Vaginismo: causas del estrechamiento vaginal

Muchas mujeres hemos escuchado hablar de la disfunción eréctil en los hombres, que ocurre cuando ellos no pueden tener una erección. Generalmente, las causas de la impotencia suelen ser psicológicas y no se trata de que el hombre no sienta placer. Pues las mujeres también sufrimos de incapacidad de abrirnos a la penetración (así sea hasta de un tampón) por razones psicológicas, y es lo que se conoce como vaginismo.

Aunque no sea un término muy nombrado, el vaginismo es la dificultad para tener relaciones sexuales con penetración debido a la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico. Esto provoca lo que se conoce como vestibulodinia, que es dolor sin motivo alguno en la primera parte del conducto vaginal ante alguno de los estímulos descritos anteriormente.

Básicamente significa que tu vagina se estrecha más de lo que debería al momento de introducir cualquier objeto como la copa menstrual, equipos de estudios ginecológicos o hasta durante el acto sexual.

Lo primero que queremos aclarar es que no eres responsable ni culpable de que eso suceda, ni significa que no sientas placer al momento de estar con tu pareja. El vaginismo tiene otras causas de fondo y puede ser ligero o más severo dependiendo de cada mujer.

Antes de continuar, es importante acotar que no hay que confundir este estrechamiento y vestibulondinia con dispareunia (dolor durante el coito).

Por qué ocurre el vaginismo

El vaginismo puede ser identificado y diagnosticado desde la adolescencia, cuando las chicas intentan colocarse un tampón sin éxito, o en edades posteriores cuando intentan tener relaciones sexuales que son dolorosas o muy incómodas.

Como afirmamos anteriormente, ocurre cuando las paredes vaginales no permiten paso hacia el interior de la vagina. Aunque son respuestas físicas del cuerpo, esto tiene sus bases, en la mayoría de los casos, en motivos psicológicos. Estos pueden ser:

  1. La ansiedad antes de la penetración es una de las causas más comunes, que ocasiona que por temor al momento de la penetración, la entrada del conducto vaginal se estreche y haga que el acto sea más incomodo y dificultoso. Esto ultimo podría generar que en próximas ocasiones suceda lo mismo, por temor a sufrir dolor.
  2. Otra razón es el miedo al embarazo, a enfermedades de transmisión sexual, traumas por sucesos como violaciones, baja autoestima de la imagen corporal, o incluso desagrado o temor a la pareja.
  3. Muchas veces la falta de información y educación sobre los órganos sexuales, pueden provocar miedo y aversión a los mismos. Las visitas al ginecólogo que han resultado muy incómodas o traumáticas también pueden producir temor al coito y, por lo tanto, vaginismo.

Por supuesto, también existen causas físicas como endometriosis y otras enfermedades inflamatorias pélvicas, hemorroides, candidiasis en repetición, etc.

Cómo saber si padezco esta condición

Para poder identificar si se padece de vaginismo, hay que descartar que la fuente de la incomodidad sean estas respuestas involuntarias de los músculos pélvicos y que no se trate de dispareunia.

La dispareunia es el dolor durante las relaciones sexuales ocasionadas por ciertas condiciones como candidiasis vaginal, endometriosis, sequedad vaginal, menopausia, agentes infecciosos, alergia al látex del preservativo, etc.

Ahora bien, las señales de que puedas estar padeciendo de vaginismo son:

  1. Imposibilidad o dificultad de introducir más de dos dedos en la vagina.
  2. Dificultad para introducir un tampón o copa menstrual.
  3. Dolor durante el coito por sentir que la vagina está muy estrecha.
  4. Excesivas molestias al introducir aparatos de revisión ginecológica.

Además, si eres consciente de que puedas estar teniendo síntomas de ansiedad antes de la penetración o tengas algún traumatismo relacionado a tus órganos genitales o al acto sexual, es probable que tengas un caso de vaginismo.

Tratamientos para el vaginismo: ¿se puede superar?

Esta es una condición que afecta a muchas mujeres y puede llegar a interferir en la vida sexual de la pareja. Además, muchas se preguntarán “¿Estoy condenada a usar compresas sanitarias por el resto de mi vida porque no puedo ponerme una copa menstrual?”

Por fortuna, la mayor parte del tiempo, las causas que están ocasionando el vaginismo pueden ser tratadas. Dependiendo del tipo de vaginismo (primario cuando ocurre desde la primera vez de acto sexual o secundario si ocurre posteriormente), podrás determinar cuál tratamiento conviene más a tu caso.

Si sabes que las causas pueden estar originadas en la psiquis, la terapia psicológica podrá ayudarte a superar la ansiedad, miedo y traumatismos y, por lo tanto, a dejar atrás el vaginismo. Acudir a un fisioterapeuta y a un profesional de la sexología podrá ayudarte, en conjunto, a reducir esta afección.

Existen dilatadores vaginales que son dispositivos que ayudan a darle apertura a la vagina gradualmente, y pueden ser indicados por los especialistas competentes para tratar esta condición.

Sin embargo, siempre debes consultar con tu médico si sabes que podría deberse a situaciones físicas como candidiasis recurrentes u otras infecciones vaginales, enfermedades de transmisión sexual, endometriosis o si has tenido partos por cesárea recientemente.

Como es una situación que puede afectar a ambos, lo mejor es que lo hables con tu pareja para que los dos se informen, se eduquen y te pueda apoyar durante tu mejoría. El sexo es parte fundamental de la salud en pareja, por lo que comunicación es vital para que exista una relación saludable.

Algo más: ¿Puedo usar la copa menstrual si sufro de vaginismo?

La copa menstrual es un artefacto muy seguro tanto para el cuerpo como para el medio ambiente. Sin embargo, lo primero es tu comodidad, así que una vez que hayas mejorado con el tratamiento y que tu fisioterapeuta o médico lo haya autorizado, puedes usarla perfectamente.

No obstante, si aún con el tratamiento y terapia sigues sintiendo dolor o mucha dificultad para insertarla, lo mejor es que no fuerces colocar la copa menstrual.

Aquí en Sileu estamos para asesorarte a través de 5 mecanismos de asesoría, por los cuales puedes comunicarte con nosotros. No dudes en preguntarnos para resolver cualquier inquietud.

Vivir sin plástico: menstruar sin dañar los océanos

El tema de la reducción del uso del plástico y las campañas ambientalistas está en voga. No usar botellas de plástico, rechazar las bolsas plásticas, adiós a las pajillas y mucho más, son parte de la campaña mundial que se vive para dejar atrás el uso de estos polímeros. Sin embargo, vivir sin plástico no es tan fácil como parece, sobre todo para el 50% de la población mundial que menstrúa.

No podemos simplemente ignorar la menstruación. A pesar de que la reducción del consumo de plástico es un tema de crecida popularidad, seguimos sin hablar de los residuos menstruales. Por ese motivo surge la interrogante: ¿Cuál es el impacto ambiental que deja el uso de productos como compresas y tampones a nivel mundial? Vamos a ponerlo en perspectiva.

Vivir sin plástico: ¿Cuánto plástico usamos las mujeres durante la regla?

Saquemos las matemáticas menstruales. Todas las mujeres menstruamos durante al menos 40 años de nuestras vidas. Cada menstruación, en promedio, dura 5 días (días más, días menos). Por cada día de nuestra regla, usamos al menos 2 compresas sanitarias o tampones.

Utilizamos una media de 10 productos de higiene menstrual cada mes, los cual nos arroja 120 compresas y tampones en un año. Estos 120, multiplicados por los 40 años de vida fértil, nos da unos 4.800 tampones y/o compresas desechados y acumulados ¡Por cada mujer!

Llevamos más de medio siglo acumulando grandes cantidades de basura derivada de nuestra menstruación. Según estudios, cerca de 20 billones de desperdicios de toallas, tampones y empaques menstruales se acumulan anualmente en las costas norteamericanas.

isla de plastico

Actualmente, se ha formado una isla de plástico en el océano pacífico que cubre una superficie estimada de 1.6 millones de km2, es decir, 3 veces la superficie de Francia y casi 4 veces la de España. Esto, de acuerdo con la revista académica Nature Research Journal. El 99% de la basura que allí se encuentra son productos derivados del plástico.

No podemos detener la menstruación, pero podemos hacerla más sustentable y vivir sin plástico en el intento. ¿Cómo? Te lo diremos más adelante.

¿De qué están hechos los productos menstruales?

Debido a la publicidad de artículos menstruales que alardean sobre lo gentiles que son sus productos, muchas mujeres se preguntarán ¿Acaso no están hechos de algodón mis compresas y tampones?

Hasta no hace mucho, las grandes empresas productoras de tampones, aplicadores y toallas sanitarias no revelaban el contenido exacto de los artículos de higiene menstrual. Todo esto porque lo que importaba no era de qué estaban hechos, sino lo práctico de poder desechar cada uno de los productos en cada uso. No habría necesidad de ver, tocar ni lavar nada.

Sin embargo, ante la presión de las masas cada vez más conscientes, las grandes compañías han tenido que revelar sus ingredientes esenciales: algodón, rayón, cloro, polipropileno (plástico puro), polietileno, poliacrilato, etc.

A pesar de ser un producto natural, los sembradíos de algodón suelen ser tratados con fertilizantes y pesticidas que causan un impacto en el ambiente. Por otro lado, el rayón es un textil sintético que usa blanqueantes como el cloro, y al cual se le asocia directamente con el Síndrome de Shock Tóxico.

El polipropileno, poliéster y polietileno son usados en las distintas capas que permiten que tu compresa reciba y retenga la sangre menstrual. El poliacrilato es el mágico gel que le da el poder absorbente a estos productos, y está presente tanto en toallas como en algunos tampones.

Muchos de estos componentes están en las bolsas plásticas de los supermercados y artículos como envases que pueden ser reutilizables, pero sabemos que así como los pañales desechables, las compresas y tampones sólo pueden ser usadas una vez.

En el caso de los tampones, los cuales están hechos de fibras de algodón, suelen tener una pequeña capa de estos polímeros para mantener el algodón en su lugar. Asimismo, el cordón de donde se tira el tampón, suele estar hecho de polietileno o polipropileno.

Además, una investigación del Real Instituto de Tecnología de Estocolmo, encontró que el mayor causante del calentamiento global era el procesamiento del polietileno de baja densidad, el cual es el componente usado en los aplicadores de tampones. Este proceso requiere de alta generación de energía producida con combustibles fósiles.

¿Cuánto tardan los productos menstruales en degradarse?

Como ya vemos, las compresas y tampones están fabricados con diversos materiales.

Polímeros como el polietileno podrían tardar hasta 150 años en descomponerse. Normalmente, al plástico le toma hasta 1000 años en deshacerse. La Alianza de Salud Menstrual de la India, afirma que por todos los materiales utilizados, una toalla sanitaria podría degradarse en un promedio entre 500 y 800 años.

A esto también hay que añadirle el impacto ambiental y la huella de carbono enorme que deja la extracción de la materia prima, transporte, manufactura y procesamiento de estos productos de higiene íntima. En un año, la fabricación de compresas puede producir el equivalente a 5.3 kg de dióxido de carbono que se libera a la atmósfera.

Otro problema grave es que el plástico común no es biodegradable. Se descompone en microplásticos vertidos en los mares y océanos, los cuales son ingeridos por especies marinas y que ponen en riesgo su habitabilidad en el planeta.

Además, estas micro partículas hacen que el trabajo de muchas organizaciones ambientalistas, las cuales se están encargando de sanear los océanos y las costas, sea mucho más difícil, por no decir imposible.

Cómo reducir la huella de carbono y hacer una menstruación más sustentable

Afortunadamente, vivir sin plástico es posible. Son muchas las opciones que tenemos las mujeres para contribuir con la causa y mantener nuestra buena higiene menstrual en el intento. Se ha determinado que la copa menstrual es una de las mejores opciones para reducir nuestra huella de carbono y los índices de desechos plásticos acumulados anualmente.

La copa menstrual es reutilizable hasta por 10 años. Está hecha de silicona de grado médico, un material a base de silicio, oxígeno y otros elementos naturales y, aunque no es biodegradable, puede ser reciclada. Existen muchas empresas que se encargan de fabricar otros productos a base de silicona.

Esto combina perfectamente con la filosofía de vida Zero Waste  (residuos cero), que pretende reducir el impacto ambiental y la contaminación desde el hogar. Además, a diferencia de los derivados plásticos que desprenden sustancias tóxicas, cancerígenas y mutagénicas, la silicona médica es completamente segura para el cuerpo.

Además, a partir de Noviembre 2019, nuestra Sileu Rose vendrá empacada con una bolsa de material biodegradable conocido como PLA (ácido poliáctico), que se extrae de la glucosa de plantas como el maíz y que, de acuerdo con la certificación europea EN 13432, se degrada en un lapso de 6 meses al estar en contacto con la tierra.

Resultado de imagen para GOTSAsimismo, nuestras bolsitas para guardar la copa estarán hechas de algodón orgánico,100% compostable, bajo la certificación GOTS (Global Organic Textile Standard por sus siglas en inglés), que norma la producción de textiles que sean ecológica y socialmente sustentables.

Otras maneras de vivir sin plástico durante la menstruación son a través de compresas de tela reutilizables. Sin embargo, la copa menstrual sigue ganando la batalla frente al resto de los productos de higiene íntima, contribuyendo, además, a reducir la huella de carbono necesarias para su fabricación.

Cómo practicar Free Bleeding y no perder ropa en el intento

Sí, muchas pedíamos a gritos productos de higiene íntima que no irritaran nuestra zona y que no produjera tantos residuos, y para eso, llegó la copa menstrual. Ahora, con el uso de la copa y el empoderamiento femenino que ha surgido con el desarrollo de la sociedad, no solo se trata de salud sino también de ideologías: la menstruación como instrumento del poder de la mujer. Con ello, nace el free bleeding.

El sangrado libre, o free bleeding, es una práctica que, aunque no es nueva, está en auge en los últimos tiempos. Consiste en dejar nuestra menstruación fluir, sangrar libremente rompiendo los tabúes y barreras mentales que giran en torno a la regla. Generalmente, consiste en dejar de utilizar artículos de higiene íntima como compresas, tampones y copa menstrual. Algunas mujeres han aprendido incluso el arte de mantener, a disposición, la sangre dentro y expulsarla cuando desean.

Es interesante ver que esta práctica funciona como un método de expresión adoptada por el movimiento feminista. Resurge a partir de aquella maratón en 2014 en la que la activista Kiran Gandhi corriera una carrera dejando ver sus manchas menstruales. Este acto simbólico pretendía romper la estigmatización hacia la regla por la que muchas niñas y mujeres en el mundo sufren actualmente.

KIRAN GANDHI
KIRAN GANDHI

Pero, la pregunta clave es ¿Se puede practicar el free bleeding sin manchar mi ropa interior? ¿Lo pueden practicar todas las chicas?

¿Cómo se practica el free bleeding?

Técnicamente, la esencia del sangrado libre es, en efecto, dejar que la sangre corra libremente sin importar las evidencias que deja tu menstruación ni lo que opinen los demás al respecto. Pero como lo dijimos anteriormente, se trata de una ideologia en la que no solo debes dejar tu sangre fluir, sino que debes tomar conciencia de tu proceso menstrual.

Permite el autoconocimiento y la conciencia de los músculos vaginales, además de que incentiva a percibir las reacciones que genera el cuerpo cuando está apunto de bajar la regla.

¿Cómo lo llevan a cabo?

Por supuesto, si estás de acuerdo con el concepto del free bleeding pero no quieres que la sangre corra por tus piernas como un río, existen técnicas que las mujeres utilizan para controlar su flujo sanguíneo. Estas requieren de práctica, y es a través del uso de los músculos del suelo pélvico.

Las mujeres que lo practican tienen la capacidad de contraer sus músculos vaginales para contener el flujo sanguíneo por cierta cantidad de tiempo.

Todas podemos sentir cuando va a bajar una cantidad de flujo. En ese momento, antes de que baje por el cuello uterino o cérvix, se deben contraer los músculos de la vagina para contener la sangre y, de ser necesario, ir al baño para expulsarla. Por esta razón, debes practicar la autoconciencia para saber cuándo es el momento de contener y cuándo debes soltar.

Para poder tener mayor fortaleza en estos músculos, es muy usual practicar los ejercicios de Kegel y otras técnicas que puedes leer en nuestro artículo “Qué es el suelo pélvico y cómo fortalecerlo”.

Me gusta el concepto, pero no quiero manchar mi ropa, ¿Cómo hago?

El free bleeding surgió en primer lugar como un rechazo a las compresas y tampones que desprendían sustancias nocivas para la salud y generaban Síndrome de Shock Tóxico. Si te gusta esta línea de pensamiento, existen muchas formas ecológicas y sustentables para que no tengas que pasar horas desmanchando tu ropa.

Aunque la idea principal de este movimiento es romper esa excesiva importancia que le damos a que alguien note nuestra menstruación, es natural que muchas que, aunque comparten la pasión por eliminar tabúes, no quieran tener que manchar su ropa cada día de su menstruación.

La copa menstrual es una excelente idea para comenzar a practicar el free bleeding, que, mientras aprendes a controlar tus músculos pubocoxígeos (el nombre médico atribuido a los músculos vaginales) te será un mecanismo de autoconocimiento y de protección a tu zona íntima, ya que es muy segura para ti y para el medio ambiente.

La copa menstrual no genera infecciones, alergias ni causa Síndrome de Shock Tóxico. También han surgido braguitas reutilizables y compresas de tela que son absorbentes y también ecológicas para que puedas ir acostumbrando tu cuerpo a percibir los movimientos de tu útero.

¿Todas las mujeres pueden practicar el free bleeding?

¡Sí! Con el sangrado libre la idea es dejarte llevar y que deje de importar si se notan las manchas. Aunque, nuevamente, si lo que quieres es poder contener tu menstruación por unas horas y luego expulsar el flujo conscientemente en el baño, requiere que tus músculos del suelo pélvico estén fortalecidos.

Por esta razón, muchas veces es más difícil de practicarla para mujeres que han tenido partos naturales recientes o que tengan condiciones como prolapso de órganos pélvicos.

Puedes comenzar a practicarlo en casa, y cuando vayas a salir a trabajar o a hacer diligencias, opta por usar tu copa menstrual o compresas de tela. De esta manera le podrás coger el truco y practicarlo hasta que por fin domines el arte de contener tu sangre menstrual.

El free bleeding quizás no sea para todas, pero siempre podrás contribuir con el movimiento en pro de la igualdad de géneros impartiendo educación, desmintiendo mitos y sobre todo, sintiéndote orgullosa de cada uno de los procesos naturales que suceden en tu cuerpo, incluyendo tu menstruación.

Transición a la copa menstrual, te ayudamos a dejar de usar tampones y compresas

Barreras a superar para usar la copa menstrual

La mayor parte de las chicas cuando comienzan a menstruar recurren a las compresas sanitarias. Son fáciles de usar y no requieren tener que tocar nada de su zona íntima. En el caso del tampón, que es otro de los artículos más populares, el pudor comienza a ser un poco mayor que con las compresas, aunque para algunas mujeres es cosa del día a día.

La copa menstrual, en cambio, es un invento “nuevo” (que realmente no lo es: data de la década de los 30), que, aunque muchas mujeres ya se han animado a probarla, sigue generando dudas en chicas de todo el mundo.

Motivadores y barreras para usar la copa menstrual

Según un estudio de la Universidad de Barcelona llamado “La Revolución de la Copa Menstrual”, realizado a mujeres de diferentes edades, existen “motivadores” que llevan a las mujeres a usar la copa, y barreras que las limitan a querer comprarlas.

Parte de estos motivadores son los beneficios que trae la copa menstrual: el 79% de las mujeres, según dicho estudio, las eligen debido a que dan una mayor comodidad; un 74% creen que es la opción mas saludable; y otro 63%, la eligen por ser un artículo ecológico.

Otro motivador es que pueden ser usadas hasta por 12 horas y que son muy duraderas, ya que puedes reutilizar tu copa menstrual en cada ciclo hasta por 10 años. Eso reduce los altos gastos mensuales en compresas y tampones.

Por otro lado, según este estudio, la primera barrera que surge para usar la copa es “cómo voy a colocar una copa allá adentro”. Esta es una duda muy frecuente, ya que muchas chicas aún se muestran escépticas frente al uso de la copa menstrual.

Para las chicas menores de 29 años, uno de los impedimentos es el pudor de colocar algo dentro de su vagina y de cómo introducirla en sus zonas íntimas.

Colocar la copa menstrual es muy sencillo. Por este motivo, Sileu ha creado muchos tutoriales y guías tanto del manejo, higiene y formas de doblar la copa menstrual para introducirla fácilmente. Una vez que las chicas ven todos los beneficios y que no hay nada por qué temer, se deciden por obtener su primera copa menstrual.

Además, se determinó que en cierta parte, las mujeres no se deciden por usar la copa menstrual porque prefieren no cambiar su método de higiene menstrual habitual. La mayor parte de las niñas comienza usando compresas, seguido en menor medida por el uso de tampones.

Por supuesto, usar la copa menstrual requiere de una pequeña curva de aprendizaje en la que se deben aprender los trucos para colocársela efectivamente, comprobar que ha quedado abierta y comenzar su proceso de adaptación. Una vez superada esta etapa, dejarás atrás todas las dudas y temores y se convertirá en la mejor aliada de tu menstruación.

Es este proceso el que supone una segunda barrera a romper, y podemos decir que hasta un 90% de las mujeres la superan rápidamente y comienzan a amar la copa. Es que son muchos los beneficios y ventajas que tiene la copa menstrual frente a otros productos, ya que son muy cómodas de utilizar, no contaminan tu organismo ni al medio ambiente.

Además, se adapta a cualquier estilo de vida: puedes hacer deporte, nadar o ir a la playa, ir a trabajar y hasta dormir con tu copa menstrual colocada. Todo esto sin tener que sufrir de fugas o pérdidas.

Así que anímate, no tengas miedo de dar el salto hacia este maravilloso producto. Aquí te asesoraremos para que elijas la copa menstrual ideal para ti.

Asesoramiento online sobre las copas menstruales

La menstruación sigue siendo un tabú incluso hasta en las sociedades más desarrolladas, pero la copa menstrual es un invento revolucionario que no solo ha mejorado la salud en la higiene íntima, sino que ha demostrado la importancia de la educación menstrual.

En Sileu no solo se preocupan por impartir esta educación: se ocupan de asesorar las chicas que quieren hacer el mágico cambio hacia la copa menstrual usando la última tecnología online con chatbots, reserva de citas online, Whatsapp, blog repleto de articulos y videos donde se puede aprender rápidamente como usar la copa menstrual y de darle toda la confianza que requieren para utilizarla.

Ya se han realizado estudios en los que se comprueba que la copa menstrual es muy segura, no permite fugas y no produce infecciones. Sin embargo, todavía hay ciertas barreras como el pudor y el miedo, que aún cuestan superar para dejar atrás las compresas y tampones.

Sileucup es la copa menstrual mas vendida online, y mas valorada, puedes comprobarlo revisando las valoraciones de nuestros productos en amazon. Recibir tanto feedback por parte de nuestros clientes nos ha ayudado a recabar mucha información que nos ha permitido conocer bien todas las situaciones que se presentan, analizarlas y dar soluciones en colaboración con Ginecólogos especializados cuando ha sido necesario para el caso en los que hay patologías que podrían ser o no compatibles con el uso de la copa menstrual, y resolver cualquier duda o inquietud para la forma mas segura y correcta para el uso de las copas menstruales.

Sileu te asesora: 5 maneras de resolver tus dudas.

En Sileu tienen una meta: impartir información, educar y dar asesoraramiento a través de muchos medios acerca del uso de la copa menstrual. De esta manera, las mujeres pueden buscar información, pedir ayuda, consultar casos particulares y resolver inquietudes para guiarte en la transición hacia la copa menstrual.

  1. Sileu Blog: el blog de Sileu cuenta con todo tipo de información relacionada a la copa menstrual, a los procesos de certificación de calidad y a todo lo relativo a la menstruación. Allí podrás encontrar los trucos para colocar, extraer y limpiar la copa menstrual, tips para medir tu cérvix y longitud vaginal para elegir tu copa menstrual ideal, y mucho más.

Esta es la sección donde se escriben artículos que ayudan a las mujeres y chicas a entender el mundo de las copas menstruales, de la higiene femenina y la educación menstrual. Es aquí donde le damos poder a la información en pro del empoderamiento femenino, de dejar los mitos y tabúes menstruales atrás e incentivar a que la menstruación sea visto como lo que es: un proceso natural.

 

  1. Los videos Sileu: Los videos de Sileu te ayudarán a entender mucho mejor todo acerca de las copas menstruales. Son videos y tutoriales para explicarte visualmente cómo colocar tu copa menstrual, cuál copa debes elegir según cada caso, como extraer la copa y mucho más. Los puedes encontrar en la pagina de Vídeos de Sileu y en Youtube.

 

 

 

  1. Sileu Chatbot: Si no has encontrado lo que buscabas en Sileu blog o en los videos, en la página oficial de Sileu siempre tienen un chat activo, que les permite responder todo tipo de dudas en cualquier momento del día. ​Un Chatbot es un programa que simula mantener una conversación con una persona al proveer respuestas automáticas a mensajes o preguntas realizadas por el usuario. Además, el ChatBot está en constante renovación y aprendizaje para responder automáticamente a nuevas preguntas que empiezan a repetirse, de manera que no tendrás que esperar mucho para resolver tus inquietudes. También está educado para identificar palabras claves de artículos de Sileu Blog, así que encontrarás rápidamente lo que estás buscando. Aparece en la esquina situada en la parte inferior derecha de cada pagina de SIleu. Si por alguna razón nuestro Chatbot se queda sin recursos o no tiene una respuesta, un humano es avisado para que le releve y pueda resolver las dudas puntualmente. Todas las conversaciones son registradas para ser analizadas y reprogramar nuestro Chatbot para que pueda dar una respuesta rápida en el momento que lo requiera el usuario.

 

 

  1. Citas online y presenciales con un asesor: Sí, ahora puedes pedir una cita en la que se te brindará asesoramiento personalizado para cualquiera de tus inquietudes o dudas con la copa menstrual. A través de la pagina de Sileu en Facebook, puedes seleccionar la fecha y la hora en la que estés disponible para recibir ayuda por parte del personal calificado de Sileu.

Además, puedes hacer una cita para visitarles personalmente a sus oficinas en Córdoba, España. Allí te brindarán toda la información que necesites para animarte a usar la copa menstrual. También están disponibles para ayudarte vía telefónica.

 

 

5. Whatsapp: Te proporcionamos un numero de telefono whatsapp para hacer las consultas por chat en linea a través de Whatsapp

 

 

El recibir tanto feedback por parte de nuestros clientes también nos ha ayudado a conocer las necesidades del mercado desarrollando nuevos productos para la limpieza Sileuclean y para llevar la copa con Sileucase

Anímate a pertenecer a este movimiento de las copas menstruales. En Sileu, siempre encontrarás la ayuda pertinente de manera rápida y oportuna para resolver todas tus dudas.

Hacer yoga con la copa menstrual

La copa menstrual es una maravilla: puedes hasta entrenar, nadar y hacer todo tipo de actividades con ella puesta. Sin duda alguna, una de las disciplinas favoritas de los últimos tiempos es el yoga. Hacer yoga es muy beneficioso porque no solo entrena tu cuerpo y te da fuerza y resistencia, sino que entrena tu mente y contribuye con tu salud psicológica.

Pero, con tantas posturas y flexiones que requieren esfuerzo, ¿Se puede hacer yoga usando la copa menstrual? ¿Tendré pérdidas o me mancharé?

Hacer yoga con la copa menstrual

Sí, puedes hacer yoga con la copa menstrual. Es segura y confiable.

Si eres de las que no se ve afectada en mayor grado por tu menstruación ¡Enhorabuena! Puedes continuar con tu rutina tranquilamente sin ningún temor. Además, hacer ejercicios te ayudan a liberar endorfinas muy positivas para tu organismo, así que de seguro te sentirás con mejor humor y más dispuesta.

Sin embargo, practicar yoga durante la menstruación, así como cualquier disciplina, dependerá mas de cómo te sientas en esos días. Sabemos que hay mujeres que sufren de dismenorrea y síntomas molestos que vienen con la regla, así que no te sientas presionada a realizar ninguna actividad para la que no te sientas a gusto.

Parte de la filosofía de hacer yoga es entrar en conexión con tu cuerpo y con lo que te rodea. Si te obligas, el resultado es lo contrario y podrías perjudicarte.

La copa menstrual es completamente segura para ti y para el medio ambiente. Es reusable, por lo que dejarás atrás los miles de desechos anuales que se acumulan tras cada periodo menstrual y no libera desechos químicos que producen enfermedades e infecciones.

¿Puedo presentar fugas o pérdidas con la copa menstrual?

Una de las ventajas de la copa menstrual es la libertad de no tener que vigilar si te has manchado o si has tenido pérdidas. La copa ejerce una succión con las paredes de tu vagina creando un vacío, por lo que tu copa menstrual no se moverá de su sitio y por lo tanto, no habrán fugas.

No obstante, si eres nueva usando las copas menstruales debes saber elegir bien el modelo y talla a usar, porque de eso dependerá que tu copa se adapte bien a tus músculos pélvicos y no se salga.

Si practico yoga ¿Cuál copa menstrual debo elegir?

Las mujeres que practican frecuentemente alguna actividad deportiva y que tengan un suelo pélvico bien ejercitado, suelen requerir copas menstruales un poco más rígidas para evitar que estas se muevan con el esfuerzo de los músculos del abdomen y de la pelvis.

Cómo elegir tu copa menstrual dependerá de muchos factores: tu edad, si has tenido partos naturales o no, la longitud de tu vagina y si tienes condiciones como prolapso de órganos pélvicos o suelo pélvico débil.

Para aquellas mujeres que practican deportes habitualmente, la copa que siempre recomendamos es la Sileu Sport, debido a que tiene menos flexibilidad que las copas comunes y se adaptará mejor a tus necesidades.

Visita nuestro artículo “Copa menstrual para deportistas” para saber todos los detalles de cuál copa menstrual elegir para entrenar.

Beneficios de hacer yoga los días de menstruación

Los beneficios de hacer yoga son innumerables tanto para mujeres como para hombres. Liberas estrés, practicas la flexibilidad y resistencia y fortaleces tus músculos. Además, tiene un fuerte trasfondo espiritual. Forma parte de una cultura milenaria proveniente de la India y practicada no solo por religiosos sino por millones de personas en todas partes del mundo.

Sus beneficios están comprobados científicamente. Es un acondicionamiento integral generalizado, beneficioso tanto para hombres, mujeres y niños.

Cuando tenemos la regla y sus síntomas no nos impide seguir con nuestro día a día, hay ciertas posturas y posiciones que nos ayudaran a aliviar las molestias que vienen con la menstruación. Sus beneficios son:

  1. Reduce la irritabilidad: la respiración y el estiramiento te ayudará a reducir el cortisol (hormona del estrés) y a liberar endorfinas que mejorarán tu estado de ánimo. Verás que al finalizar tu rutina te sentirás mucho más a gusto, así que vale la pena intentarlo.
  2. Alivia dolores y espasmos: posturas como el Supta Baddha Konasana, que se hace acostada boca arriba con las piernas flexionadas y las plantas de los pies unidas, ayuda a liberar presión en los músculos de la pelvis, a reducir la presión arterial y a respirar mejor.
  3. Da apertura a la cadera, reduce los cólicos y el estreñimiento.
  4. Alivia los dolores menstruales, debido a que reduce las contracciones uterinas que producen el dolor de vientre.

Yoga con la regla según la filosofía yogui

Según la filosofía del yoga, durante la menstruación las energías deben fluir hacia abajo, por lo que se deben elegir posiciones que favorezcan el fluido energético, así como evitar las posturas invertidas y aquellas que compriman la zona abdominal.

No te preocupes, son muchas más las posiciones que puedes practicar al hacer yoga con la regla sin tener que interrumpir tu rutina diaria. Puedes siempre practicar la postura del perro, del niño, gato y vaca, el Savasana, Malasana y muchas más.

Tampoco se recomiendan hacer sesiones que impliquen mucho esfuerzo físico, power yoga o de gran exigencia sobre tu zona pélvica.

Cabe destacar que estas posturas filosóficas relacionadas a la energía, no tienen respaldo científico, así queda de tu parte elegir creerlas y saber qué es lo que le hará mejor a tu cuerpo.

El yoga es una maravillosa disciplina y no tienes por qué detenerte de practicarla en tus días. La copa menstrual será tu mejor aliada.

Zero Waste y la menstruación: ¿Son compatibles?

Decir que llevar una vida “zero waste” o sin tener ningún tipo de residuo puede sonar difícil. Vaya que es fácil llevar tu comida en un envase desechable, luego tirarlo al cesto y poder olvidarte de lavar platos o cubiertos.

Ciertamente, con la industrialización el plástico se volvió un boom: fácil de transportar, fácil de consumir, bajos costos y alta practicidad. Sin embargo, no fue hasta mediados de los 70 que la ciencia y organizaciones de la salud notaron algo importante: se nos agotaban los recursos a un ritmo aterrador, nuestra protectora capa de ozono tenía un agujero enorme y todo a causa de la contaminación y el consumo excesivo.

Afortunadamente, en la actualidad cada vez mas son las personas que valientemente deciden dar un paso para reducir los efectos de su huella en el planeta.

Por supuesto, reducir nuestros residuos es un reto, y mucho más cuando hablamos de higiene íntima. Con la menstruación y el uso de compresas y tampones, la misión suena cuesta arriba, pero hay algo positivo: no es imposible y de hecho es muy fácil.

Para muchos ya es un estilo de vida, pero si aún no es tu caso, existen muchos hábitos que puedes comenzar a realizar para contribuir con la causa y que no te harán sentir que estás sacrificando demasiado desde el comienzo.

Visita nuestro artículo: Cómo vivir sin plástico: menstruar sin dañar los océanos

Primero: ¿Qué es el zero waste?

No, no es un movimiento hippie. “Zero waste” es una corriente, movimiento y estilo de vida en el que el objetivo es reducir, lo más posible, los residuos y basura que generamos. Aunque su traducción es residuos cero, sabemos que quizás no es posible erradicar lo que debemos desechar, pero sí podemos reducirlo notablemente.

En primer lugar, debemos que aclarar que en esta filosofía tienen bien clara la diferencia entre lo que son los residuos y lo que es basura. La primera es todo aquello que pueda ser reusable y reciclable, como lo es el caso de las botellas de plástico, el papel, los envases de comida, bolsas, etc. La basura, por otro lado, es aquello que su potencial de reusabilidad ya está agotado. Un ejemplo excelente que todas conocemos son las compresas y tampones.

El zero waste tiene 5 pilares identificados como las 5 “R”:

  • Rechazar lo que no se necesite, como las pajitas, vasos de plástico o tapas para los vasos de café.
  • Reducir lo que solemos necesitar
  • Reusar o reutilizar lo que ya tenemos.
  • Reciclar lo que pueda ser utilizado para otros fines
  • Rot, cuya traducción literal del ingles es “pudrir”. Trata de generar composta con los residuos de ciertos alimentos.

¿Cómo puedo reducir los residuos si menstrúo cada mes?

Sí, las mujeres nos enfretamos a un reto extra cuando hablamos de ser “residuos cero”, porque aunque es posible retener el flujo menstrual con la práctica del free bleeding, no todas dominamos ese arte.

Los productos de higiene íntima son necesarios indudablemente. Los tampones y compresas han dominado el mercado durante décadas, ya que son prácticos, no permiten fugas y a un bajo precio por paquete. Esto, por supuesto, equivale a un alto costo a lo largo del tiempo, no solo para nuestros bolsillos sino para el medio ambiente.

Por fortuna, la copa menstrual es la mejor aliada para el medio ambiente y para nuestro cuerpo y ha llegado para quedarse. Cumple con los principios básicos del zero waste ya que es reutilizable. Con la compra de una copa menstrual puedes garantizar que tendrás menstruaciones sustentables hasta por 10 años.

Ya no tendrás que tirar cientos de tampones y compresas cada mes, cada año y cada década de tu vida fértil.

Además, no solo reduces tu huella de carbono: su silicona de grado médico es 100% hipoalergénica, no produce inflamaciones ni libera sustancias tóxicas como sucede con los materiales a base de plástico. De hecho, se ha comprobado científicamente que es segura y libre de fugas.

Así que sí, es posible formar parte de esta cultura ecológica y a la vez no preocuparte por las pérdidas y manchas en tu ropa.

Por qué la copa menstrual es eco – amigable

Como mencionamos anteriormente, es reutilizable: una vez que culmina tu menstruación la puedes cocer para esterilizarla y guardarla para la próxima regla. Así sucesivamente hasta por 10 años.

¿Y qué sucede después de estos primeros excelentes 10 años de uso? Puedes cortar en pequeños pedazos la silicona de tu copita para hacer composta. La base de la silicona es el silicio, uno de los elementos más abundantes en el planeta Tierra. Al cabo de un tiempo, tu copa desaparecerá.

Las copas menstruales no contienen agentes contaminantes inherentes a las fragancias y preservantes de otros productos de higiene íntima.

Si lo ponemos en perspectiva, cada mujer en su etapa fértil menstrúa un promedio de 10 veces al año. Se utiliza aproximadamente un paquete de compresas o tampones por menstruación (y a veces hasta más); y si cada paquete tiene 10 compresas, son 100 productos al año lo que estamos añadiendo a la basura.

Cabe destacar, esa cifra de basura solo la produce una mujer durante un año, entonces ¿cuánta basura se genera anualmente entre todas las mujeres en edades fértiles del planeta? Y la menstruación no se detiene.

Por otro lado, el plástico puede ser “reciclado” una sola vez. Luego se convierte en basura, se descompone en pequeños pedazos y contamina los suelos y océanos.

Asimismo, los materiales con los que están hechos este tipo de productos son altamente tóxicos para nuestro cuerpo y para el medio ambiente. Allí puedes encontrar polietileno, que es plástico, polipropileno (tela a base de plástico), algodón, blanqueantes y aromatizantes que contienen agentes como:

  1. Cloro: el principal blanqueador del algodón y otros textiles que utilizan las compresas y tampones.
  2. Rayón y algodón: el rayón es un textil sintético proveniente de procesos químicos del petróleo, madera y carbón. Está asociado a infecciones vaginales y a síndrome de shock tóxico. Por otro lado, aunque el algodón es un tejido natural, debemos recordar que los sembradíos de algodón suelen ser fertilizados y tratados con pesticidas químicos, que al final pueden terminar perjudicando nuestra salud.
  3. Poliacrilato: es el famoso gel súper absorbente de los tampones y compresas. Es un producto artificial asociado también al SST.

Nuestras copas menstruales como Sileu Rose, vendrán en empaques hechos de PLA (ácido poliáctico), un material a base de glucosa vegetal que se biodegrada en contacto con la tierra en un lapso de 6 meses, aprobado por el EN 13432.

Por otro lado, el algodón de la bolsa donde guardarás tu copa menstrual será orgánico, 100% compostable y con certificación GOTS (Global Organic Textile Standards, por sus siglas en inglés) que rige que los textiles utilizados sean eco amigables y socialmente sustentables.

Otras formas de unirte al “Zero Waste”

Este movimiento pro ambientalista promete, y los resultados podrán evidenciarse mientras más personas hagan conciencia de los cambios que debemos hacer para garantizar nuestra seguridad en el futuro.

Cada una de las acciones que vayas añadiendo a tus hábitos cuenta, así que no te desalientes porque es muy sencillo y algunos de los primeros pasos que puedes tomar para unirte son:

  1. No compres botellas, vasos y platos de plástico desechable. Puedes llevar agua en una botella reutilizable y vaya que hay muy bonitas y prácticas en el mercado.
  2. Recicla lo que tengas en casa: reinventa tu guardarropa o dona aquellas prendas que ya no uses. Puedes reciclar el papel que ya este usado, incluso para envolver regalos.
  3. Desconecta los cargadores de teléfonos móviles cuando no estén en uso. Incluso estando conectados gastan energía.
  4. Lleva tus propias bolsas de tela al supermercado, así no te verás en la necesidad de obtener bolsas de plástico.
  5. Puedes producir muy buen material de composta con las cáscaras de huevo, los vegetales que ya no uses o las sobras de la ensalada.

Formas de doblar la copa menstrual: trucos y consejos

Seguro ya estás a punto de comprar tu copa menstrual pero el último empujón que necesitas para decidirte es resolver la famosa duda de “¿Cómo meto esa copa allá abajo?”. Incluso, a muchas les sucede que les llega su copa menstrual y cuando la ven dicen “esto es demasiado grande para mí”. No te preocupes, hemos diseñado un manual con las formas de doblar la copa menstrual Sileu para que la coloques sin problemas.

La copa menstrual es muy segura y cómoda, y puede ser usada por todo tipo de mujeres (incluso las chicas vírgenes). Tranquila, una vez que superes la curva de aprendizaje para colocar tu copa menstrual, de seguro la amarás.

Formas de doblar la copa menstrual en 3 pasos

La típica forma en C

Esta es la forma más común y simple de doblar tu copa. Consiste solo en doblar la copa desde el borde para que este forme una letra C e introducirla de esta manera. Es una forma muy fácil de doblar y de garantizar que la copa se abra efectivamente, aunque quizás no es la más cómoda para quienes son nuevas en el mundo de las copas menstruales.

Cómo funciona:

  1. Toma la copa y aplánala con tu pulgar y dedo índice.
  2. Dóblala hasta que veas que el borde de la copa forma una letra C.
  3. Mantenla sujetada en la parte de abajo del borde y ya puedes introducir tu copa menstrual.

La confiable V

Esta es una de las formas de doblar la copa menstrual más efectivas, sobre todo para las chicas primerizas. Hace que colocar la copa sea más fácil porque forma un ángulo un poco mas puntiagudo, lo que facilitará el proceso.

Además, el doble pliegue le da un poco más de rigidez al borde para que no se doble mientras intentas colocarla. La forma en V te ayuda también a que tu copa se abra correctamente cuando ya esté dentro, de manera que garantizarás estar libre de pérdidas.

Cómo funciona:

  • Con tu dedo índice, presiona una parte del borde de la copa y llevalo hacia adentro y hacia abajo. Quedará la mayor parte del borde de la copa en el interior de la misma.
  • Sujeta la parte de la copa que acabas de doblar para que quede doblada.
  • Debería quedar una parte del borde de tu copa menstrual en forma puntiaguda. Sujetada de esta forma ya puedes introducir tu copa.

Hasta que quede pequeñita

Esta forma de doblado hace que el diámetro de la copa se reduzca lo más posible hasta que quede casi como un tampón, pero es más factible en copas con mayor flexibilidad como nuestro modelo Sileu Bell. Doblarla de esta forma facilita mucho más su postura, aunque debes verificar siempre que la copa se abra efectivamente.

Cómo funciona:

  1. Aplana la copa menstrual y toma una de las puntas del borde.
  2. Comienza a enrollar de manera compacta tu copa menstrual hasta que quede un rollito pequeño.
  3. Sujétala bien y ya puedes colocar tu copa menstrual.

Una práctica forma de 7

Esta es otra útil forma de doblar la copa menstrual, que, similar a la forma en V, hace que uno de los extremos del borde de tu copa quede más puntiagudo y te sea más fácil colocarla. Doblándola así, el borde de tu copa formará un número 7.

Cómo funciona:

  1. Aplana tu copa menstrual y dobla hacia abajo una de las esquinas del borde, de manera que la lleves hasta la base de la copa.
  2. Sujétala para que se mantenga doblada de esta manera
  3. Coloca tu copa menstrual.

 

Otro tip que debes saber para colocar tu copa menstrual

Después de que coloques tu copa menstrual, debes cerciorarte de que esta quede abierta para asegurar que tu copa no se salga y no existan pérdidas.

Hacerlo es muy sencillo: con la copa ya dentro, pasa tu dedo índice alrededor del borde. Si no sientes pliegues o relieves, significa que tu copa está abierta y bien puesta. De lo contrario, intenta moverla un poco sujetando el tallo para que esta se abra o sácala y repite el proceso de colocación.

Si te parece más fácil, puedes usar un poco de lubricante neutro o humedecerla con un poco de agua para que el proceso sea más llevadero.

Te puede interesar: Transición a la copa menstrual, te ayudamos a dejar tampones y compresas

Cómo sacar la copa menstrual sin problemas

Cómo colocar la copa menstrual es una de las dudas más frecuentes que nos consultan las mujeres al momento de elegir una copa. La otra pregunta clave que nos hacen es: “¿Y cómo podemos sacar la copa menstrual luego de usarla?” “¿Será fácil?”

Otra de las cosas que generan incertidumbre es si sacar la copa menstrual causará dolor, cómo extraerla cuando no estamos en casa y cómo limpiarla en un baño público. Este tipo de  inquietudes comunes son las que nos motivan a seguir publicando tips para ayudarte a perderle miedo al uso de estos increíbles productos.

Sacar la copa menstrual es muy sencillo. Te explicaremos en pasos simples como extraer tu copa menstrual sin problemas y sin manchas.

Pasos para sacar tu copa menstrual

Lava bien tus manos: antes de proceder a quitar tu copa menstrual, debes recordar lavarte bien las manos con agua y jabón. Así como cuando la colocas, la higiene es vital para prevenir infecciones en tu zona íntima.

 

Adopta una posición cómoda: sea en cuclillas, acostada o sentada. Como te sea más cómodo para que tus músculos vaginales puedan relajarse.

 

 

Toma el tallo: introduce tus dedos índice y pulgar y busca el tallo de la copa menstrual. Hálalo solo un poco hasta sentir que la copa está un poco más afuera.

 

 

Presiona la base: luego, presiona la base de la copa menstrual para doblarla y terminar de extraerla. Este es el truco principal para que no ocurran accidentes, ya que si extraes la copa solo por el tallo, la fuerza de la succión podría hacer que al sacarla, el líquido rebote y se derrame.

Hacer fuerza con tus músculos del suelo pélvico también puede ayudarte a sacarla.

Retira el flujo menstrual: cuando ya tengas la copa en tus manos, tómala por el tallo nuevamente y retira el flujo. Lávala con agua y jabón neutro, y ya está lista para usarla nuevamente. De lo contrario, esterilízala y guárdala para la próxima ocasión.

En SileuCup hemos preparado un vídeo instructivo con estos pasos para indicarte cómo quitar tu copa SileuCup sin problemas. Además, también tenemos un artículo sobre cómo cortar el tallo en caso de que este te cause molestias.

Si sientes que tu copa menstrual está atascada o no encuentras el tallo, no te preocupes, haz click en nuestro artículo “¿Copa menstrual atascada en tu vagina?” para resolver estas inquietudes.

Tips para quitar la copa menstrual cuando estás en un baño público

Digamos que estás en tu trabajo, en el baño de un restaurante o en el de una playa. Muchos de esos baños tienen el área del lavabo y del inodoro separadas. Además, no es conveniente que te acuestes si estás en un baño público. Entonces, ¿Cómo puedo sacar mi copa menstrual en estos casos?

Lo primero que debes saber es que, dependiendo de la cantidad de flujo que tengas, puedes permanecer de 4 a 12 horas con tu copa menstrual colocada.

De esta manera, puedes planificarte: si sales de fiesta, por ejemplo, lava y coloca tu copa menstrual justo antes de salir, así tendrás certeza de que tu copa no se llenará de más mientras bailas y no ocurrirán pérdidas.

Otros tips son:

  1. Lleva una botellita de agua contigo dentro del cuarto de baño. De esta manera, sino tienes la disponibilidad directa del lavabo, puedes enjuagar un poco la copa menstrual para no salir a lavarla posteriormente con la copa llena de sangre.

De igual modo, toma un poco de papel higiénico para que después de lavarte las manos, puedas entrar al cuarto de baño sin tener que tocar la puerta.

  1. No tienes que sentarte ni acostarte. Si te posicionas en cuclillas, te puede ser más fácil sacar la copa menstrual. Puedes pujar un poco, ya que los músculos vaginales te ayudarán a extraerla mas fácilmente.
  2. Lleva contigo toallas húmedas o papel higiénico húmedo para limpiar tus manos, tu zona íntima o hasta la copa menstrual. Procura que sean aquellas hipoalergénicas, sin fragancias y destinadas a limpiar tus partes, para prevenir de este modo cualquier tipo de alteraciones del pH vaginal.

La planificación es la clave del éxito, así que, si vas a trabajar o a salir con amigos o en una cita romántica, lo mejor es que lleves en tu bolso algunos de estos implementos para que sacar y limpiar tu copa menstrual en un baño público, sea pan comido.

Además, la practica hace al maestro. Estos tips y recomendaciones te serán cada vez más fáciles mientras más practiques, así que no le tengas miedo a usar la copa menstrual: colocarla y extraerla es muy fácil.

Relacionado: Como esterilizar tu copa menstrual

La copa menstrual después del parto natural (o por cesárea)

Listo: tomamos unas vacaciones de la regla durante 9 meses en los que nos metimos en el maravilloso mundo del embarazo, la dulce espera de un bebé. Pero, ¿cuándo vuelve a venir la regla? ¿Puedo usar la copa menstrual después del parto natural?

Si bien nos preparamos para darle lo mejor al bebé, leímos a montones sobre lactancia materna, nutrición y desarrollo, nunca pensamos en lo que viene después con nuestro ciclo menstrual.

Aquí te daremos un pequeño paseo por lo que es la menstruación después del parto natural, cuándo comenzará a venir la regla y como funcionarán nuestras hormonas en esta nueva etapa de mamá.

¿Cómo es la menstruación después del parto natural?

Todo puede variar dependiendo de cada mujer. Las hormonas necesitan un tiempo para regularizarse y poner en marcha el normal funcionamiento de tu cuerpo.

Luego del alumbramiento, el cuerpo entra en lo que se conoce como puerperio, la fase postparto en la que el útero se recupera y comienza a volver a la normalidad. Esta etapa dura aproximadamente 6 semanas.

Parte de esa recuperación es un mecanismo llamado loquio, que es el flujo de sangre y mucosa que proviene del útero. La placenta que está implantada en este último se despega, y con ella los vasos sanguíneos de las paredes uterinas.

Los loquios no son exclusivos del parto vaginal: también se presentan después de una cesárea.

El promedio de duración de los loquios es de 15 días, aunque siempre depende de cada mujer, de si es parto múltiple, del tamaño del bebé, entre otros factores.

De igual manera, estos mismos aspectos determinarán la cantidad de flujo que será expulsado.

No te preocupes, está comprobado que puedes hacer que tus loquios duren un poco menos a través de la lactancia, debido a que la oxitocina que se genera por amamantar favorece a la contracción del útero para que vuelva a su normalidad y reduzca el sangrado.

¿Cuándo se reanuda mi ciclo menstrual después de dar a luz?

Puede variar. Si vas adelante con la lactancia, es posible que no vuelvas a tener menstruación hasta que ocurra el destete. Esto ocurre debido a que la prolactina, encargada de la producción de leche materna, inhibe la segregación normal de estrógenos y progesterona.

Estas últimas son las responsables de tu ciclo menstrual, la ovulación y por ende, la menstruación. Sin embargo, no significa que no puedas quedar embarazada mientras amamantas. Recuerda que cada mujer es un mundo, tu cuerpo funciona diferente y el riesgo de embarazo postparto está presente.

Si por otro lado has decidido no amamantar, puede que entre el primer y cuarto mes postparto comience a llegarte la regla nuevamente.

Cabe acotar que el ciclo menstrual puede llegar con irregularidades: puede venir tu regla cada dos meses, presentar síntomas menstruales o no, hasta que eventualmente se va normalizando su funcionamiento.

 ¿Puedo usar la copa menstrual después del parto natural?

Justo después del parto natural o por cesárea no es recomendable usar tu copa menstrual. Durante este periodo, que es cuando ocurren los loquios, lo mas recomendable es usar compresas porque tu zona íntima ha sido afectada por el parto. Puede que tus músculos pélvicos estén debilitados. 

Incluso si tuviste parto por cesárea, recuerda que todos tus órganos íntimos están aún en “modo dar a luz”, por lo que todavía cuando no hubo alumbramiento natural, las paredes vaginales están afectadas.

Elige compresas que no tengan fragancias y que sean hechas fibras naturales como el algodón, así podrás proteger tu pH vaginal.

No desesperes, ten paciencia y vive esta etapa que es muy corta. No deberías introducir absolutamente nada en tu vagina (ni tener sexo) hasta que tu zona íntima este curada.

¿Cuándo puedo usar mi copa menstrual nuevamente?

Cuando se termine el puerperio, aproximadamente a las 6 semanas postparto, visita a tu médico y aprovecha de preguntarle si ya estás lista para comenzar a usar tu copa menstrual, a tener sexo y a hacer ejercicios. Todo va a depender del desarrollo y curación de tu vagina.

Igualmente, posterior a ese primer mes y medio, podrías comenzar a hacer ejercicios para fortalecer tu suelo pélvico. Además, si amamantas es probable que ni la necesites debido a que no verás la regla por un tiempo.

¿Puedo usar la misma copa menstrual que usaba antes del embarazo?

Esto dependerá de muchos factores. Si no es tu primer embarazo, es muy probable que ya estés usando la talla L de copa menstrual, que es la que mejor te sentará después del alumbramiento.

Por otro lado, si es tu primer parto natural, es probable que necesites cambiar a una talla más grande para asegurarte de que no hayan fugas y que tu copa menstrual no se salga. Otro factor que podría influir es el debilitamiento del suelo pélvico, por lo que incluso si diste a luz con ayuda quirúrgica, puede que los músculos vaginales estén debilitados y necesites una talla mayor. 

Las copas menstruales talla S son recomendadas a personas que no han tenido parto natural y cuyo suelo pélvico no ha sido debilitado. Esto es predominante frente a otros factores como la edad: si eres menor de 25 años, tu copa menstrual es la talla S siempre y cuando se cumplan las condiciones descritas anteriormente.

Cada regla tiene su excepción, y en Sileu te damos las recomendaciones para elegir la copa menstrual ideal para cada caso y cada tipo de mujer.