que al que se encuentra en el interior de la matriz. Se produce sangrado y mucho dolor.

¿Por qué ocurre la endometriosis?

No se tienen claras las causas de la endometriosis, aunque sí existen varias hipótesis que la explican y factores que determinan quiénes son mas propensas a sufrirla.

En algunos casos, es una condición hereditaria que pasa de madre a hija.

También se dice que pudiera ser causada por un fenómeno conocido como flujo retrógrado, que es que cuando las células de la menstruación regresan a la pelvis, se fijan y se reproducen formando tejido endometrial donde no debería formarse.

Otra de las teorías recae en anomalías en el sistema inmunológico de la mujer.

Las mujeres que se ven mas propensas a padecer de endometriosis son:

  1. Aquellas que tengan madre, hermanas o familiares ascendentes que sufran de esta condición.
  2. Mujeres que presentan una duración de la menstruación de 7 días o más.
  3. Mujeres que nunca han tenido hijos.
  4. Personas cuya primera regla haya llegado a edades muy tempranas.
  5. En algunos casos, puede desarrollarse cuando existen condiciones de la anatomía femenina por las que el flujo menstrual no baja correctamente.

Síntomas de la endometriosis: ¿Cómo saber si la padezco?

Si bien en primeras instancias es difícil para una mujer saber si tiene endometriosis, hay ciertos patrones que te pueden dar indicios de que esto está sucediendo:

  • Aunque es cierto que cualquiera puede tener dolores menstruales, con la endometriosis la dismenorrea aumenta progresivamente y se va haciendo mas aguda. En ocasiones, los dolores suelen ser muy fuertes e interfieren con los quehaceres del día a día.
  • Dolor continuo en la parte baja del abdomen y de la espalda.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.
  • Estreñimiento o diarrea presentados con cólicos y dolor al defecar.
  • En algunos casos, puede ocasionar problemas para quedar embarazadas debido a obstrucciones que pueda producir en tejido entre las trompas de Falopio y el útero, o problemas para que el óvulo pueda implantarse correctamente.
  • Sangrado irregular o Spotting.

Tratamientos para la endometriosis ¿Tiene cura?

La endometriosis no tiene cura ni forma de prevenirla. Sin embargo, no te asustes: si presentas estos síntomas acude a tu médico quien te recetará tratamientos que te ayudaran a aliviar molestias.

Existen diferentes formas de tratamientos para la endometriosis que dependen de los síntomas que presente la paciente, el grado o estadio de la enfermedad, la edad, la extensión del tejido endometrial, etc.

Es básicamente una enfermedad “personalizada”, por lo que tu médico podría recetarte tratamientos con hormonas y pastillas anticonceptivas, analgésicos o incluso, intervenciones quirúrgicas a través de laparoscopias.

Otros métodos para tratar la endometriosis son a través de dietas y terapias de relajación. La ingesta de alimentos antiinflamatorios, analgésicos y antiespasmódicos que ayuden a coadyuvar las molestias de los cólicos son una buena opción para tratar los síntomas de la endometriosis.

Una de las formas para sobrellevar las molestias endometriales a través de la dieta es eliminando alimentos que puedan ser perjudiciales. Entre estos alimentos encontramos en primer lugar la comida procesada, el azúcar de mesa, bebidas alcohólicas, cafeína, carnes rojas y embutidos.

Es recomendable tener una alta ingesta de vegetales verdes, frutos secos, legumbres, pescados como la sardina y el salmón, arroz integral y leguminosas.

Estos pueden ser beneficiosos, además, para tener un mayor balance y control del funcionamiento hormonal.

5 claves para entender fácilmente qué son los ovarios poliquísticos

Es muy frecuente escuchar hablar acerca de desórdenes hormonales cuando presentamos vellos de más o cuando vemos que nuestra menstruación llega un mes sí y dos no. La verdad es que sí es muy común: 1 de cada 10 mujeres sufren de ovarios poliquísticos o de Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP), uno de los desórdenes hormonales que afecta a más personas alrededor del mundo.

Es por esta razón que existen muchos sitios web y organizaciones que informan sobre esta afección, por lo que aquí te haremos un resumen con 5 claves para que puedas comprender mejor cómo funcionan los ovarios poliquísticos y cómo saber si los padeces.

1. Que son y por qué se producen

Vamos por partes. Naturalmente, los ovarios producen hasta 500.000 folículos que crecen en diferentes tamaños durante el ciclo menstrual. Cuando llega la ovulación, uno de esos folículos llega a medir 2 cm y se rompe para liberar el óvulo.

Cuando existe un desequilibrio de las hormonas femeninas, el crecimiento de estos folículos se afecta y produce lo que se conoce como quiste ovárico. Los quistes son pequeñas bolsas membranosas anómalas llenas de líquido.

Se dice que hay ovarios poliquísticos cuando existen niveles excesivos de hormonas andrógenas que generan la proliferación de múltiples quistes ováricos. Estas hormonas son producidas por los mismos ovarios y las glándulas suprarrenales incluso en condiciones normales, pero en muy bajos niveles.

Como consecuencia de esta anormalidad del funcionamiento de los folículos ováricos, están los problemas de ovulación que, en estados más avanzados y no tan comunes, podrían producir infertilidad.

No se conocen las causas exactas que desencadenan a tener ovarios poliquísticos o el SOP.

2. Cómo saber si tengo ovarios poliquísticos

Tanto las chicas como mujeres adultas pueden sufrir de ovarios poliquísticos. Es un padecimiento que afecta hasta un 8% de las mujeres a nivel mundial según la OMS. A través de una ecografía, se puede distinguir cuando los ovarios presentan quistes ploriferados en lo que se conoce como síndrome de ovarios poliquísticos.

Para determinar si padeces de esta patología, verifica si tienes los siguientes síntomas:

  • Presencia desigual de la menstruación. Este suele ser uno de los síntomas más comunes, aunque la falta de la regla no solo podría deberse a quistes ováricos.

Te puede interesar: Amenorrea: por que no me baja la regla si no estoy embarazada.

  • Acné. El exceso de hormonas masculinas, como la testosterona, causa cambios en las glándulas sebáceas en el cuerpo y el rostro, lo que produce que tengas muchos granitos frecuentemente.
  • El vello excesivo en rostro, pezones, abdomen bajo y otros lugares del cuerpo.
  • Aumento de peso y engrosamiento anormal de pliegues cutáneos de la piel, sobre todo en cuello, ingle y axilas.

No todas las mujeres presentan todos los síntomas, pero estos son algunos de los signos que puedes notar para acudir al médico si sospechas que tienes ovarios poliquísticos.

Aparte de las ecografías y ultrasonidos, los médicos tienen un método de diagnóstico que, para comprobar la existencia de SOP, se necesitan cumplir con al menos dos criterios. Este método es conocido como criterio de Rotterdam, un estudio especial para diagnosticar Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

3. Diferencias entre ovarios poliquisitico y síndrome de ovarios poliquísticos

Aunque suele confundirse, tener ovarios poliquísticos no es lo mismo que tener el síndrome.

Una mujer puede tener ovarios poliquísticos, que es cuando hay presencia de más de 8 quistes pequeños en los ovarios, sin necesidad de desarrollar el SOP.

El síndrome, por otro lado, conlleva a fluctuaciones hormonales mayores y se caracteriza por la falta de ovulación y amenorrea. Aunque la infertilidad puede ser una de las complicaciones de este síndrome, existen muchas otras enfermedades que también se le asocian, como es el caso del síndrome metabólico, la diabetes y enfermedades coronarias.

4. Tratamiento y cura para el SOP

No existe cura para el síndrome de ovarios poliquísticos, pero sí existen tratamientos que te ayudan a coadyuvar sus síntomas. Por lo general, los ginecólogos recomiendan mantener una dieta saludable y a bajar de peso si existe sobrepeso.

Otro de los tratamientos usuales para el SOP son los métodos anticonceptivos orales como las pastillas anticonceptivas, que por su función de regulación hormonal, ayuda a reducir el acné y regularizan el ciclo menstrual.

También existen tratamientos naturales con hierbas como el saucegatillo o Vitex agnus-castus, que ayuda a contrarrestar tanto los síntomas del SOP como el síndrome premenstrual.

La Asociacion Española de Síndrome de Ovarios Poliquísticos ofrece una guía de alimentos permitidos cuando padeces de SOP que te puede ayudar a mantener los síntomas a raya los molestos síntomas.

5. ¿Puedo quedar embarazada si sufro de ovarios poliquísticos?

Como lo comentamos anteriormente, una de las consecuencias de padecer SOP puede ser la esterilidad. Sin embargo, esto no ocurre siempre, así que SÍ es posible quedarte embarazada incluso cuando tienes ovarios poliquísticos.

Por supuesto, las posibilidades no son las mismas que las de una mujer en condiciones normales. Como el óvulo a veces queda atrapado entre el líquido del quiste, es difícil que este baje para ser fecundado. Además, calcular tu ciclo menstrual puede ser más complicado, ya que no sabrás cuándo es exactamente tu momento de mayor fertilidad.

Existen procedimientos quirúrgicos a través de laparoscopia, en el que se introduce una aguja para dar una pequeña descarga eléctrica al ovario, y cuyo objetivo es eliminar el tejido que produce exceso de testosterona para así inducir a la ovulación.

 

No te preocupes. En todos los casos, la recomendación es que asistas a una consulta con tu médico de confianza para que te recete y aplique el mejor tratamiento para tu condición.

Dismenorrea – Síntomas de la regla y Remedios Caseros para aliviar los dolores

Si bien es un proceso natural, cada mes muchas mujeres temen la llegada del “día cero” femenino: el día  en el que comienzan los dolores, calambres, malestar y demás síntomas de la regla.

Aunque no es el caso para todas, se estima que más del 70% de las mujeres, entre los 12 y 51 años de edad, han sufrido de dismenorrea (como se le conoce al dolor menstrual) y otras incomodidades en estos días.

Estos síntomas se presentan incluso semanas antes, pero,  ¿por qué duele la regla? ¿Hasta qué punto es normal el dolor? Y ¿Qué remedios puedo tomar? Averigüémoslo.

¿Por qué menstruamos?

La menstruación es el resultado del aumento del espesor del endometrio, que en el momento en el que los ovarios dejan de segregar ciertas hormonas, se vuelve imposible de mantener y comienza a desprenderse de las paredes uterinas.

Esto se produce entre el día 28 y 35 del ciclo menstrual y tiene una duración de entre 4 y 7 días. Es el proceso mediante el cual el cuerpo expulsa el óvulo que no fue fecundado.

Para poder deshacerse de este tejido endometrial, el útero se contrae y se relaja. Esto produce los infames calambres menstruales, que, dependiendo de algunos factores, duelen más o menos de una mujer a otra.

Aunque no lo creas, el resto del mes y durante las relaciones sexuales, el útero también se contrae aunque de manera mas leve.

La diferencia la marca la intensidad con la que se producen estas contracciones. Muchas mujeres comienzan a presentar las molestias menstruales hasta una semana antes del comienzo de su regla, en lo que se conoce como Síndrome Premenstrual.

¿Por qué duele la regla? Dismenorrea primaria y secundaria

La dismenorrea es un término común para referirse a cuando la menstruación es dolorosa. Existen dos tipos de dismenorrea, una primaria y otra secundaria.

Por una parte, la dismenorrea primaria son los dolores comunes que se producen en el bajo vientre y que podemos atacar con simples analgésicos.

Cuando el útero genera altos niveles de prostaglandina, que es un compuesto químico similar a las hormonas, hace que sus paredes musculares se tensen y relajen con mayor fuerza.

El dolor es, entonces, ocasionado por las contracciones uterinas que mencionamos anteriormente y no necesariamente por condiciones subyacentes del cuerpo de la mujer.

Usualmente la dismenorrea primaria se puede tratar con analgésicos y antiinflamatorios, cambio dietéticos y tratamiento con píldoras anticonceptivas u otro método hormonal recetado por el médico.

La dismenorrea secundaria, por otro lado, es una condición que puede ocurrir más tarde en la vida de una mujer, causada por padecimientos de los órganos reproductivos, endometriosis y fibrosis uterina.

Otros síntomas de la regla y por qué suceden

Como ya sabrás, aparte de la dismenorrea, la menstruación viene acompañada de otros síntomas. Muchas mujeres sufren de dolor de cabeza, espalda, caderas y senos; genera cólicos, tienen retención de líquido, cambios de humor y el inconveniente acné estacional.

Lo cierto es que la menstruación trae consigo una avalancha de hormonas producen tales incomodidades. Estas pueden ser:

  1. Dolores en distintas partes del cuerpo: el dolor de cabeza, de caderas, senos y espalda, son producidos por una baja de segregación de estrógenos. Es completamente natural que ocurra, siempre y cuando los dolores sean soportables y no interfieran con tu vida diaria
  2. Cólicos: durante la menstruación e incluso hasta una semana antes con el conocido Síndrome Pre Menstrual (que no es lo mismo que dismenorrea), puede que se produzcan retorcijones en el bajo vientre y sientas la urgencia de ir al baño. Es completamente normal, y hay remedios y prácticas muy efectivas para reducir estos síntomas.
  3. Estado de ánimo indeciso: otras hormonas como la serotonina y endorfinas tambien se reducen, generando esa conocida susceptibilidad, llanto fácil que pasa directo a la plena felicidad y nuevamente a la tristeza.

El chocolate es excelente para aumentar la serotonina en el cuerpo.

Los prejuicios por ignorancia y cultura machista llevan a muchas personas a decir “está amargada porque tiene la regla”. La ciencia nos respalda al confirmar las razones de nuestros malestares menstruales y no debemos sentirnos avergonzadas por tener este proceso natural.

  1. Acné: la progesterona, que es otra de las hormonas que fluctúan, aumenta y estimula las glándulas sebáceas de cuerpo que producen la grasa. Esta obstruye los poros, y “hola” al acné.
  2. Retención de líquido: No, la regla no engorda. La retención de líquido sucede incluso antes de la llegada de la menstruación con el Síndrome Pre Menstrual. Si bien es causado también por la fluctuación hormonal, la dieta influye mucho en que te sientas más hinchada.

Asimismo,lo recomendable es disminuir la cantidad de sal en las comidas y aumentar la ingesta de agua y diuréticos como el melón y la sandía.

Si los síntomas de hinchazón no disminuyen con el paso de los días, lo mejor es que consultes a tu médico.

Remedios naturales y prácticas efectivas para aliviar los dolores menstruales

  1. Canela: en té o como la prefieras, la canela tiene funciones antiinflamatorias y antiespasmódicas que te ayudarán a reducir la dismenorrea y cólicos menstruales.
  2. Leche y cebolla: Hervir 250 gramos de cebolla en un litro de leche y tomarlo cada 45  minutos si persiste el dolor, te ayudará a aliviar molestias abdominales.
  3. Té de hojas de mango: las hojas de mango tienen propiedades antiespasmódicas. Si encuentras hojas de mango tiernas, el efecto es mucho mayor.
  4. Jengibre: el remedio para todo. El jengibre es antiespasmódico y antiinflamatorio. Puedes hacerlo como té y tomarlo dos veces al día.
  5. Hacer ejercicio: el ejercicio te ayudará a reducir los cólicos y las molestias en el bajo vientre.
  6. Tener sexo: Sí, tener sexo con la regla puede ayudarte. Liberas oxitocina y endorfinas que ayudan a relajar los músculos del útero.
  7. Té de manzanilla: El té de manzanilla trae muchos beneficios, y uno de ellos es aliviar los espasmos musculares del útero. Bébelo dos veces al día, que además tiene un efecto calmante.
  8. Usar compresas de agua caliente: Coloca bolsitas o paños con agua caliente sobre tu vientre. Te ayudará a calmar los espasmos musculares. Tomar una ducha con agua caliente es igual de efectivo.
  9. Uso de la copa menstrual: las infecciones por el uso de tampones y compresas menstruales pueden generar dismenorrea. Está comprobado que la copa menstrual reduce el riesgo de infecciones, y con esto, la ausencia de dolores menstruales.
  10. Té de albahaca: puedes hacerla en té o consumirla con las comidas. La albahaca contiene ácido cafeico que ayuda a aliviar los dolores de vientre.

Es importante que si sientes que el dolor es tan intenso y prolongado que te es difícil continuar con tus quehaceres diarios, acudas a tu médico de confianza quien te brindará el diagnóstico y tratamiento oportuno.

Te puede interesar: 5 claves para entender los ovarios poliquísticos

Candidiasis vaginal y otras infecciones: Cómo tratarlas

No. La candidiasis vaginal no es considerada una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Por lo contrario, es una condición que puede afectar hasta a chicas que son vírgenes y es más común de lo que crees.

La candidiasis es una condición que se incluye dentro de las infecciones vaginales ocasionadas por hongos. El asunto es que, en el caso de la Cándida albicans y otras levaduras más, ya se encuentran naturalmente en tu zona íntima, pero no están para hacerte daño sino para protegerte.

Entonces, si ya están ahí, ¿Por qué tengo infecciones vaginales? ¿Qué puedo hacer para curarlas?

¿Qué es la Candidiasis?

Cándida Albicans
Candida Albicans

Como lo comentamos, la candidiasis es una infección vaginal causada por la proliferación de las levaduras (hongos) conocidas como Cándida albicans. Cuando hay una alteración en el pH normal de la vagina, da paso a que estas bacterias y hongos se desequilibren.

El pH natural de la vagina es más ácido (menos de 7.0) en mujeres de edades fértiles. Esto es debido a que la acidificación mantiene a raya la flora bacteriana de la vagina y forma una barrera contra patógenos externos.

Sin embargo, la candidiasis vaginal ocurre cuando el pH se acidifica más de la cuenta y es inferior a la escala de 4.0.

Esta infección suele ocurrir en las zonas mas calientes y húmedas del cuerpo, incluyendo la boca y la zona íntima. Puede generar ciertos síntomas como picor vaginal, flujo con mal olor, blanquecino y espeso como leche cortada; ardor en el área de la vulva e incomodidades o dolor al tener relaciones sexuales.

Es importante acotar que estas infecciones no son exclusivas de las mujeres: los hombres también pueden padecerlas debido a que el glande también tiene su propia barrera de defensa de microorganismos.

Además, la candidiasis puede ocasionar lo que se conoce como vaginismo, que ocurre cuando los músculos del suelo pélvico se estrechan más impidiendo la penetración.

¿Cuáles son las causas de las infecciones por hongos?

Las causas son diversas y van desde la alimentación, prácticas de higiene, medicamentos ingeridos y hasta el tipo de ropa que utilizas.

  1. Las levaduras, así como la que usas para hacer pan, se alimentan del azúcar. La alta ingesta de azúcares puede cambiar el pH vaginal y favorecer la proliferación de levaduras. Esto no solo incluye al azúcar blanca o azúcar de mesa: la comida procesada como la pasta, el pan y las gaseosas suben tus niveles de azúcar en sangre, lo cual influye en la crecida de hongos.

No te preocupes, mas adelante te recomendaremos qué alimentos ingerir para evitar la candidiasis vaginal.

  1. Las duchas vaginales: Tantas marcas en el mercado, con fragancias y colores que enamoran. La realidad es otra: muchas de las duchas vaginales alteran el pH de la vagina y podrían producirte otras afecciones. Además, se comprobó que muchos de los productos de higiene contienen parabenos, que contaminan y perjudican al organismo.
  2. La ingesta de antibióticos, por ejemplo los que tomas cuando tienes una infección en las amígdalas o en la faringe, puede provocar un desequilibrio en el pH y con él, una infección vaginal.
  3. La ropa muy ajustada y de telas sintéticas no dejan transpirar el cuerpo correctamente, y como ya lo mencionamos, los hongos proliferan en ambientes más húmedos. Cuando sospeches que tienes una infección por levaduras, intenta usar ropa interior de algodón o tejido similar que permita que transpires libremente.
  4. Personas con diabetes y enfermedades del sistema inmunológico como el SIDA, también son más propensas a padecer de infecciones por cándida.
  5. Las compresas sanitarias y tampones con fragancias y químicos puede afectar tu pH vaginal. Este es otro de los motivos por los que adoramos las copas menstruales, y si tienes dudas, visita nuestro articulo acerca de “¿puede causarme infecciones mi copa menstrual?”

Otras infecciones vaginales causadas por hongos

La candidiasis vaginal no es la única infección que podría afectar a tu vagina. En esta zona habitan muchos otros tipos de microorganismos que podrían desencadenar una infección.

  • Vaginosis Bacteriana (VB): así como sucede con los hongos, la vagina normalmente tiene una cantidad de bacterias que funcionan de barrera de protección. Cuando ocurre un desequilibrio, estas proliferan mas de lo que deberían.

La VB suele ser causada por la bacteria Gardnerella vaginalis. Produce síntomas similares a la candidiasis y es ocasionada muchas veces por las mismas razones que esta.

  • Infección por protozoo: el Trichomonas viginalis es un parásito protozoario que se transmite a través del acto sexual. Es una de las ETS con cura fácil más comunes en el mundo. Los síntomas son similares a los de la candidiasis, aunque en muchos casos no se manifiestan. La tricomoniasis puede padecerla tanto hombres como mujeres.

Cómo tratar la candidiasis vaginal

Por supuesto, lo obvio: existen muchos tratamientos de prescripción libre que puedes comprar en las farmacias. Incluyen antifúngicos en crema, en óvulos vaginales y dosis oral, dependiendo de la modalidad y marca que consigas. En ocasiones, se trata con métodos combinados.

Sin embargo, la meta a la que hay que apuntar es a las raíces del problema: el desbalance en el pH vaginal y sus causas. Estas se pueden tratar naturalmente. Muchas de las afecciones son causadas por una acidificación excesiva del pH, por lo que el objetivo es intentar subir la alcalinidad de la vagina (hasta su punto ácido normal).

Cómo lograrlo:

  1. Aplicar yogur natural: aunque es un método que tiene fanáticos y detractores, lo cierto es que en ninguno de los casos te hará ningún daño. El yogur, así como la vagina, posee cantidades de lactobacilus. Es un excelente alimento probiótico para restablecer la flora bacteriana intestinal, pero también es recomendada para colocarla en la vagina y regular su pH.

¿Cómo se aplica el yogur en la vagina? Con una jeringa se introduce el yogur en la vagina, dos veces al día por tres días. Para evitar humedad, se recomienda usar una compresa en tu ropa interior.

  1. Ajo: el ajo es un antibiótico excelente. Añade ajo a tus comidas y si eres más valiente, come un ajo crudo una vez al día. Esto ayudará inclusive a tratar la candidiasis bucal e intestinal.
  2. Baños de asiento con hierbas: el tomillo, la salvia y el romero son antimicóticos. Si hierves estos y luego lo dejas reposar, puedes hacer baños de asiento dos veces al día y te ayudará a aliviar los síntomas y a regular la proliferación de levaduras.
  3. Baños de asiento con vinagre de manzana: el vinagre de manzana es un super alimento. Tiene el mismo pH que la vagina, por lo que diluir vinagre de manzana en agua te será muy beneficioso para recuperar el balance de acidez.
  4. Limón: Tranquila, no debes colocar limón en tu zona íntima. Como el limón es alcalinizante, tomar diariamente un vaso de agua con un limón en las mañanas te ayudará a regular el pH de tu vagina y boca.
  5. En el caso de VB si será necesario tomar antibióticos y antimicóticos recetados por tu ginecólogo.

Qué alimentos evitar

Las levaduras se alimentan del azúcar en cualquiera de sus presentaciones. Si quieres deshacerte de la candidiasis vaginal procura comer menos alimentos azucarados y procesados, levaduras como el pan y los postres, lácteos, alcohol, cafeína y pasta.

Cuándo asistir al médico

  1. Cuando presentas los síntomas de la candidiasis vaginal más de 4 veces al año.
  2. En el caso de que estés embarazada, debido a que algunos medicamentos como el Fluconazol está contraindicado para mujeres embarazadas o lactantes.
  3. Si presentas otros síntomas como fiebre y dolor intenso.
  4. Si los remedios caseros no te han funcionado.

Relacionado: ¿Tienes miedo a usar la copa menstrual? En Sileu resolvemos tus dudas.

Flujo vaginal con mal olor: Causas y tratamiento

Flujo vaginal con mal olor

Tener flujo vaginal es natural y normal para las mujeres. Solo en los casos en los que se presenta un flujo con mal olor, color y viene acompañados de otros síntomas es que sabemos que algo no anda bien.

No te preocupes: aunque es muy común, el flujo anormal podría traer problemas, así que aquí te responderemos las preguntas mas frecuentes de cómo funciona y qué hacer para tratarlo cuando el flujo es anormal.

Eso sí, antes de conocer como es el flujo anormal, tienes que saber cómo es el flujo vaginal en su normalidad.

¡COMENCEMOS!

¿Qué es el flujo vaginal?

El flujo vaginal es la acumulación del células descamadas (que se caen) y de microorganismos de la vagina.

¿Desde qué momento comienza a producirse el flujo vaginal?

Se comienza a producir meses antes de la primera regla, ya que inicia la producción de hormonas en las glándulas del cerebro (FSH, LH) y en los ovarios (estrógeno y progesterona).

El flujo vaginal se producirá, entonces, desde antes del desarrollo hasta la menopausia, cuando disminuye la cantidad del flujo vaginal porque hay disminución de las hormonas.

¿Por qué es importante que se produzca el flujo vaginal?

Su producción es importante por varios motivos:

  • Lubricación vaginal: El flujo mantiene la vagina húmeda, evita la resequedad que genera mucha molestia. Si presentas resequedad debes acudir a tu médico ginecólogo para que te ayude a mejorar.
  • ¡Vagina sana!: mantiene tu zona intima sana, evitando que las bacterias y hongos que normalmente están ahí como defensa, produzcan una infección. Es por esto que, al tener un flujo vaginal normal, sabrás al instante que tienes una vagina saludable. En caso de no ser así, entonces podrás estar alerta y podrás buscar ayuda.
  • Transporte de espermatozoides: Cuando ovulas, cambian las hormonas y el flujo se vuelve fluido para ayudar a la movilidad de los espermatozoides.
  • Permite la cicatrización: Después de una relación sexual con penetración, puedes tener pequeñas heridas en la vagina sin que las notes. Esto es algo normal y el flujo vaginal ayuda a cicatrizar rápidamente esas heridas.

Características del flujo normal

El flujo vaginal debe tener ciertas cosas para ser considerado normal, estas son:

flujo vaginal normal

  • El flujo es blanco.
  • La vagina tiene un pH ácido, el flujo vaginal será ácido.
  • El flujo normal tiene un olor ácido (No huele mal o a podrido).
  • No produce picazón en la vulva.
  • Es homogéneo, puede ser algo espeso pero, en los días de ovulación parece moco transparente.

El flujo puede cambiar de “normal” a “anormal”; conozcamos entonces al flujo anormal..

FLUJO ANORMAL O CON MAL OLOR 

¿Qué es el flujo con mal olor?

Es el flujo vaginal que pasa de tener un olor ácido a un olor podrido o fétido.

Características y síntomas del flujo anormal

  • Olor: puede oler a “pescado podrido”
  • Color:  amarillo, verde, blanco grisáceo o marrón.
  • Consistencia: flujo con grumos, similar al requesón, que además, se adhiere a la ropa interior.
  • Produce picazón e irritación vulvar

Causas del flujo anormal

  1. Cambio del pH vaginal de ácido a alcalino, que da entrada a gérmenes no comunes en la vagina, produciendo así la infección.
  2. Usar jabones de olor, duchas vaginales, almohadillas diarias y/o desodorantes en la zona íntima. Estos pueden modificar el pH vaginal.
  3. Usar óvulos o cremas para prevenir infecciones, puede producir un desbalance de microorganismos de defensa natural de la vagina y causar entonces infecciones por otros gérmenes.
  4. El uso prolongado de algunos medicamentos, como antibióticos, también cambian el pH vaginal.

Tratamiento para el flujo anormal

El tratamiento es variado y dependerá de la causa que esté produciendo el flujo anormal y de las características que tenga.

El tratamiento puede consistir en el uso de:

  1. Antibióticos vía oral o vía vaginal para bacterias o parásitos.
  2. Antimicóticos para hongos, o
  3. Tratamiento combinado que ataque hongos, bacterias y también parásitos.

Una vez colocado el tratamiento, se curará la infección vaginal y el mal olor desaparecerá, lo que te hará  sentir plena y cómoda nuevamente.

Además, usar la copa menstrual te brinda una ventaja importantísima: a diferencia de compresas y tampones que contienen químicos y fragancias, la copa menstrual no cambia el pH vaginal ni da paso a la proliferación de bacterias y levaduras que causan las infecciones. Sin infección, no hay mal olor.

Si el flujo anormal no se me quita después del tratamiento, ¿qué puedo hacer?

Si esto pasa, seguramente el germen es más fuerte de lo que se esperaba y el tratamiento habitual no funciona.

Lo ideal es, entonces, que tu médico ginecólogo, tome un cultivo vaginal, compruebe el problema y que indique entonces el tratamiento adecuado.

¿Vuelve a aparecer el mal olor al poco tiempo de usar el tratamiento?

los jabones intimos son malosEso no debería pasar, pero significa que probablemente estás usando algún producto que cambia el pH natural de la vagina.

La recomendación es que debes eliminar las sustancias químicas para tu aseo íntimo como jabones de olor, duchas vaginales, almohadillas diarias o desodorantes.

Debes usar jabones íntimos de pH neutro, certificados por médicos expertos en la materia a nivel mundial.

Además, se recomienda que, si la infección es repetida, consumas yogur para aumentar los microorganismos normales de defensa de tu vagina.

Recuerda que, los microorganismos normales de tu vagina están para protegerte contra infecciones por otros microorganismos.

 

Un artículo que podría interesarte: ¿La copa menstrual causa infección vaginal? 

Síndrome del shock tóxico (SST) y uso de la copa menstrual

El síndrome de Shock tóxico, es un síndrome que inspira miedo por su probable relación con el uso de la copa menstrual, pero ¿realmente esto es cierto? En este artículo aclararemos dudas relacionadas a esta grave enfermedad.

¿Que es el síndrome del shock toxico (SST)?

El síndrome del shock tóxico, es una patología infecciosa ocasionada por 2 bacterias:

  1. La más importante Staphylococcus Aureus y,
  2. La No menos importante Streptococcus Pyogenes

Estas bacterias liberan toxinas que viajan por el torrente sanguíneo ocasionando daño a varios órganos y produciendo como consecuencia una falla de múltiples órganos.

¿Por qué se produce el síndrome de shock tóxico (SST)?

Las bacterias liberan toxinas altamente tóxicas para el organismo, sin embargo, muchas personas poseen las defensas necesarias para combatir a las bacterias sin desarrollar la enfermedad; pero hay un pequeño grupo de personas a quienes les afecta gravemente estas toxinas.

Normalmente la entrada de estos patógenos en el cuerpo puede darse por alguna lesión de la piel como por ejemplo quemaduras, cortes o heridas, cirugías vaginales o por la faringe.

Al existir colonización (invasión de la zona afectada) comienza a producirse el crecimiento de estas bacterias para posteriormente liberar sus toxinas que entraran el torrente sanguíneo ocasionando la enfermedad.

Estas bacterias tienen preferencia por las zonas con alta entrada de oxígeno, ya que dependen del oxígeno que les suministra nuestro organismo; es por ello que tiene preferencia por la faringe (tubo donde transcurre el aire desde la nariz hacia nuestros pulmones) y vagina, que, no tiene flujo de aire como la faringe, pero por ser una cavidad hueca a veces puede acumular aire del exterior.

Síntomas asociados al síndrome de shock tóxico (SST)

Inicialmente, la enfermedad se parece a un refriado común, por lo que muchas personas hacen caso omiso a dichos síntomas que van empeorando.

Los síntomas que encontramos cuando la enfermedad es avanzada son:

  • Malestar general,
  • Dolor de cabeza,
  • Fiebre alta (con toma con el termómetro mayor de 39°C o 102.0°F),
  • Irritación en la piel similares a la quemadura de sol dolorosas,
  • Presión arterial baja,
  • Dolor de garganta,
  • Dolor muscular,
  • Debilidad,
  • Confusión mental, que pudiera empeorar y llevar a un estado de alteración de la consciencia que le impide estar despierto (estupor) que si progresa, puede alcanzar el estado de coma (estado profundo de inconsciencia incapaz, de valerse por sí misma)

¿El uso de tampones menstruales ocasiona el síndrome del shock tóxico?

El descubrimiento del síndrome de shock tóxico, se debió a un grupo de mujeres que enfermaron gravemente sin una causa aparente y lo único que tenían en común era que usaron antes de enfermar los tampones menstruales; por lo que el estudio de cultivo en sangre demostró la presencia del Staphylococcus Aureus, dando inicio a estudios que relacionan esta enfermedad con el uso de los tampones menstruales.

El recambio infrecuente de los tampones, aumenta el riesgo de la invasión de bacterias sobre todo en mujeres que se encuentren con defensas bajas, como pacientes que reciban quimioterapia, HIV (virus de inmunodeficiencia humana en fase SIDA) sin tratamiento, diabetes descompensadas, entre otras.

Luego de relacionar esta enfermedad con la falta de aseo e higiene, las empresas que fabrican los tampones han recomendado el aseo vulvar y de manos antes de manipular los genitales con recambio de los tampones cada 4 a 6 horas.

También fue mejorada la calidad de los tampones disminuyendo notoriamente la cantidad de mujeres afectadas por este síndrome.

Al igual que el SST, son muchas otras infecciones vaginales relacionadas al uso de compresas y tampones.

¿Todo dispositivo vaginal puede causar el síndrome del shock tóxico?

Todo dispositivo inserto en la vagina tiene riesgo de producir del síndrome del shock tóxico, pero en mayor porcentaje los tampones y en menor porcentaje los anticonceptivos vaginales, copa menstrual, etc.

Hasta este momento no se ha reportado ningún caso que relacione este síndrome con el uso de la copa menstrual.

Es importante, mantener siempre el aseo apropiado de manos y de la copa, ya que de esta manera se reduce en gran medida el riesgo de contraer la bacteria productora de esta enfermedad y quizás esta es la razón por la cual no hay caso reportado de dicho síndrome con mujeres que usan la copa menstrual.

En su gran mayoría las usuarias de la copa menstrual tienen buen aseo, buena esterilización y además la copa no está hecha de algodón lo que le da una mayor esterilidad, recuerda que es fabricada de un material médico tipo silicón altamente resistente a las bacterias similares a las prótesis mamarias.

Estudios de muestra que la seguridad de la copa menstrual  con el síndrome del shock toxico, existe, pero con menor posibilidad en padecer este síndrome en mujeres que use la copa menstrual que las que usan los tampones pero que es necesario mantener las medidas higiénicas necesarias para prevenirla y concluye que  ¡LA COPA MENSTRUAL ES SEGURA!

 

Medidas para evitarlo: VIDA SALUDABLE

Para evitarlo, es necesario tener en cuenta ¡LA HIGIENE INTIMA! ese es el gran secreto para que nunca suceda el síndrome de shock tóxico; por eso te damos medidas que debes tomar en cuenta al usar la copa menstrual:

  • Aseo y lavado de las manos antes de retirar o colocar la copa menstrual
  • Lava la copa menstrual con abundante agua y jabón neutro preferiblemente jabón intimo femenino
  • Vaciar y lavar tu copa cada 8 a 12 horas
  • Asegúrate de esterilizar la copa menstrual al finalizar tu menstruación durante los minutos correspondiente utilizando nuestros productos Sileu (Pastillas esterilizadoras, envase esterilizador, esterilizador eléctrico Sileu) (CÓMO LIMPIAR TU COMENSTRUAL)

¿Qué debo hacer si detecto estos síntomas?

Al detectar los síntomas lo primero que debe hacer, es eliminar el uso de los tampones menstruales e ir lo más pronto posible al médico.

Comunícale que usas los tampones menstruales para que el médico determine si realmente estás presentando los síntomas de inicio del síndrome del shock tóxico por el Staphylococcus Aureus o el Streptococcus Pyogenes y colocar tratamiento rápidamente.

¿Es posible adquirir más de una vez el síndrome del shock tóxico?

La respuesta es sí, esta es una enfermedad que puede repetir si no se realiza la higiene necesaria, además; se recomienda que si suceder la primera vez, usted deje de usar los tampones por un largo tiempo hasta que su organismo aumente los factores de protección (anticuerpos).

Antes de usar nuevamente los tampones es necesario consultar con su médico si ya tuvo una infección por Staphylococcus Aureus o el Streptococcus Pyogenes productores del síndrome de shock tóxico.

¿Sabes de qué están hechos tus tampones y compresas? Visita nuestro artículo “Vivir sin plástico: menstruar sin dañar los océanos“.

Además, te interesará saber acerca del Glifosato y otros químicos cancerígenos de las compresas y tampones.