Qué es el suelo pélvico, cómo funciona y cómo fortalecerlo

Un suelo pélvico débil puede ocasionar muchas enfermedades que afectan la calidad de vida de la mujer, y a pesar de ser una zona desconocida para muchas, es importante conocerla, saber por qué se debilita y qué ejercicios podemos hacer para fortalecer el suelo pélvico.

 ¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico no es más que un conjunto de músculos, tendones y fibras que se encuentran en toda la pared vaginal y que la sostienen normalmente. Permite también que se sujeten los órganos que se encuentran en la pelvis femenina como útero, vejiga y recto, sin que estos desciendan por el canal vaginal, lo cual se conoce como prolapso o descenso de órganos pélvicos.

Causas: ¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

El suelo pélvico se debilita por diversos factores, entre los que podemos encontrar:

Factores relacionados con el embarazo:

  • Partos naturales con episiotomía (corte hecho por el médico en el momento de la salida del bebé para facilitarla).
  • Partos naturales con desgarros (ruptura inesperada e incidental de la vagina tras la salida del bebé durante el parto vaginal).
  • Colocación de fórceps (instrumentos de metal para la extracción del bebé).
  • Colocación de ventosas (instrumentos de plástico que sujetan por succión la cabeza del bebé y ayudan a sacarlo de la vagina).
  • Partos prolongados (cuando el bebé pasa mucho tiempo en la vagina antes de salir por completo)
  • Bebés grandes de más de 4 kilos (fetos macrosómicos)

Factores relacionados con actividades cotidianas:

  • Dificultad para evacuar teniendo heces duras (estreñimiento)
  • Pujo excesivo por alguna condición o causa
  • Labores cotidianas que generen aumento constante de la presión abdominal (cargar peso, por ejemplo)
  • Déficit de hormonas (menopausia)

Enfermedades:

  • Obesidad
  • Histerectomía (extracción del útero a través de una cirugía)
  • Radiaciones en la pelvis por cáncer (útero, ovarios, cuello uterino, vagina)
  • Que padezca de enfermedades pulmonares produciendo tos excesiva (esto aumenta la presión abdominal).

Algunos trastornos producidos por un suelo pélvico débil

Son diversos los trastornos generados por la debilitad de los músculos del suelo pélvico que hacen que presentes diferentes síntomas.

Lo más común es tener la sensación de peso vaginal acompañado de lo siguiente:

  1. Disfunción sexual

En muchas oportunidades, muchas mujeres mencionan que no tienen el mismo placer sexual con la penetración vaginal (de igual forma lo menciona su pareja) y esto se debe a que sienten más flacidez vaginal y no tiene mucho roce del pene con la vagina.

  1. Salida de masa a través de la vagina (Prolapso o descenso de órganos pélvicos)

Existen diversos grados según el nivel de descenso o de prolapso, cada uno de los cuales tendrá una consideración médica diferente. En nuestro blog tenemos un artículo dedicado a esta afección, en el que puedes obtener mucha más información de tratamientos sugeridos.

  1. Incontinencia urinaria

Es el escape involuntario de la orina, generalmente por fallo del esfínter o controlador vesical. Es muy común en mujeres que se encuentran próximas a la menopausia o que ya son menopáusicas (sin reglas por más de 1 año), debido a diversos factores como la debilidad de las paredes vaginales que puede ser causado por deficiencia de estrógenos, propios de la edad.

  1. Incontinencia fecal

Al igual que la incontinencia urinaria, lo mismo puede ocurrir con la incontinencia fecal, que es la salida de heces de manera involuntaria.

¿Cómo fortalecer el suelo pélvico?

fortalecer el suelo pélvico Fortalecer el suelo pélvico va a depender del grado de debilidad que padezcan los músculos de la vagina, es decir, depende del nivel de la salida de los órganos pélvicos (prolapso que se presente) y cómo fue afectada esa pared vaginal para que se produjera la debilidad en esta zona.

Existen técnicas quirúrgicas que ayudan a elevar las paredes vaginales y son utilizadas cuando el descenso de estas afectan la calidad de vida de la paciente, ya sea por prolapso de grado avanzado o que exista incontinencia urinaria o anal.

Estas técnicas pueden realizarse a través de cirugía vaginal o abdominal, que permiten reforzar los músculos y tendones afectados.

Otra manera de fortalecer el suelo pélvico sin cirugía (si existe un grado menor de prolapso), son los ejercicios.

Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

Si la debilidad del suelo pélvico no es extrema, pueden realizarse ejercicios que ayuden a fortalecer el suelo pélvico débil.

Existen muchos ejercicios que ayudan a fortalecerlo y que puedes realizar de manera individual, con tu pareja o con el entrenador de tu gimnasio.

Ejercicios de Kegel:

Son ejercicios recomendados por médicos especialistas en la ginecología o uroginecología, para mejorar y dar  fuerza al suelo pélvico. ¿Cómo se realiza? La idea es apretar los músculos de la vagina en cualquier momento del día: sea sentada, en el tren, lavando los platos, tomando el té o en cualquier otra actividad que realices.

Se comienza con 50 repeticiones rápidas y 50 repeticiones lentas, hasta hacer un total de 100 repeticiones. La idea es realizar 3 ciclos que completen 300 repeticiones al día.

Uso de bolas Chinas:

El uso de estas bolas, que son conocidas como un juguete sexual, ayudan a tonificar la vagina, y la idea es combinarlas con el ejercicio de Kegel.

Debes introducir el juguete sexual y por cada bola que extraigas debes realizar el ejercicio de Kegel durante 15 minutos, 1 vez al día; esto dará fuerza muscular y tonificará tu suelo pélvico débil.

Puede producir placer sexual y es el que puedes realizar sola o acompañada.

Tijeras verticales

Es un ejercicio que puedes realizar tranquilamente en tu hogar acostada boca arriba, y consiste en realizar un balanceo de tus piernas de arriba a abajo verticalmente. Se recomienda realizar 50 repeticiones de 4 ciclos, para un total de 200, por lo menos 2 veces al día.

Cuclillas o sentadillas

Debes separar tus piernas de manera que queden a nivel de los hombros y flexionarlas, balancearte hacia arriba y abajo con tus brazos extendidos hacia delante. Se recomienda 50 repeticiones por 4 ciclos, al menos 3 veces por día.

Elevación de las caderas:

Estando acostada boca arriba con las piernas flexionadas y los brazos extendidos hacia los lados, debes elevar las caderas sin apoyarlas en el piso y subir y bajar consecutivamente hasta hacer 50 repeticiones en 4 ciclos, por lo menos 2 veces al día.

Enfócate que este ejercicio se concentre en los músculos vaginales y no en el abdomen o glúteos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.