Análisis de los certificados de calidad de las copas menstruales más vendidas

Cuando se trata de avales y certificados de calidad de un producto que estará en contacto directo con el cuerpo humano, la garantía de que este es seguro debe ser más rigurosa y totalmente comprobable.

Sin embargo, esto no es siempre así.

Es allí donde vemos marcas con certificaciones de un producto al que se le ha otorgado un aval, pero que no manifiesta de manera explícita al usuario de qué trata tal certificado o a cuál elemento en específico del producto va referido.

Al hacer una curiosa revisión de los certificados de calidad, queda incluso al descubierto que muchas veces no se despejan las dudas sobre la calidad y salubridad de un artículo.

En el caso de las copas menstruales, al saber que es un producto de uso delicado para la zona íntima de la mujer, debemos estar seguros de que las distintas marcas nos ofrecen solo lo mejor.

En tal caso, ¿Cómo podríamos reconocer cuales son los certificados de calidad que nos garantizan que son saludables?

Análisis de Marcas de Copas Menstruales vs. Certificado de Calidad:

El equipo de Sileu realizó una investigación del mercado de las 20 copas menstruales más vendidas en Europa y América.

Nuestra búsqueda se centró en conocer los certificados de calidad que estas empresas reflejan en sus páginas web, de qué trataban dichos avales y cuántas marcas tienen la certificación de biocompatibilidad necesaria para garantizar que son inocuas para el cuerpo.

Son muchos los certificados que, al tener sellos y números que podamos desconocer, engañan al consumidor y, aunque no dejan de ser certificados válidos para una empresa, no son avales dirigidos a pruebas de salud del producto como tal.

Los resultados fueron sorprendentes:

  • De 20 de las marcas de copas menstruales estudiadas, un 60% del total, cumplen con certificación de estándares de calidad ISO 10993, USP o FDA.

Estos estándares son los únicos que realizan estudios para comprobar la biocompatibilidad de un producto, es decir, que este sea inofensivo y no produzca alergias y otras reacciones en tejido vivo.

Desde el 2016, la FDA utiliza el ISO 10993 para comprobar que los materiales son biocompatibles.

  • Del otro restante, un 25% no refleja ningún tipo de certificado de calidad, a pesar de que afirman que poseen copas hechas de silicona de grado médico.
  • El 15% de las marcas estudiadas poseen otros certificados que no están relacionados a comprobar que un artículo es seguro para el cuerpo como: ISO 9001, que es un certificado de gestión de una empresa; ISO 13485, que trata sobre la calidad de empresas que venden artículos médicos; y de 2002/72/CE, el cual solo tiene que ver con seguridad en alimentos.

Es decir, si bien certifican que estas empresas tienen procesos de manufactura y gestión que son de calidad, estos últimos avales no están destinados a comprobar la seguridad y salubridad del uso de las copas menstruales que comercializan.

¿Por qué colocan certificados de calidad de copas menstruales que no son de salubridad?

Hablemos de Marketing: Estos sellos de calidad generan confianza en los consumidores de todo tipo, y la confianza, genera compra.

Obtener una certificación de calidad de un artículo medicinal, de higiene o de suplementos alimenticios muchas veces es obligatorio en algunos países (aunque las pruebas de biocompatibilidad no sean categóricas para su aprobación).

Sin embargo, para obtener el mejor certificado de calidad, las marcas deben invertir en pruebas biológicas, químicas y de ingeniería que muchas veces no pueden costear, papeleo riguroso que deben hacer que no es tan fácil de lograr, o incluso a veces, solo no se les ha aprobado dicho aval.

No obstante, esto genera que las empresas cada vez más necesiten optimizar sus productos para obtener dichos certificados de calidad, lo que es conveniente para las mujeres a nivel mundial que deciden comprar copas menstruales.

¿Qué debemos hacer para asegurarnos de que las copas menstruales son seguras?

En primer lugar, siempre debemos tener presente que el material con el que se fabrican las copas menstruales sea de buena calidad: la silicona de grado médico o de uso quirúrgico es ideal porque no produce alergias, no desprende sustancias tóxicas ni cancerígenas.

En las páginas web de los fabricantes de copas menstruales podrás buscar información acerca de su política de seguridad y certificación de calidad.

Usualmente esta información se encuentra en la página principal, en alguna de las pestañas de información de la empresa o productos, o en las Preguntas Frecuentes (FAQ’s).

Allí podrás verificar cuál es el registro o sello de calidad bajo el cual revisan sus productos y estar más segura a la hora de comprar una copa menstrual.

En Sileu, nuestra intención es generar consumidoras precavidas y que utilicen esta información como herramienta para garantizar su bienestar.

Relacionado: Las bases cientificas que comprueban que la copa menstrual es segura

Copas menstruales de Silicona de grado médico vs. Látex y TPE

Cuando buscamos cuál copa menstrual comprar, solemos ver que de marca en marca los materiales con los que la fabrican varían y vemos que nombran la silicona de grado médico, el TPE o el látex.

Elegir la copa ideal es vital para cuidar de la salud de nuestra zona íntima, y parte de elegir correctamente es saber de qué están hechos los productos que vamos a comprar y si estos son seguros para nuestro cuerpo.

Es importante no solo conocer el material del que están fabricadas nuestras compañeras de menstruación, sino sopesar las ventajas que tiene un producto frente a otro para obtener el mayor de los beneficios.

Por tal motivo, queremos asesorarte para que conozcas cada uno de estos materiales de fabricación y elijas la mejor copa menstrual.

Silicona de grado Médico ¿Cuáles son sus ventajas?

La silicona de grado médico es un polímero de alta calidad hecho principalmente de una fusión entre silicio, oxígeno y otros elementos químicos. Es un material utilizado en muchos artículos médicos y quirúrgicos, 100% hipoalergénico y testeado por los mejores estándares de calidad en cuanto a biocompatibilidad.

Tiene larga duración: puede durar hasta 10 años debido a que su resistencia es alta. No se deforma ni se estira al colocarla en calor.

No desprende ftalatos, que son compuestos químicos que le agregan a objetos de plástico para que tengan mayor elasticidad.

Además, aunque es firme, tiene un tacto mas aterciopelado que las de otros materiales como látex o TPE. La silicona médica es utilizada comúnmente en catéteres, marcapasos cardiacos y otros implementos médicos.

La silicona de grado médico, en comparación con el TPE, es un poco más costosa para su elaboración debido a que debe pasar por procesos de curación del material.

Lo que sabemos es que, aunque la mayor parte de las marcas ofrecen copas menstruales hechas de silicona de grado quirúrgico, hay marcas que también ofrecen copas menstruales de silicona de “grado alimenticio”, el cual no es recomendable para su uso en contacto con el cuerpo.

Copas menstruales de TPE (Elastómero Termoplástico) 

Otro polímero utilizado para fabricar copas menstruales es el TPE, también conocido como plástico quirúrgico. Este es un material parecido al caucho, que como lo implica su característica termoplástica, es sensible a altas temperaturas.

Esta cualidad le da la posibilidad de ser reciclable, ya que una vez que se deje de usar, se pueden fabricar otros artículos con el TPE de tu copa menstrual.

De igual manera, el TPE no produce alergias ni irritaciones y debe pasar por pruebas de seguridad para la salud. Es utilizado en tetinas para biberones y productos como catéteres médicos.

A diferencia de la silicona médica, es mucho más fácil de manipular para su fabricación, lo que lo hace más económico para los fabricantes de copas menstruales. Es muy elástica, fácil de añadir color y de moldear, ya que puede ser elaborada a través del método de inyección.

Aunque puede ser esterilizada con facilidad con ciertos productos, no se puede someter a altas temperaturas por tiempos prolongados o ser expuesto al sol, debido a que puede cambiar su forma o derretirse.

Esto hace que sea más difícil de limpiar que las copas hechas de silicona de grado médico. Además, es mas susceptible a conservar manchas.

Una copa menstrual de TPE puede durar entre 3 y 5 años.

Copas menstruales de Látex

El látex es un producto natural extraído de la savia de la corteza distintos tipos de vegetales, aunque el mas predominante es la del árbol de caucho. Muchas personas suelen confundirlo con materiales como el plástico, pero el látex es un polímero completamente natural.

Es elástico y resistente, utilizado desde la industria textil hasta en implementos médicos como guantes quirúrgicos o en preservativos.

Es higiénico, no permite la proliferación de bacterias y es de tacto muy suave, por lo que muchas empresas fabricantes de copas menstruales eligen usarlo.

¿Usar copas menstruales de látex puede causarme alergias?

A pesar de su uso muy diverso en materiales médicos, la savia con la que se produce el látex contiene una proteína que sí puede producir alergias, irritación y otras reacciones desfavorables.

Si notas picazón en la piel, urticaria o irritación después de haber usado algún producto hecho de látex, como es el caso de los preservativos, es muy probable que seas alérgica y que no debas estar en contacto con productos de este material.

De hecho, ser alérgico al látex podría ocasionar síntomas más intensos, desde dificultades para respirar hasta shocks anafilácticos.

Por este motivo, antes de comprar una copa menstrual hecha de látex, cerciórate de que no eres alérgica a sus componentes.

Silicona de Grado Médico vs. TPE y Látex: ¿Quién gana?

Entonces, entre silicona médica, TPE y látex, ¿cuál es el mejor material en el uso de copas menstruales?

Como vimos, tanto la silicona de grado médico como el TPE, son materiales hipoalergénicos que no ocasionan ningún tipo de daño a nuestro organismo. Son seguros y muchas de las marcas mas conocidas en el mercado fabrican sus copas menstruales de estos dos materiales.

Sin embargo, podemos concluir que la silicona de grado médico es mas ventajosa que el resto de sus competidores.

A pesar de que pueda ser más costosa para su inversión inicial, la silicona de grado médico trae beneficios que inclinan la balanza a su favor.

Es más duradera ya que puedes conservarla hasta por 10 años, mantendrá siempre su forma y textura, no te generará alergias ni otras afecciones y la puedes hervir fácilmente para limpiarla.

En Sileu Cup siempre estamos disponibles para responder cualquier duda que pudieras tener, así que anímate y escríbenos.

La copa menstrual es segura según estudios de la revista médica The Lancet Global Health, así que anímate a probarla.

Te puede interesar: Análisis de certificados de calidad de las marcas de copas menstruales más vendidas.

ISO 10993, USP y FDA Estándares de calidad y Biocompatibilidad de las copas menstruales

Los estándares de calidad se crearon para certificar que las empresas cumplen con los requisitos mínimos para ofrecer la mejor calidad en sus productos o servicios.

De esta manera, los usuarios pueden saber que lo que se ofrece ha pasado por cierta cantidad de revisiones de seguridad que lo hacen más confiable. Esto además permite a las empresas mayor entrada a la competencia del mercado global.

Cuando se trata de productos o servicios relacionados al ámbito de higiene y salud, estos estándares deben comprobar que tales productos no sean perjudiciales para el consumo humano.

Parte de los requisitos para que un producto de este ámbito pueda tener una marca de calidad, es comprobar que sea biocompatible.

Los estándares que califican la biocompatibilidad son el ISO 10993 y el USP.

Aunque existen otros patrones o calificaciones de calidad, son solo estos los que certifican que un producto es biocompatible y completamente saludable para el cuerpo humano.

Biocompatibilidad: ¿Qué significa?

Primero, debemos poner en contexto definiendo cuándo un producto es biocompatible.

La biocompatibilidad es la cualidad que tiene un material para estar en contacto con tejidos vivos sin que estos generen rechazo, alergias o irritación en contacto con el cuerpo.

Para comprobar que un artículo es biocompatible, deben realizarse un grupo de pruebas exhaustivas que descarten que el producto desprendan sustancias nocivas o dañinas para el cuerpo.

Test de Biocompatibilidad ISO 10993 ¿Qué es y para qué sirve?

La Organización Internacional para la Estandarización (ISO, por sus siglas en inglés), es una organización creada para establecer criterios de calidad de productos y servicios a nivel global.

Esta organización, a su vez, está compuesta por sub-organizaciones de estandarización nacional, dando normativa en torno a distintos sectores como los de manufactura, comercio y gestión.

En especial, el ISO 10993 es un estándar que evalúa la biocompatibilidad de dispositivos médicos.

El ISO 10993 realiza pruebas con distintos tipos de materiales médicos de acuerdo a la función a la que estos están destinados, al lugar del cuerpo donde estará ubicado y al modo de aplicación del mismo.

Un grupo de especialistas en biología, química, veterinaria e ingeniería, se encargan de experimentar con los dispositivos médicos, exponiéndolos a ciertas condiciones por un lapso de tiempo determinado, que, al generar una mínima o nula reacción, se comprueba que el material es biocompatible.

El ISO 10993 además está compuesto por subdivisiones que se encargan de evaluar cada uno de los aspectos de los biomateriales en torno a su toxicidad, capacidad mutagénica, cancerígena o de degradación.

Estos están en constante evolución de estudio para afinar aún mas la rigurosidad y la calidad de los productos y servicios.

Este estándar de calidad (ISO 10993) es uno de los únicos sistemas para garantizar la biocompatibilidad médica en artículos relacionados a la higiene o a la salud, como lo son las copas menstruales.

Lista de estándar de calidad ISO 10993

Hasta ahora, el ISO 10993 está compuesto una lista de estándares encargados de aspectos técnicos específicos en la Evaluación Biológica de Implementos Médicos:

  • ISO 10993-1:2018: Parte I: se evalúan los riesgos en el proceso de manejo de dispositivos médicos.
  • ISO 10993-2:2006: Parte II: sobre los requerimientos del bienestar animal.
  • ISO 10993-3:2014: Parte III:  Pruebas de genotoxicidad, carcenogenisidad y toxicidad reproductiva.
  • ISO 10993-4:2017: Parte IV:  Selección de pruebas para la interacción con la sangre.
  • ISO 10993-5:2009: Parte V: Pruebas de citotoxicidad in vitro.
  • ISO 10993-6:2016: Parte VI: Tests for local effects after implantation
  • ISO 10993-7:2008: Parte VII: Residuos de esterilización por óxido de etileno.
  • ISO 10993-8:2001: Parte VIII: Selección de materiales de referencia.
  • ISO 10993-9:2010: Parte IX: Marco para la identificación y cuantificación de los productos de degradación potencial.
  • ISO 10993-10:2013: Parte X: Pruebas de irritación y sensibilidad en la piel.
  • ISO 10993-11:2018: Parte XI: Pruebas de toxicidad sistémica.
  • ISO 10993-12:2012: Parte XII: Preparación de muestras y materiales de referencia.
  • ISO 10993-13:2010: Parte XIII: Identificación y cuantificación de la degradación de artículos médicos hechos de polímero.
  • ISO 10993-14:2009: Parte XIV: Identificación y cuantificación de degradación de productos hechos de cerámica.
  • ISO 10993-15:2009: Parte XV: Identificación y cuantificación de degradación de productos metálicos y sus aleaciones.
  • ISO 10993-16:2018: Parte XVI: Diseño de estudios toxicocinéticos para productos de degradación y lixiviables.
  • ISO 10993-17:2009: Parte XVII: Establecimiento de límites permisibles para las sustancias lixiviables.
  • ISO 10993-18:2009: Parte XVIII: Caracterización química de materiales.
  • ISO/TS 10993-19:2006: Parte XIX: Caracterización físico-química, morfológica y topográfica de los materiales.
  • ISO/TS 10993-20:2006: Parte XX: Principios y métodos para el ensayo inmunotoxicológico de artículos médicos.
  • ISO/TR 10993-22:2017: Parte XXII: Guía para nanomateriales.

Todas estas categorías se encargan de hacer análisis completos de artículos médicos para garantizar la mejor calidad y seguridad.

United States Pharmacopeia (USP)

La USP, o United States Pharmacopeia, es otra organización de estandarización de calidad dedicada a certificar productos medicinales, alimenticios y dietéticos en los Estados Unidos, Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

Esta organización sin fines de lucro marca la normativa oficial para expedir medicinas de prescripción libre, y es además aceptada como garantía de calidad en el ámbito alimenticio y farmacéutico a nivel mundial.

Además, junto a alianzas con otras farmacopeas de otras nacionalidades, realizan un compendio de los estatutos de salubridad para garantizar la seguridad y salud pública.

Provee estándares para la composición de implementos médicos y quirúrgicos; la seguridad del paciente, personal y medio ambiente en medicamentos de uso delicado como quimioterapia; y la elaboración calificada de preparaciones libres de contaminantes.

Una de sus clasificaciones, el USP Clase IV, necesita que los implementos médicos sean hechos con materiales con biocompatibilidad comprobada.

De hecho, en la siguiente tabla podemos visualizar una comparación en las pruebas de biocompatibilidad entre el estándar USP y el ISO 10993:

Prueba   USP 88 ISO 10993
Extracción Radio 4g/20ml, 60 cm2/20ml, 120 cm2/20 ml 0.2g/ml, 3 cm2/ml, 6cm2/ml
Irritación intracutánea Nº de liebres 2 3
Cuando se hace rasurado: En el día del examen 4-18 horas antes de la dosificación
Esquema de Dosificación Exámenes y controles en lados opuestos del animal. Exámenes y controles en el mismo lado del animal.
Toxicidad sistémica aguda Peso corporal Se pesa solo en los primeros y últimos días de estudio Se pesa el cuerpo cada día del estudio.
IV Velocidad de Dosis 0.1 ml/seg 2 ml/seg
Criterio de Fallecimiento/perdida >2 ratones Muertos o tienen signos significativos de toxicidad, o si >3 murieron y >10% de pérdida de peso >2 ratones Muertos o tienen signos significativos de toxicidad, o si >3 murieron y >2 gramos de pérdida de peso.
Implantación Nº de liebres 2 3
Periodo de implantación 120 horas (5 días) Dos semanas de implantación preferido.
Evaluación Puntuación macroscópica general del sitio del implante. Puntuación microscópico y macroscópico usando la fijación del tejido.

Como podemos observar, en la primera prueba realizada no hay diferencias significativas, pero en las siguientes, como en la prueba de toxicidad sistémica, el test ISO 10993 hace seguimiento cada día, mientras que la USP solo al principio y al final del estudio.

En el estudio de la implantación, la prueba ISO hace un seguimiento del estudio de 2 semanas, con respecto a la USP que solo son 5 días.

Además, la evaluación del ISO 10993 es mas exhaustiva, ya que no solo hace observación visual general (como en el caso del USP), sino que realiza el estudio a nivel microscópico.

Esto significa que para comprobar que el producto es biocompatible y que el producto médico es realmente de la mejor calidad, la prueba y certificación ideal es la de ISO 10993.

FDA o Administración de Alimentos y Medicamentos

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), es una agencia gubernamental de los Estados Unidos de América, que se encargada de la regulación de alimentos, medicinas (tanto para humanos como para animales), cosméticos y aparatos médicos, así como demás productos biológicos destinados a consumo.

La FDA regula la expedición de alimentos y medicamentos en los 50 estados de Estados Unidos y dependencias federales.

También es encargada de revisar suplementos de vacunación (humana y veterinaria), suplementos dietéticos y productos biológicos que emiten algún tipo de radiación.

Para comprobar que un alimento o suplemento medicinal es seguro, la FDA realiza pruebas y hace alianzas con estándares internacionales que comprueben la biocompatibilidad para humanos y animales.

En los casos de prueba de implementos que usan silicona médica, como la copa menstrual, se hacen tests con distintos tipos de diluyentes, para comprobar que el objeto no desprenda micropartículas tóxicas, cancerígenas o perjudiciales para el cuerpo.

Otros estándares que no prueban Biocompatibilidad

Algunas empresas que venden productos o servicios relacionados a la salud como las copas menstruales, hacen alarde de tener algunos tipos de certificaciones y garantías que las hacen confiables.

Sin embargo, muchas de estas no corresponden a los estándares de calidad para proteger la salud sino a calidad de gestión de la empresa en sí.

Algunas de estas certificaciones de gestión empresarial que no nos garantizan que el producto es seguro son:

  • ISO 13485: es un estándar de calidad de gestión de empresas que se dedican a fabricar artículos médicos. Este estándar certifica que la empresa sigue una serie de pasos y requisitos en la elaboración del producto, pero no es un certificado de biocompatibilidad del producto como tal.
  • ISO 9001: este estándar está relacionado a la gestión de calidad de una empresa, sin importar el producto o servicio que ofrezca, por lo que no te garantiza que tu copa menstrual sea segura.
  • 2002/72/CE: esta es una normativa de la Comisión de Comunidades Europeas, relativas a los materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con productos alimenticios.
  • BFR: (Bundesinstitut für Risikobewertung por sus siglas en alemán), es una institución alemana encargada de asesorar científicamente acerca de la seguridad de productos alimenticios y protección de sus consumidores.Este último no está relacionado ni a la salud ni a la verificación de biocompatibilidad hacia el cuerpo humano.

RelacionadoAnálisis de los certificados de calidad de las marcas de copas menstruales más vendidas

En conclusión

Todas estas normativas tienen un mismo norte: promover la calidad y seguridad de los productos y servicios que ofrecen las empresas a nivel mundial.

Los productos que nos ofrecen las distintas marcas intentan mostrarnos que tienen la mejor calidad, pero si conocemos como medir o evaluar nosotros esa calidad e interpretar  esas certificaciones que nos indican, podremos determinar si realmente nos garantizan que realmente sus productos son de la calidad que dicen tener.

Los controles de calidad sobre un producto pasan a tener una doble función: mientras más rigurosas sean las empresas en generar artículos y productos de calidad, mayor reconocimiento y confianza generarán en los consumidores; y a su vez, estos últimos podrán acceder cada vez más a productos y servicios con mayores garantías de calidad.

Indudablemente, un consumidor adquiere más fácilmente y con mayor confianza un producto si identifica que ha habido controles y evaluaciones previas y que este es seguro, sobre todo, para su salud.

Conoce nuestras normas y certificados de calidad en Sileu.

Copas Menstruales de Silicona de grado Médico: ¿Qué significa?

Es muy probable que si has leído acerca de las copas menstruales hayas visto el término “silicona médica” y, vamos, al ver la palabra “médica” muchas ya sienten cierta confianza.

Es de este material que están hechas nuestras copas, pero ¿por qué es segura la silicona médica (o silicona de grado médico)? ¿Podría causarme alergias o infecciones?

Siempre queremos saber que todo lo que pongamos dentro de nuestro cuerpo es seguro y no puede causarnos ningún daño.

Silicona: primero definamos qué es.

La silicona es un material que se encuentra dentro del grupo de los polímeros. Su principal componente es el silicio (de allí su nombre).

El silicio es uno de los elementos mas abundantes en el planeta tierra. Al ser sometidos a un proceso químico con otros elementos como oxígeno, carbono e hidrógeno, forman lo que vemos como silicona.

Como podemos constatar, la silicona, en contraste con otros materiales de apariencia similar como el plástico, está hecha de elementos naturales.

Debido a sus cualidades y durabilidad, es un material muy versátil, utilizado en cocina, ordenadores, industria del automóvil, agricultura y muchos más.

¿Qué es la silicona de grado médico?

Para su uso clínico, la silicona debe cumplir con ciertos estándares de calidad y aprobación de organismos encargados de la salud, seguridad, medio ambiente y responsabilidad social.

De esta manera, crean una silicona especial para el uso en el cuerpo humano, conocida como silicona médica o silicona de grado médico.

Con esto se busca garantizar la biocompatibilidad con los tejidos corporales, comprobando que el material no desprenda partículas tóxicas o que pueda generar rechazo del cuerpo.

Las copas Sileu, están fabricadas de silicona de grado medico con certificación ISO 10993, ademas certificadas por Intertek, una compañía que se encarga de certificar y descartar que el material contenga Sustancias Altamente Preocupantes (SVHC por sus siglas en inglés).

Por lo tanto, podemos saber que no encontraremos sustancias cancerígenas, mutagénicas, nocivas para la reproducción o tóxicas que puedan comprometer nuestra salud o el medio ambiente.

¿La silicona médica puede producirme alergias?

La silicona de grado médico no contiene látex, es 100% hipoalergénica y no permite la proliferación y alojamiento de bacterias en ella, debido a que no contiene porosidad.

No contiene ftalatos, que son compuestos químicos que hacen más flexible el plástico, ni agentes blanqueantes.

Están fabricadas como otros productos para uso quirúrgico como implantes o como la tetina de los biberones para bebés.

Se puede encontrar que la silicona médica está presente incluso en dispositivos cardiacos como marcapasos y catéteres, lo que demuestra que es un producto inocuo para la salud.

En comparación con otros productos como las compresas y tampones, la copa menstrual debe esterilizarse en cada uso, lo que la hace más higiénica y saludable.

Las silicona de grado médico de las copas menstruales ha sido testeada y certificada por estándares internacionales de calidad como ISO 10993, USP y FDA. Estos exámenes aseguran que el producto es seguro e inocuo para nuestro uso.

Como sabemos, la salud de tu zona íntima es frágil, por lo que siempre debes estar segura de que los productos de higiene que utilices sean de alta calidad, y no liberen sustancias tóxicas que afecten a tu vagina o a la flora bacteriana natural que habita en ella.


Durabilidad y resistencia de la silicona en copas menstruales

Básicamente, las copas menstruales y todos los productos fabricados con silicona tienen súper poderes:.

  • A diferencia del plástico, que libera toxinas al estar expuesto a altas temperaturas y puede producir efectos secundarios, la silicona de alta calidad no desprende ningún tipo de sustancia.
  • La silicona alimenticia es otra tipo de silicona de alta calidad, que se usa en implementos de cocina y para hornear postres por su alta resistencia al calor y seguridad para los alimentos.
  • El calor o el frío extremo ni las inmuta: puedes hervir tu copa menstrual, meterla en el congelador y siempre conservará su forma y consistencia.
  • Son resistentes a radiación ultravioleta, acidez, nieve, sal y no se descompone en microplásticos, por lo que no debemos temer que vayan a ser un agente contaminante en los océanos.

Aunque es muy resistente, no debes dejar de darle los cuidados necesarios a tu copa menstrual al momento de esterilizarla.

Bases científicas sobre la copa menstrual: opción segura y sin fugas.

La revista médica británica The Lancet lanzó una investigación recientemente que arroja bases científicas sobre la copa menstrual, que comprueban su seguridad frente a otros dispositivos menstruales.

La copa menstrual es un dispositivo que no es nada nuevo: comenzó a usarse en la década de los 30, pero debido a su incómodo diseño, material y prejuicios existente en torno a ella para entonces, no popularizó sino hasta muchos años después.

Son 1.900 millones de mujeres en el mundo que están en edades menstruales y que tienen pocas opciones de artículos que pueden usar durante el periodo menstrual.

The Lance determina que, por muchas razones culturales como ignorancia en torno al tema, prejuicios y religión, son pocos las investigaciones destinadas al proceso menstrual, un proceso natural de la mujer.

De este modo, decidió realizar una investigación profunda acerca de la copa menstrual, centrándose específicamente en su riesgos a fugas, aceptabilidad y seguridad hacia nuestra zona íntima.

Pero, ¿en qué se basó dicho estudio?

Bases científicas y estudios anteriores sobre la copa menstrual

En mayo de 2019, The Lancet Public Health  comenzó una búsqueda de información en distintos portales médicos, informes académicos, la FDA y otras organizaciones que pudieran arrojarle datos específicos sobre el uso de la copa menstrual.

Un criterio de selección de las investigaciones fue que estas tocaran temas de aceptabilidad, seguridad y sobre todo, lo que más inquieta a las mujeres: las fugas usando las copas menstruales.

A pesar de la poca cantidad de estudios de calidad que existe en torno al tema, se obtuvieron datos de 43 investigaciones que contaban con un total de 3.319 participantes, quienes probaron las copas y dieron diagnóstico de su uso.

El 73% de los participantes expresaron su deseo de continuar utilizando la copa menstrual, las cuales, además, no obtuvieron ningún efecto negativo en la flora bacteriana natural de la vagina.

Estos estudios fueron realizados con participantes provenientes de distintos países, con ingreso altos, medianos y bajos, para asegurar inclusión de todo tipo de mujeres que probasen el producto.

Las fugas con la copa menstrual: ¿qué dice The Lancet?

Aunque las empresas fabricantes de copas vaginales realizan pruebas que certifican que (siempre y cuando estén bien colocadas) no existen riesgos de fugas de sangre, son pocas las bases científicas que prueban en efecto la posibilidad de que estas no ocurran.

De tal manera, en 4 estudios que encontraron sobre fugas, comprobaron que en comparación a tampones y compresas, las copas menstruales tuvieron igual o incluso MENOS salida de la sangre menstrual.

Esto significa que con el buen uso de las copas vaginales, las fugas de la menstruación son poco probables.

Al ser un dispositivo que necesita práctica para su uso correcto, la salida de sangre podría ocurrir en una fase inicial.

The Lancet aclara que en algunos casos especiales, como cuando existen condiciones como sangrado menstrual intenso o anomalías de la anatomía femenina, es necesario utilizar una copa menstrual de mayor tamaño para evitar derrames. 

Copas menstruales seguras

Lo que puede interesar a muchas mujeres, es que con dichas bases científicas se determinó que el riesgo de infecciones vaginales con la copa menstrual es menor que con el uso de otros productos, tanto en mujeres europeas, norteamericanas y africanas.

Por otro lado, en 500 mujeres participantes no se observaron efectos adversos en la vagina, cérvix o en el útero.

Se contaron algunos casos de participantes que sufrieron el Síndrome de Shock Tóxico, pero no quedó comprobado que tuviera relación con el uso de las copas menstruales.

Además, como un efecto colateral, el riesgo a contraer Infecciones de Transmisión Sexual en Kenia disminuyó con el uso de copas menstruales debido a que decreció los comportamientos sexuales riesgosos, implementados para obtener dinero para comprar compresas.

Sin embargo, existe la necesidad de incrementar las investigaciones que se hacen en relación a las copas vaginales, no solo en cuanto a la seguridad de su uso y sino a la del medio ambiente también.

The Lancet concluye que las copas menstruales son “una opción segura” para el manejo de la menstruación internacionalmente.

 

Lo que opinan las mujeres acerca de la copa menstrual en el estudio de The Lancet.

En los países de bajos y medianos ingresos, los derrames de menstruación y rozaduras “son una preocupación común”, al usar productos menstruales como compresas desechables, tampones y papel higiénico.

Sin embargo, con la copa vaginal, muchas chicas y mujeres mostraron preocupación en cuanto a si esta les causaría dolor, qué talla de copa usar y si afectaría su virginidad o su salud reproductiva.

Como la copa menstrual es un producto relativamente novedoso, existen muchas inseguridades y prejuicios en torno a su uso, pero así como lo afirman las bases científicas, es una opción segura para su uso.

Actualmente, debido al auge que han tenido, existe mucha información disponible de cómo usar las copas menstruales correctamente y educación de la anatomía femenina que podría solventar tales preocupaciones.

Ventajas económicas y ecológicas de la copa menstrual

El estudio de The Lancet menciona que además existen grandes ventajas económicas en el uso de la copa menstrual, que es un producto de silicona médica reusable que puede durar hasta 10 años.

En primer lugar, los ahorros son mayores al no tener que comprar al menos un paquete de compresas desechables y tampones cada mes, además de los ahorros en lavandería y jabones especiales para desmanchar la ropa interior.

Si cada mujer usa de una a dos compresas diarias en un periodo menstrual promediado en 5 días, durante toda su vida, el impacto ecológico es desmesurado.

No pasa lo mismo con la copa menstrual, que apenas supone una pequeña fracción de los desechos acumulados a lo largo de los años en comparación con otros productos de higiene íntima.

Por esta razón, y soportado en tales bases científicas, la copa vaginal es la opción mas amigable con el medio ambiente.

Para mas información, puedes leer el reporte completo realizado por la revista médica The Lancet Public Health.