Análisis de los certificados de calidad de las copas menstruales más vendidas

Cuando se trata de avales y certificados de calidad de un producto que estará en contacto directo con el cuerpo humano, la garantía de que este es seguro debe ser más rigurosa y totalmente comprobable.

Sin embargo, esto no es siempre así.

Es allí donde vemos marcas con certificaciones de un producto al que se le ha otorgado un aval, pero que no manifiesta de manera explícita al usuario de qué trata tal certificado o a cuál elemento en específico del producto va referido.

Al hacer una curiosa revisión de los certificados de calidad, queda incluso al descubierto que muchas veces no se despejan las dudas sobre la calidad y salubridad de un artículo.

En el caso de las copas menstruales, al saber que es un producto de uso delicado para la zona íntima de la mujer, debemos estar seguros de que las distintas marcas nos ofrecen solo lo mejor.

En tal caso, ¿Cómo podríamos reconocer cuales son los certificados de calidad que nos garantizan que son saludables?

Análisis de Marcas de Copas Menstruales vs. Certificado de Calidad:

El equipo de Sileu realizó una investigación del mercado de las 20 copas menstruales más vendidas en Europa y América.

Nuestra búsqueda se centró en conocer los certificados de calidad que estas empresas reflejan en sus páginas web, de qué trataban dichos avales y cuántas marcas tienen la certificación de biocompatibilidad necesaria para garantizar que son inocuas para el cuerpo.

Son muchos los certificados que, al tener sellos y números que podamos desconocer, engañan al consumidor y, aunque no dejan de ser certificados válidos para una empresa, no son avales dirigidos a pruebas de salud del producto como tal.

Los resultados fueron sorprendentes:

  • De 20 de las marcas de copas menstruales estudiadas, un 60% del total, cumplen con certificación de estándares de calidad ISO 10993, USP o FDA.

Estos estándares son los únicos que realizan estudios para comprobar la biocompatibilidad de un producto, es decir, que este sea inofensivo y no produzca alergias y otras reacciones en tejido vivo.

Desde el 2016, la FDA utiliza el ISO 10993 para comprobar que los materiales son biocompatibles.

  • Del otro restante, un 25% no refleja ningún tipo de certificado de calidad, a pesar de que afirman que poseen copas hechas de silicona de grado médico.
  • El 15% de las marcas estudiadas poseen otros certificados que no están relacionados a comprobar que un artículo es seguro para el cuerpo como: ISO 9001, que es un certificado de gestión de una empresa; ISO 13485, que trata sobre la calidad de empresas que venden artículos médicos; y de 2002/72/CE, el cual solo tiene que ver con seguridad en alimentos.

Es decir, si bien certifican que estas empresas tienen procesos de manufactura y gestión que son de calidad, estos últimos avales no están destinados a comprobar la seguridad y salubridad del uso de las copas menstruales que comercializan.

¿Por qué colocan certificados de calidad de copas menstruales que no son de salubridad?

Hablemos de Marketing: Estos sellos de calidad generan confianza en los consumidores de todo tipo, y la confianza, genera compra.

Obtener una certificación de calidad de un artículo medicinal, de higiene o de suplementos alimenticios muchas veces es obligatorio en algunos países (aunque las pruebas de biocompatibilidad no sean categóricas para su aprobación).

Sin embargo, para obtener el mejor certificado de calidad, las marcas deben invertir en pruebas biológicas, químicas y de ingeniería que muchas veces no pueden costear, papeleo riguroso que deben hacer que no es tan fácil de lograr, o incluso a veces, solo no se les ha aprobado dicho aval.

No obstante, esto genera que las empresas cada vez más necesiten optimizar sus productos para obtener dichos certificados de calidad, lo que es conveniente para las mujeres a nivel mundial que deciden comprar copas menstruales.

¿Qué debemos hacer para asegurarnos de que las copas menstruales son seguras?

En primer lugar, siempre debemos tener presente que el material con el que se fabrican las copas menstruales sea de buena calidad: la silicona de grado médico o de uso quirúrgico es ideal porque no produce alergias, no desprende sustancias tóxicas ni cancerígenas.

En las páginas web de los fabricantes de copas menstruales podrás buscar información acerca de su política de seguridad y certificación de calidad.

Usualmente esta información se encuentra en la página principal, en alguna de las pestañas de información de la empresa o productos, o en las Preguntas Frecuentes (FAQ’s).

Allí podrás verificar cuál es el registro o sello de calidad bajo el cual revisan sus productos y estar más segura a la hora de comprar una copa menstrual.

En Sileu, nuestra intención es generar consumidoras precavidas y que utilicen esta información como herramienta para garantizar su bienestar.

Relacionado: Las bases cientificas que comprueban que la copa menstrual es segura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.