Útero retroverso o invertido. Puedo usar la copa menstrual

Sabemos que normalmente la anatomía femenina puede variar un poco de mujer a mujer: tener pechos más grandes o pequeños, cérvix más alto o bajo, longitud vaginal mas corta o larga. Sin embargo, hay una condición conocida como útero retroverso en la que la posición del útero no es la habitual.

Esta no supone grandes riesgos para la salud de la mujer y no es una condición muy extraña. Pero, ¿Qué significa y cómo puedo saber si tengo útero retroverso? ¿Puedo usar mi copa menstrual si tengo estas características?

Haz llegado al lugar indicado para responder a estas interrogantes.

¿Qué es el útero retroverso o útero invertido?

Antes de definirte qué es el útero en retroversión, debemos aclarar cómo es la anatomía uterina normal (bien conocida como útero en anteversión).

En condiciones normales, el útero está curvado y se inclina hacia adelante, como señalando hacia la zona baja del abdomen en la parte delantera de la mujer. Sin embargo, hasta un 30% de las mujeres suelen presentar anomalías de la propia anatomía de sus órganos reproductivos.

Cuando se dice que el útero está invertido, es porque este se encuentra orientado hacia atrás, hacia la columna vertebral de la mujer. Normalmente, la cavidad uterina se encuentra apoyada sobre la vejiga, pero en algunos grados de retroversión, el útero podría llegar a estar posado sobre el recto.

No debes preocuparte: no es una condición grave que pueda afectar tu salud o impedir tu fertilidad.

¿Por qué se invierte el útero?

En muchos de los casos, esta condición es congénita. Ya en el periodo de gestación, el útero pudo haber tomado esa forma y posición, por lo que las niñas nacen ya con esa condición.

No obstante, la retroversión puede producirse posteriormente como consecuencia de otras patologías. Algunas causas del útero retroverso son:

  1. Embarazo, aunque puede volver a su lugar original entre las 10 y 12 semanas de gestación.
  2. Endometriosis
  3. Enfermedad inflamatoria pélvica, producida por inflamación en los órganos reproductivos.
  4. Tumoraciones
  5. Menopausia
  6. Abortos
  7. Adherencias o tejido cicatricial en alguno de los órganos pélvicos producidos por cirugías.

¿Cómo puedo saber si tengo útero retroverso? ¿Presento síntomas?

La manera de determinarlo es a través de un examen ginecológico. Usualmente en tu primera visita, ya el ginecólogo puede determinar si tu útero está invertido.

Sin embargo, en ocasiones no es tan fácil de notar a primera vista, lo que puede hacer que el útero se confunda con alguna masa extraña o fibroma, pero con una ecografía se puede solucionar y determinar la posición exacta del útero.

Por lo general, es una condición asintomática, es decir, no se presenta ningún síntoma en particular, sobre todo si se trata de una anomalía presente desde el nacimiento.

Por otro lado, cuando se genera posteriormente, puedes presentar algunos signos que te indican que puedes tener útero retroverso como dolor al ir al baño, dolor al tener relaciones sexuales debido a que el pene choca con el cérvix, estreñimiento crónico prolongado y hasta síntomas de irritabilidad, malestar estomacal o dolor de cabeza.

¿Puedo usar mi copa menstrual si tengo útero retroverso?

¡Sí! La copa menstrual va ubicada entre tus paredes vaginales y no llega a pasar hasta el útero, así que puedes usar tu copa menstrual sin problemas.

Lo que sí debemos aclararte es que en algunos grados de retroversión, el útero hace que el cérvix también cambie de posición y que produzca que, por desconocimiento, coloques tu copa menstrual incorrectamente.

Relacionado: 5 razones por las que puedes presentar pérdidas con la copa menstrual

Tratamiento y cura para el útero invertido

El útero invertido es una condición que no debería causar tales molestias que te lleven a tomar algún tratamiento. Sin embargo, cuando las raíces de esta anomalía son enfermedades, cirugía o embarazos, se pueden tomar antiiflamatorios y analgésicos para calmar los dolores de vientre y la dismenorrea.

En algunas situaciones muy poco frecuentes, es necesario una intervención quirúrgica para regresar el útero a su lugar.

Quedar embarazada teniendo retroversión uterina: ¿Es posible?

Las mujeres con esta condición no tendrán problemas para quedar embarazadas y su bebé no se verá afectado por la posición del útero, así que no debes preocuparte. Incluso, con el peso del feto a medida este que crece, el útero puede que vuelva a su posición normal.

No obstante, recuerda que esta anomalía puede ser originada por otras enfermedades que sí están relacionadas a la disminución de la fertilidad. Asegúrate con un médico de que puedes tratarlas y/o curarlas y posteriormente no tendrás problemas para quedar embarazada.

Las mujeres con útero invertido tienen la misma fertilidad que una que no lo tenga. Hay algunas posiciones que se recomiendan durante el sexo para que el coito no cause molestias y para que el cuello uterino pueda estar mas abierto para recibir a los espermatozoides.

Genitales femeninos: Vulva y vagina

Es muy común que las mujeres tengan dudas relacionadas a sus propios órganos reproductores y piensan que la vagina es lo mismo que la vulva. No te preocupes, en este artículo conocerás mejor tus genitales femeninos externos e internos, sus funciones y por qué son diferentes a pesar de estar en la misma zona del cuerpo.

¿Por qué es importante conocer los genitales femeninos?

Es importante porque nos permite delimitar las partes de nuestro cuerpo y determinar si algo anda mal con nuestra zona íntima, que en muchas ocasiones, es un área desconocida y poco explorada por nosotras mismas.

Los genitales femeninos

Los genitales femeninos se dividen en genitales externos y genitales internos.

Genitales externos

Son los que están en contacto con el ambiente exterior. La vulva es parte de ellos.

La vulva está compuesta por:

  • Monte de venus
    • Labios mayores y menores
    • Clítoris
    • Meato uretral
  • Glándulas vulvares:
    • Bartolino
    • Skene o vestibulares

Los genitales internos

Se encuentran dentro del cuerpo, como es el caso de:

  • La Vagina, que comprende:
    • Zona heminial
    • Punto G
  • Útero, acompañado en su parte inferior por el cérvixque se contacta con la vagina.
  • Trompas de Falopio
  • Ovarios

Genitales femeninos externos: La Vulva

Monte de venus

Se encuentra por debajo del ombligo. Es la parte superior o parte frontal de la vulva y se encuentra constituido por vellos denominados vellos púbicos. Contiene grasa (adipocitos) y nos ayuda a proteger los genitales durante las relaciones sexuales.

Los labios mayores

Es un repliegue de piel que se encuentra en la parte de afuera de los genitales, previa a la entrada de la vagina. Está cubierto de vello.

Labios menores

Son los que se encuentran justo en la entrada de la vagina a los lados de los labios mayores. Son delgados, no contienen vello y almacenan las glándulas que se encargan de secretar fluido para la lubricación durante las relaciones sexuales.

Clítoris

Es el órgano sexual eréctil de la mujer. Tiene características anatómicas iguales al pene, que contiene fibras nerviosas altamente sensibles que permiten tener un orgasmo conocido como “orgasmo clitoriano”.  Éste se encuentra ubicado en la parte superior de la vulva y se visualiza en el medio externo con facilidad.

Meato uretral

El meato se encuentra ubicado por debajo del clítoris y justo en la entrada de la vagina, a los lados de los labios menores. Es un orificio que permite la salida de la orina proveniente de la vejiga.

Glándulas vulvares:

  • Bartolino es una glándula pequeña no visible, que se encuentra en la apertura de la vagina, en la parte inferior, a los lados de los labios menores. Esta se encarga de la lubricación durante las relaciones sexuales.
  • Skene (conocidas también como glándulas vestibulares menores o parauretrales): esta glándula se encuentra ubicada al lado de la uretra, y a su vez a los lados de los labios menores. Encargada de la secreción de moco para la movilización y nutrición de los espermatozoides durante la fecundación.

Genitales femeninos internos: La Vagina

Forma parte los genitales internos. Es una cavidad hueca con musculatura interna y mucosa, que se delimita:

  • A los lados con las paredes vaginales
  • En el fondo con el cérvix
  • En la parte inferior con la zona heminial, siendo este el límite con los genitales externos.

Además, en su mucosa contiene pliegues que permiten sostener la copa menstrual, también ayudan a expandir su tamaño durante las relaciones sexuales según las medidas del pene, adaptándose a él sin dificultad.

La vagina permite la salida de flujo genital y la expulsión del bebé durante el parto.

Las medidas de la vagina son variables y dependerán de las condiciones de cada mujer, tales como como su edad, si ha tenido o no partos, entre otras. Naturalmente la vagina va de los 8 cm a los 12 cm de profundidad. Conocer tu vagina te ayudará a tener una medición exacta de ella.

La Vagina está compuesta por:

Zona Heminial

El himen es una membrana delgada que se encuentra justo en la entrada de la vagina. Cada himen en cada mujer es diferente. Esta es la membrana que se rompe al realizar por primera vez relaciones sexuales con penetración.

Punto G

El punto G (sitio de mayor placer sexual) se encuentra en la parte superior de la vagina entre los 3 y 5 cm de su inicio en un punto delgado que permite, durante las relaciones sexuales, alcanzar el orgasmo. Sin embargo, solamente el 30% de las mujeres han llegado a un orgasmo vaginal.

Cérvix o cuello uterino

Es la parte inferior del útero ubicado en el fondo de la vagina. Tiene forma de cilindro y une el cuerpo uterino con la vagina. Posee un orificio que permite la entrada de espermatozoides para la fecundación y dar a lugar la formación del embarazo.

Tras su dilatación, hace posible la salida del bebé para pasar por la vagina durante el parto y además, permite la salida de la sangre que proviene del útero durante la menstruación.

El cuello uterino, es la razón por lo que tu copa no se perderá en la vagina ni se irá hacia el abdomen. Este se puede auto-explorar con el dedo para precisar qué tipo de copa menstrual es la ideal y si tu cuello es alto o bajo.

Aquí te damos algunas técnicas para localizar tu cérvix. 

El cuello uterino se puede sentir redondo y como si se tocara la punta de la nariz.

Barrera natural de defensa de la vagina y la vulva

Los genitales son una de las zonas del cuerpo humano más inteligentes en su función, capaz de defendernos de gérmenes externos.

Es por ello que la vulva y la vagina tienen barreras de defensa naturales como el vello púbico y la secreción de moco, que permiten mantener estables los gérmenes propios que nos defienden.

Los hongos naturales (Cándida y Lactobacillus) regulan el pH, haciéndolo ácido para que ningún germen extraño llegue al útero.

Enfermedades más comunes en genitales femeninos

Existen diversas enfermedades que afectan a la vulva y a la vagina, por lo que es necesario conocer tus genitales para determinar si hay algo anormal. Mencionaremos las enfermedades más comunes:

Vulva

Dentro de ella podemos conseguir:

  • Forunculitis: que es infección de los folículos pilosos del vello genital.
  • Bartolinitis: es una inflamación de la glándula que en algunas oportunidades puede migrar gérmenes y producir infección.
  • Infecciones de transmisión sexual la más común verrugas genitales por el virus del papiloma humano (VPH)

Vagina

  • Infección genital: puede ocurrir por gérmenes externos o por la flora natural de la vagina al existir un desbalance y descontrol del pH, lo que ocasiona un flujo de diferentes características.
  • Dolor a la penetración vaginal: esto es conocido como enfermedad, ya que no permite tener una relación sexual sana y es causada en muchas oportunidades por infecciones vaginales mal tratadas, focos de endometriosis (células del útero en vagina), etc.
  • Prolapso de órganos pélvicos: se denomina así al descenso que puede ocurrir por daño de la musculatura y tendones de la vagina, los cuales permiten el sostén de los órganos que se encuentran dentro de la pelvis (del útero, vejiga, recto).

El vaginismo también es algo que padecen algunas mujeres que, aunque no es una enfermedad en sí misma, afecta la vida sexual al dificultar la penetración.

Siempre es necesario saber y entender tus genitales. Esto te dará, como mujer, la seguridad que necesitas para detectar y/o prevenir enfermedades a futuro.

¿Qué es el cérvix y cómo podemos sentirlo?

El cérvix, que es también conocido como cuello uterino, forma parte de los órganos genitales internos. Muchas personas han escuchado sobre él, pero suelen tener dudas de qué es y como sentir el cérvix.

Aquí podremos resolver algunas dudas en torno a:

  • Qué es el cérvix
  • Cómo está formado 
  • Para qué sirve
  • Cómo se siente el tocar el cérvix
  • Cómo cuidar la salud del cuello uterino
  • Qué enfermedades pueden afectarlo
  • Qué sucede con el cérvix en ciertos períodos de la vida femenina
  • Cómo se pueden prevenir las enfermedades que afectan al cérvix

Ahora, comenzaremos a conocer acerca de tu cérvix y como explorarlo.

Qué es el cérvix

Es la parte inferior del útero, está situado en la vagina y que tiene ciertas características:

  • Posee una abertura en su centro llamado orificio cervical,
  • Tiene forma de cilindro
  • Está formado por tejido fibromuscular y,
  • mide entre 2,5 a 3,5 centímetros

Cómo está formado el cérvix

  • Orificio cervical interno: redondeado en mujeres sin partos o rasgado en mujeres con partos naturales. Después del orificio hay un conducto llamado endocérvix.
  • Endocérvix (dentro del cérvix): contiene glándulas que producen el moco cervical que impide que microorganismos que pudiesen encontrarse en la vagina, lleguen al útero, trompas y ovarios. El endocérvix finaliza en el orificio cervical interno.
  • Orificio cervical interno: es la continuación del endocérvix y comunica al interior del útero.

¿Para qué sirve el cuello uterino?

Muchas chicas pensarán que el cérvix no cumple funciones importantes y resulta que sí. Sus funciones son:

  1. Proteger al útero, trompas de falopio y ovarios de infecciones, gracias a su producción de moco cervical que impide la entrada de bacterias, virus, hongos y parásitos.
  2. Permitir la entrada del espermatozoide para que ocurra la fecundación.
  3. Permite la salida del flujo menstrual que proviene del útero.
  4. Permite la salida del bebé durante el trabajo de parto al ampliar a su capacidad máxima de elasticidad a 10 cm.

¿Cómo podemos sentir el cérvix?

El cérvix es parte de los órganos internos que se encuentra en la vagina y, por tanto, no es común que las mujeres toquen su cérvix como puede que toquen otras zonas de su cuerpo.

Desde el uso de la copa menstrual se ha implementado la auto-exploración para conocer el cuerpo y comprobar, además, cómo sentir el cérvix para su colocación. 

El cérvix es de textura redondeada y se siente como si te tocaras la punta de la nariz.

Es importante saber que este puede tener diferentes posiciones:

  • Anterior: ubicado hacia adelante de la vagina. Es poco común.
  • Centrado: se siente en el centro de la vagina, es infrecuente, pero por lo general esta es la posición del cérvix durante el parto.
  • Posterior: ubicado hacia atrás de la vagina. Es común encontrarlo en esta posición.

Relacionado: Útero retroverso o invertido: ¿Puedo usar copa menstrual?

¿Es importante acudir al médico para cuidar la salud del cérvix?

Muchas chicas hacen esta pregunta con frecuencia, ya que existen anuncios que incentivan a la población a nivel mundial a acudir al médico para evaluar la zona íntima, incluyendo el cuello uterino.

La consulta ginecológica en países desarrollados se realiza a partir de los 21 años de edad, con la realización de citología (estudio de las células del cérvix) a través del examen de Papanicolau. Esta prueba se realiza de cada 3 a 5 años, si no existen factores importantes en los que puedan presentar alguna enfermedad del cérvix.

El Papanicolau puede combinarse con la prueba de tipificación (tipo) del virus del papiloma humano (VPH) para obtener mejores resultados. Esta combinación se conoce como conocido como co-test.

La realización del Papanicolau, con o sin la tipificación de VPH, ayuda a saber la salud de tu cérvix en relación a ciertas enfermedades que te mencionaremos a continuación.

 Enfermedades que pueden afectar el cérvix

El cérvix mantiene sus capas y moco protector que son la primera barrera de defensa contra infecciones. Sin embargo, hay mujeres con defensas débiles que tienen gran riesgo de presentar:

  • Virus de papiloma Humano (VPH): es una enfermedad de transmisión sexual y es el primer causante de cáncer de cuello uterino en mujeres en edad reproductiva.
  • Cáncer de cuello uterino

Otras enfermedades

  • Cervicitis (inflamación del cuello)

Las causas son diversas y la primera de ellas es la presencia de un gérmen que se haya adherido a esta zona (virus, hongos, bacterias).

  • Pólipos

Son tumoraciones benignas que crecen en el endocérvix.

  • Cierre o estenosis del orificio del cérvix

Puede ocurrir por diversas causas como presencia de tumores, radioterapia pélvica, etc.

  • Quiste de Naboth

Es un tumor benigno, pequeño, con forma de perla y es ocasionado por el cierre de las glándulas del cuello uterino.

¿Qué sucede con el cérvix en ciertos períodos de la vida femenina?

El cérvix frecuentemente mantiene sus orificios cerrados. Cuando ocurre la menstruación, estos orificios se abren un poco para permitir la salida del flujo menstrual.

Generalmente el cérvix no cambia de posición. Sin embargo, la única condición en la que sí cambia es durante el proceso del parto, ya que el cérvix se coloca completamente central y se abre hasta 10 cm. Esto sucede como consecuencia de la acción de ciertas hormonas que permiten que se ablande y se abra hasta su totalidad máxima, para dejar paso al bebé.

Es un mito que el cérvix se mueve o se pone bajo cuando viene la menstruación o cuando estamos en el orgasmo (mayor punto de placer sexual), debido a que existen ligamentos y músculos que impiden que el cérvix  descienda. La única manera en que esto pueda suceder es que el suelo pélvico esté débil.

 

Como saber que tienes el suelo pélvico débil

suelo pelvico débil

El suelo Pélvico es un grupo de músculos, ligamentos y tejidos que se encuentran en la parte inferior del abdomen. Las funciones del suelo son importantes; ya que permite que los órganos de la pelvis se mantengan en su sitio. Es por esto que muchas mujeres quisieran saber si tienen un suelo pélvico débil, por lo tanto, hablaremos de él y de como saber si está débil.

El suelo pélvico

Podemos definir el suelo pélvico como el grupo de músculos y ligamentos que sostienen a los órganos de la pelvis.

Recordemos que los órganos de la pelvis son vejiga, útero, vagina y recto.

La función del suelo pélvico es mantener los órganos en la pelvis de una manera adecuada, ya que de esto dependerá el buen funcionamiento de ellos, y lo más importante, sin ocasionar síntomas que afecten la calidad de vida.

¿Cómo se puede afectar el suelo pélvico?

Este se puede afectar de diferentes formas, por lo que debemos conocer las causas y los síntomas, en otras palabras, que aprendas a conocer si tu suelo pélvico está débil y busques ayuda con tu médico ginecólogo.

como afecta el suelo pelvico debilLas causas que pueden debilitar tu suelo pélvico son:

  • Embarazos que terminaron en partos vaginales
  • Bebés que pesaron más de 4000 gramos al nacer
  • Edad
  • Enfermedades que producen tos y que duren mucho tiempo
  • Obesidad

Siempre es necesario conocer las causas y las enfermedades que pueden debilitar y afectar tu piso pélvico. Conoce más aquí de tu suelo pélvico y cómo fortalecerlo.

¿Cómo saber si tienes el suelo pélvico débil?

Hay síntomas que te pueden orientar, y es por esto, que si reconoces a alguno de ellos, debes prestar atención y buscar la ayuda necesaria.

  1. Sensación de peso vaginal

Es el primero y más frecuente de los síntomas, puede sentirse siempre o a veces, dependiendo de la actividad que realices.

La explicación es, que si el suelo pélvico está débil, entonces, el peso de los órganos caerá en la vagina, produciendo esa sensación.

  1. Sensación de peso en recto

Es común que también se presente y al hacer alguna actividad cotidiana puedes sentir peso en el recto. Puede ser constante o puede ir y venir.

  1. ¡Hay algo en la vagina!

Esto ocurre cuando el suelo pélvico está tan débil que los órganos pélvicos (Vejiga, útero, recto) comienzan a descender, pudiendo incluso salir por la vagina.

Ese bulto entonces, puede ser: útero, vejiga o recto; siempre cubiertos por vagina, imagínate que es como meter tu mano en una media y darle la vuelta!

Existen diferentes grados de prolapso, dependiendo de que tanto se asome o se salga el órgano que desciende; por ejemplo si se sale por completo, seria entonces, un prolapso grado IV.

  1. Dolor durante la penetración sexual

El dolor durante las relaciones sexuales puede ser más común de lo que imaginamos, el dolor es en la penetración profunda.

Eso se debe a que, al haber el descenso de los órganos de la pelvis por la vagina, el pene toca o roza dicho órgano y esto puede producir dolor o molestia.

Es importante aclarar que, NO siempre, el dolor durante las relaciones sexuales se debe a una debilidad del piso pélvico. También existen otras causas que no se incluyen en el desarrollo de este artículo.

  1. Salida involuntaria de orina (incontinencia urinaria)

sintomas del suelo pelvico debilEs frecuente ver a mujeres que pierden orina de manera involuntaria y además, presentan descenso de los órganos pélvicos, (en este caso vejiga) y la razón es que el piso pélvico está débil.

Puede existir salida de orina en reposo o al realizar cualquier tipo de actividades desde reír, toser o estornudar.

  1. Deseos inminentes de orinar (urgencia miccional)

No es frecuente que se presente la urgencia miccional cuando hay debilidad del suelo pélvico pero, puede acompañar a la incontinencia urinaria.

  1. Sensación constante de orinar (tenesmo vesical)

Al haber debilidad del piso pélvico, la vejiga y la uretra no se encuentran en su lugar y posición normal, como consecuencia esto evita que se vacíe por completo la vejiga al orinar y que quede un remanente (orina que queda en la vejiga) mayor de lo normal.

Esto puede predisponer a tener infecciones urinarias que pueden volverse frecuentes.

Te puede interesar: ¿Ganas constantes de orinar con el uso de la copa menstrual?

  1. Sensación de pesadez y dolor anal

Al igual que pasa con la orina que queda retenida en la vejiga, puede pasar lo mismo con las heces; ya que no hay un vaciado adecuado que entonces, produce acumulación de heces, produciendo peso y dolor anal.

  1. Dolor en la espalda baja (dolor lumbar)

El dolor en la espalda baja o zona lumbar se debe a que, normalmente los músculos del suelo pélvico están fijos en pelvis y abdomen; y cuando hay debilidad y no estar bien fijados, entonces se puede generar molestia lumbar, pesadez y dolor inexplicable.

¡Tengo el suelo pélvico débil! ¿Qué puedo hacer?

Una de las recomendaciones que hacen los expertos en suelo pélvico (médicos ginecólogos y especialistas en uroginecología) es, que debes realizar ejercicios.

Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer el suelo pélvico débil, además, ayudan a mejorar la salida involuntaria de orina.

Existen otros ejercicios que puedes realizar con tu pareja, en el gimnasio o en casa.

 

Prolapso de órganos pélvicos (POP), causas, y tratamientos

prolapso de organos pelvicos tratamientos y síntomas

El Prolapso de órganos pélvicos (POP) es una enfermedad bastante común en mujeres, generalmente en mujeres adultas y en mujeres ancianas. Las causas son diversas y el tratamiento dependerá del grado del prolapso. A continuación, detallaremos cada uno de los puntos importantes que debes conocer como mujer sobre esta condición.

¿Qué es el prolapso de órganos pélvicos (POP)?

El prolapso de órganos pélvicos se define como el descenso de los órganos contenidos en la pelvis (útero, vejiga y recto), teniendo como consecuencia el descenso y salida de las paredes vaginales hacia el exterior.

¿En que edad es más común el prolapso de órganos pélvicos?

Esta condición afecta comúnmente a las mujeres adultas de edad avanzada. La edad estimada es entre los 65 y 80 años, y se cree que se debe al déficit hormonal propio de la edad, producto de la menopausia (ausencia de la regla durante un año no reversible, después de los 55 a 60 años sin retorno).

Esta patología es poco probable que ocurra en mujeres jóvenes que aún pueden tener hijos.

Causas del prolapso de órganos pélvicos (POP)

Existe diferentes factores pueden ocasionar el prolapso de órganos pélvicos, entre las que podemos encontrar:

Obstétricos

  • Partos naturales.
  • Partos de bebés de más de 4 kilos (macrosómicos).
  • Colocación de instrumentos para la sacar el bebé durante el parto (fórceps o ventosas).
  • Desgarros vulvares o vaginales durante el parto (ruptura incidental durante el parto).
  • Realización de incisiones en vulva durante el parto (episiotomía).
  • Debilidad en el suelo pélvico, lo cual, dependiendo del grado, puedes mejorar realizando ciertos ejercicios.

Otras causas

  • Baja cantidad de estrógenos por cercanía de la menopausia.
  • Enfermedades pulmonares crónicas que tengan tos severa y constante.
  • Obesidad.
  • Pacientes que hayan sido sometidas a intervenciones quirúrgicas como histerectomía (extracción del útero).
  • Pacientes con antecedentes de cáncer de cérvix, ovarios, útero, vagina, vulva; que hayan sido sometidas a radioterapia como tratamiento para esas enfermedades.
  • Enfermedades de la keratina de la piel.

Aunque parezca poco relevante también puede aparecer el prolapso de los órganos pélvicos por:

  • Pujo excesivo al evacuar por estreñimiento crónico
  • Levantar peso por alguna labor continua

Todos estos factores aumentan notablemente la probabilidad de padecer, en algún momento de la vida, algún prolapso de órganos pélvicos.

Clasificación de prolapsos de órganos pélvicos (POP)

tipos de prolapsos pelvicosPor muchos años, la clasificación utilizada para el prolapso de órganos pélvicos, era distinta a la utilizada actualmente. Antes se conocía con el nombre de cistocele (descenso de la vejiga), rectocele (descenso del recto). Hoy en día, la Sociedad Internacional de Continencia (ICS), modificó la clasificación debido a que existía cierta confusión entre los médicos, entonces fue cambiada para evitar confusiones y poder implementar, de esa forma, el tratamiento más ideal para la paciente.

Esta Sociedad la clasificó por grados o estadios, que van desde del I (en número romanos) hasta el IV.

El estadio del menor (I) al mayor (IV) aumentará según el grado de afectación.

El estadio IV indica prolapso total del útero, recto o vejiga, que afectan también a las paredes vaginales y al recto.

Se deja de llamar entonces cistocele o  rectocele, optando el nombre de POP + estadio en números romanos según los grados + letra de la zona vaginal afectada.

Síntomas de prolapso de órganos pélvicos (POP)

Existen síntomas que aparecen cuando ocurre el prolapso y que pueden ser más severos dependiendo del grado o estadio que esté presente.

Por esta razón, es importante conocer tu suelo pélvico, saber si está débil y cuando puede presentar el prolapso de órganos pélvicos.

Tratamiento

En cuanto el tratamiento, todo dependerá de la edad, estilo de vida, tipo y estadio del prolapso, etc.

El tratamiento quirúrgico ha sido el más implementado en los últimos años en distintos países. El objetivo de la cirugía es corregir el prolapso sin causar daños mayores. Sin embargo, existen condiciones por las que la  paciente no puede ser sometida de ninguna forma a la anestesia, por ejemplo, padecer de enfermedades crónicas.

En vista de esto, se implementan técnicas médicas para mejorar la calidad de vida en mujeres que padecen de prolapso de órganos pélvicos, dentro de estas podemos mencionar:

Observación y vigilancia de la paciente:

Muchos médicos dejan en observación cada cierto tiempo para vigilar el descenso del prolapso, y esto se mantiene siempre y cuando continúe sin síntomas que afecten la calidad de vida.

  • Rehabilitación del suelo pélvico con los ejercicios existentes que ayudarán a mejorar y a fortalecerlo contra la debilidad que existente.
  • Colocación de pesarios vaginales: este es un instrumento de material sintético que se inserta en la vagina para subir el prolapso uterino. Son de bajo costo y no tienen riesgo de complicaciones.

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico consiste en reparar los músculos y tendones lesionados que conforman el suelo pélvico.

Cuando las pacientes no tienen deseo de embarazo, se le plantea la opción de la realización de la histerectomía (extracción del útero quirúrgicamente) con reparación de los ligamentos y músculos que están afectados.

Qué es el suelo pélvico, cómo funciona y cómo fortalecerlo

Un suelo pélvico débil puede ocasionar muchas enfermedades que afectan la calidad de vida de la mujer, y a pesar de ser una zona desconocida para muchas, es importante conocerla, saber por qué se debilita y qué ejercicios podemos hacer para fortalecer el suelo pélvico.

 ¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico no es más que un conjunto de músculos, tendones y fibras que se encuentran en toda la pared vaginal y que la sostienen normalmente. Permite también que se sujeten los órganos que se encuentran en la pelvis femenina como útero, vejiga y recto, sin que estos desciendan por el canal vaginal, lo cual se conoce como prolapso o descenso de órganos pélvicos.

Causas: ¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

El suelo pélvico se debilita por diversos factores, entre los que podemos encontrar:

Factores relacionados con el embarazo:

  • Partos naturales con episiotomía (corte hecho por el médico en el momento de la salida del bebé para facilitarla).
  • Partos naturales con desgarros (ruptura inesperada e incidental de la vagina tras la salida del bebé durante el parto vaginal).
  • Colocación de fórceps (instrumentos de metal para la extracción del bebé).
  • Colocación de ventosas (instrumentos de plástico que sujetan por succión la cabeza del bebé y ayudan a sacarlo de la vagina).
  • Partos prolongados (cuando el bebé pasa mucho tiempo en la vagina antes de salir por completo)
  • Bebés grandes de más de 4 kilos (fetos macrosómicos)

Factores relacionados con actividades cotidianas:

  • Dificultad para evacuar teniendo heces duras (estreñimiento)
  • Pujo excesivo por alguna condición o causa
  • Labores cotidianas que generen aumento constante de la presión abdominal (cargar peso, por ejemplo)
  • Déficit de hormonas (menopausia)

Enfermedades:

  • Obesidad
  • Histerectomía (extracción del útero a través de una cirugía)
  • Radiaciones en la pelvis por cáncer (útero, ovarios, cuello uterino, vagina)
  • Que padezca de enfermedades pulmonares produciendo tos excesiva (esto aumenta la presión abdominal).

Algunos trastornos producidos por un suelo pélvico débil

Son diversos los trastornos generados por la debilitad de los músculos del suelo pélvico que hacen que presentes diferentes síntomas.

Lo más común es tener la sensación de peso vaginal acompañado de lo siguiente:

  1. Disfunción sexual

En muchas oportunidades, muchas mujeres mencionan que no tienen el mismo placer sexual con la penetración vaginal (de igual forma lo menciona su pareja) y esto se debe a que sienten más flacidez vaginal y no tiene mucho roce del pene con la vagina.

  1. Salida de masa a través de la vagina (Prolapso o descenso de órganos pélvicos)

Existen diversos grados según el nivel de descenso o de prolapso, cada uno de los cuales tendrá una consideración médica diferente. En nuestro blog tenemos un artículo dedicado a esta afección, en el que puedes obtener mucha más información de tratamientos sugeridos.

  1. Incontinencia urinaria

Es el escape involuntario de la orina, generalmente por fallo del esfínter o controlador vesical. Es muy común en mujeres que se encuentran próximas a la menopausia o que ya son menopáusicas (sin reglas por más de 1 año), debido a diversos factores como la debilidad de las paredes vaginales que puede ser causado por deficiencia de estrógenos, propios de la edad.

  1. Incontinencia fecal

Al igual que la incontinencia urinaria, lo mismo puede ocurrir con la incontinencia fecal, que es la salida de heces de manera involuntaria.

¿Cómo fortalecer el suelo pélvico?

fortalecer el suelo pélvico Fortalecer el suelo pélvico va a depender del grado de debilidad que padezcan los músculos de la vagina, es decir, depende del nivel de la salida de los órganos pélvicos (prolapso que se presente) y cómo fue afectada esa pared vaginal para que se produjera la debilidad en esta zona.

Existen técnicas quirúrgicas que ayudan a elevar las paredes vaginales y son utilizadas cuando el descenso de estas afectan la calidad de vida de la paciente, ya sea por prolapso de grado avanzado o que exista incontinencia urinaria o anal.

Estas técnicas pueden realizarse a través de cirugía vaginal o abdominal, que permiten reforzar los músculos y tendones afectados.

Otra manera de fortalecer el suelo pélvico sin cirugía (si existe un grado menor de prolapso), son los ejercicios.

Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

Si la debilidad del suelo pélvico no es extrema, pueden realizarse ejercicios que ayuden a fortalecer el suelo pélvico débil.

Existen muchos ejercicios que ayudan a fortalecerlo y que puedes realizar de manera individual, con tu pareja o con el entrenador de tu gimnasio.

Ejercicios de Kegel:

Son ejercicios recomendados por médicos especialistas en la ginecología o uroginecología, para mejorar y dar  fuerza al suelo pélvico. ¿Cómo se realiza? La idea es apretar los músculos de la vagina en cualquier momento del día: sea sentada, en el tren, lavando los platos, tomando el té o en cualquier otra actividad que realices.

Se comienza con 50 repeticiones rápidas y 50 repeticiones lentas, hasta hacer un total de 100 repeticiones. La idea es realizar 3 ciclos que completen 300 repeticiones al día.

Uso de bolas Chinas:

El uso de estas bolas, que son conocidas como un juguete sexual, ayudan a tonificar la vagina, y la idea es combinarlas con el ejercicio de Kegel.

Debes introducir el juguete sexual y por cada bola que extraigas debes realizar el ejercicio de Kegel durante 15 minutos, 1 vez al día; esto dará fuerza muscular y tonificará tu suelo pélvico débil.

Puede producir placer sexual y es el que puedes realizar sola o acompañada.

Tijeras verticales

Es un ejercicio que puedes realizar tranquilamente en tu hogar acostada boca arriba, y consiste en realizar un balanceo de tus piernas de arriba a abajo verticalmente. Se recomienda realizar 50 repeticiones de 4 ciclos, para un total de 200, por lo menos 2 veces al día.

Cuclillas o sentadillas

Debes separar tus piernas de manera que queden a nivel de los hombros y flexionarlas, balancearte hacia arriba y abajo con tus brazos extendidos hacia delante. Se recomienda 50 repeticiones por 4 ciclos, al menos 3 veces por día.

Elevación de las caderas:

Estando acostada boca arriba con las piernas flexionadas y los brazos extendidos hacia los lados, debes elevar las caderas sin apoyarlas en el piso y subir y bajar consecutivamente hasta hacer 50 repeticiones en 4 ciclos, por lo menos 2 veces al día.

Enfócate que este ejercicio se concentre en los músculos vaginales y no en el abdomen o glúteos.

Longitud vaginal y el modelo de copa menstrual mas adecuado para ti

Durante nuestra vida normalmente no solemos pararnos a pensar sobre un dato tan ”trivial” como cuánto mide la vagina, ya que no nos parece importante. En cambio los hombres le suelen dar tanta importancia a la medida de su pene que pueden llegar a tener hasta problemas de autoestima debido a ello, incluso pensando tomar medidas drásticas para aumentar su longitud. Pero entonces volviendo a nosotras, ¿te has preguntado cuánto mide tu vagina o cómo puedes hacer para saberlo? y te preguntarás, ¿para qué puedo necesitar conocer ese dato?

La medida vaginal es un dato muy valioso para ayudarte a elegir entre los distintos modelos y tallas de copa menstrual, ya que hará más sencillo que aciertes en tu elección, evitándote así problemas como fugas, que se pueda salir o subir la copa, que te moleste o duela, que se mueva o gire, etc. Por ello, en primer lugar, hablemos de:

Longitud vaginal según perfil de la mujer

En el año 2003, unos médicos ginecólogos hicieron un estudio en el Hospital Arnau de Vilanova ubicado en Valencia, España (para ver el estudio completo haz click aquí), en el que le midieron la vagina a más de 900 mujeres que fueron a la consulta, y vieron qué factores podían hacer que su medida vaginal fuera diferente.

Entre las conclusiones del estudio, descubrieron que las vaginas normalmente medían entre un rango comprendido entre 9 a 12,5 cm, y que estas medidas pueden variar por diversas razones, tales como:

  • Estatura
  • Mujeres vírgenes
  • Mujeres con actividad sexual ya iniciada pero sin partos vaginales
  • Haber tenido partos vaginales (con suelo pélvico débil)
  • Presencia de prolapso genital (descenso o salida de los genitales internos a través de la vagina)
  • Antecedente de histerectomía (intervención con extracción del útero o matriz)

¿De que nos sirve saber esto? ¡Nos sirve de mucho! Como ya te avanzamos al principio, al saber cuanto mide tu vagina vas a poder escoger la copa menstrual idónea para ti y tus características específicas, sin necesidad de explorarte.

Longitud de la vagina según tu estatura

No existe mucha diferencia entre diferentes estaturas, no llegan a haber una diferencia de mas de 1 cm entre las mujeres estudiadas entre 1.30 y 1.80 cm

Longitud vaginal en mujeres con obesidad

A mayor obesidad, aumenta la Longitud Vaginal.

Mujeres vírgenes: 7 y 9 cm de longitud en su vagina

Las medidas de la vagina en las mujeres vírgenes, en relación al uso de la copa suelen ser menores profundidades, que van de los 7 a los 8 cm; a veces incluso menores a 7 cm, siendo la copa modelo Bell la recomendada en estos casos ya que tiene menor longitud y es fácil de colocar.

Este es el mismo modelo de copa menstrual recomendada a mujeres que tienen Prolapsos de Órganos Pélvicos, debido a que esta condición hace que la longitud vaginal sea menor.

Además el tallo de esta copa se puede cortar sin ningún problema si este ocasiona molestias. El tallo imita el ”hilo” de un tampón para mayor facilidad a la hora de extraerla.

Mujeres que no han dado a luz: 7 y 9 cm de longitud vaginal

En ellas la medida de la vagina es variable, de 7 a 9 cm, y cuando están excitadas de 11 a 12 cm, medida que también dependerá del tamaño del pene, ya que la vagina se adapta a él.

En vista de este amplio rango, pueden usar diversos tipos de copa por ejemplo el modelo Classic o el modelo Tulip

Mujeres que han tenido algún parto vaginales (suelo pélvico débil), la longitud vaginal suele ser mayor de 9 cm.

Las mujeres que han tenido desgarros (ruptura inesperada de la vagina durante la expulsión del bebé durante el parto), tienen vaginas más elásticas por pérdida de la fuerza muscular, por tanto, la medida de su vagina suele ser mayor.

Las copas ideales en ellas son la copa Divine y la copa Soft ya que brindan comodidad y seguridad, al ser más suaves y flexibles.

Hay mitos sexuales, que no tienen validación científica. Las mujeres de boca grande, vagina grande. El tamaño del pene en relación al tamaño de la nariz, de las manos o el de los pies. En los varones altos, gran pene. En realidad, la vagina se adapta y ajusta al tamaño del pene que la penetra.

¿Cómo puedo saber cuánto mide mi vagina?

El autoexamen vaginal es un procedimiento sencillo y no produce daño ni dolor.

¿Cuáles son los instrumentos que puedo utilizar para conocer la longitud de la vagina?

  • Los típicos depresores de lengua que utilizan los médicos (esa pequeña lámina de madera o plástico que suele utilizar el médico para examinarte la garganta y bajar la lengua) que, junto con una regla de medir, puede ser utilizada por tu médico ginecólogo o por ti misma, lubricándola e introduciéndola de manera horizontal hasta el fondo de la vagina. Al extraerla se compara con la regla de medir, sabiendo de esta manera los centímetros que mide tu vagina, este instrumento es seguro y fácil de conseguir.
  • Para mujeres vírgenes se recomienda el uso de un hisopo (bastoncillo de algodón), llevando dicho objeto con cuidado hasta el fondo de la vagina y posteriormente comparándolo con una regla de medir para saber los centímetros.

Si no sabes cuánto mide tu vagina y quieres comenzar a usar la copa menstrual, te recomendamos realizar el auto-examen vaginal ya que son métodos prácticos, confiables y que además no te harán daño alguno; recuerda que sabiendo esto podrás elegir tu copa ideal minimizando el riesgo a que la copa elegida no te funcione bien.

Localiza tu cérvix y elige el modelo de copa menstrual y talla ideal

En muchas ocasiones, localizar el cérvix o cuello uterino mediante autoexamen es difícil para algunas mujeres, ya que a muchas les da temor el pensar que deberán tocarse hasta el fondo de la vagina y esto puede producir algún daño o dolor; es por eso que, en este artículo te indicaremos como puedes localizar tu cérvix, conociendo además la longitud en centímetros de tu vagina, lo que te permitirá elegir la copa menstrual de la talla ideal para ti.

Antes de indicarte cómo localizar tu cérvix, queremos explicar brevemente los genitales femeninos para que conozcas un poco más tu cuerpo y te resulte más sencillo. !Comencemos¡

Los genitales femeninos

Los genitales femeninos se dividen en genitales externos y genitales internos

Los genitales externos son los que están en contacto con el ambiente exterior. Entre ellos encontramos la vulva; compuesta a su vez por los labios mayores, labios menores, clítoris y meato uretral.

Los genitales internos se encuentran por detrás de los labios menores y están constituidos por la vagina, el útero (dividido en cérvix y cuerpo uterino), las trompas y los ovarios; en este artículo nos centraremos en especial en la vagina y el útero, específicamente el cérvix uterino.

VAGINA

Es una cavidad hueca que se delimita a los lados con las paredes vaginales, en el fondo con el cérvix o cuello uterino, en la parte inferior con la zona heminial siendo este el límite con los genitales externos.  Está cubierta por una mucosa, en su parte superior hacia el cérvix es lisa y en su parte media e inferior posee pliegues dando la sensación de rugosidad al introducir tus dedos.

La vagina permite la salida de flujo genital, flujo menstrual y además es el canal de salida del bebé durante el parto.

CÉRVIX O CUELLO UTERINO

Es la parte inferior del útero, tiene forma de cilindro y une el cuerpo uterino con la vagina. Posee un orificio que permite la entrada de espermatozoides para la fecundación y concepción de un embarazo, la salida del bebé desde el útero hacia la vagina durante el parto y permite además la salida de la sangre que proviene del cuerpo uterino (específicamente endometrio).

Cuando utilizas una copa menstrual tienes una magnifica oprtunidad de conocer tu propio cuerpo, reconociéndote a ti misma y eliminando el tabú de tu vida como mujer; una vez que ya te conocemos un poco más a ti misma, la siguiente pregunta es: ¿cómo puedes elegir la copa menstrual que mejor va contigo?

Resaltaremos 2 aspectos importantes:

Cuando elijas tu copa menstrual es necesario un pequeño autoexamen vaginal, para ello necesitas:

  1. Conocer cuánto mide tu vagina: Para ello debes saber las medidas (en centímetros) de tus dedos índice y medio de tu mano dominante (la que más utilizas o más hábil). Lo ideal y más práctico es realizar el autoexamen con el dedo (índice o medio) que tenga más centímetros (el más largo) ya que vas necesitar tocar el fondo de tu vagina. Después de tocar el fondo vaginal, debes marcar en tu mano el sitio en donde se encuentra la entrada de la vagina para así poder saber cuantos centímetros mide. Existen diferentes formas de conocer la medida de tu vagina y esto te ayudará a conocer tu cérvix y elegir la copa menstrual más adecuada para ti.
  2. Conocer las características del cérvix uterino: Como te comentamos, el cérvix uterino tiene forma cilíndrica, está ubicado dentro de la vagina y puede tener diferentes posiciones (hacia adelante, en el centro, hacia atrás, a la derecha o a la izquierda) en cada mujer, siendo la más común la llamada retroversión (cérvix hacia atrás), seguida del cérvix en posición media (justo en el centro de la vagina), hasta la menos común o anteversión (hacia adelante de la vagina).

Sigue estos sencillos pasos para poder localizar tu cérvix:

  1. Sin miedo y con paciencia.
  2. Lava bien tus manos con agua y un jabón neutro.
  3. Si lo ves conveniente, aplica un poco de lubricante a base de agua neutro.
  4. Colócate en una posición que sea fácil y cómoda para ti.
  5. Introduce tu dedo índice o medio (el más largo), llevándolo hacia el fondo de la vagina. Recuerda que la vagina tiene diferentes arrugas, tu misión es llevar el dedo al fondo vaginal.
  6. Una vez en el fondo vaginal, debes de tratar de localizar tu cérvix, este es más fácil de distinguir ya que es más firme (similar como si tocaras la punta de tu nariz). Si no lo encuentras no te desesperes, ¡tranquila! En algunas usuarias puede ser sencillo por ser más delgadas, pero para otras puede ser un poco más difícil. Toma aire y prueba suavemente de nuevo. Sin duda alguna lo hallarás sin problema.
  7. Puedes tener un cérvix bajo, medio o alto. ¿Cómo saberlo? Como indicación aproximada, si has metido el dedo hasta la primera falange y notas tu cérvix, tienes el cuello uterino bajo. Dos falanges indican que tienes el cérvix medio, y si puedes colocar el dedo completo en la vagina y tocarlo significa que tienes el cérvix alto.
  8. Si no logras localizar con exactitud tu cérvix puedes acudir con tu médico de cabecera para que te ayude a precisar los centímetros (cm) que hay entre la entrada de tu vagina y tu cérvix; si mide más de 8 cm, tienes un cérvix alto, si mide 4 cm, tienes un cérvix medio y si mide entre 2-3 cm, tienes un cérvix bajo.

   

¿Cómo elegir el modelo de copa menstrual ideal?

Una vez localizado el cérvix debes tener en cuenta algunos factores adicionales:

  • Si eres virgen.
  • Si has tenido hijos o no por parto natural.
  • Si tienes músculos vaginales fuertes o débiles.
  • Si tienes suelo pélvico débil que produzca un prolapso genital.

En Sileu existen varios tipos de copa menstrual según su flexibilidad, (para saber más pulsa aquí: conocer copas) y sabiendo esto, podrás elegir la copa que mejor vaya contigo.

Si eres de aquellas mujeres que tienen cérvix bajo (2-3 cm entre la entrada de tu vagina y el cérvix), se recomienda cortar, si te molesta, el tallo de la copa

¿Cómo elegir entre las tallas de copa menstrual?

La talla dependerá normalmente de los partos naturales que hayas tenido, y, en menor medida, de tu edad. Si has tenido uno o varios partos naturales, se recomienda que uses la L, en especial si eres mayor de 25-30 años en adelante. Si no has tenido partos naturales, es recomendable utilizar la S, en especial si eres menor de 25 años.