Claves sobre el ciclo menstrual y cómo calcular tu ciclo

Desde aproximadamente los 12 años de edad (años más, años menos), comenzamos nuestro ciclo menstrual. La menstruación marca el inicio de años de estar pendientes de cuándo llegará, por qué se retrasó, y el típico ¿me manché?

Es así como comienza nuestra etapa de vida fértil.

Este proceso natural cíclico no sólo involucra a la regla: durante todo el mes, nuestro cuerpo inteligente prepara las condiciones para la fecundación. Al final de cuentas, todo se trata de eso.

Es importante conocer cómo funciona nuestro ciclo menstrual para saber si estamos saludables y lo que a muchas les interesa: planificar o evitar embarazos.

¿Cómo funciona y cuáles son las fases del ciclo menstrual?

El ciclo menstrual es una serie de eventos que suceden cada mes en los órganos reproductivos de la mujer. Se segregan hormonas y se forman estructuras nuevas: todo para hacer de tu cuerpo buen material para la fecundación.

Los días de comienzo y duración de cada una de las fases del ciclo varían de una mujer a otra. Aquí proponemos algunas aproximaciones en periodos menstruales regulares.

  • Del día 1 al 7: El día 1 del ciclo comienza con el primer día de la menstruación. En esta fase se desprende y se expulsa el endometrio que se había preparado para recibir al óvulo fecundado. Esta etapa puede durar entre tres y siete días.
  • Del día 1 al 14: De igual manera, el primer día de la menstruación comienza la fase folicular, que dura hasta el día 14 del ciclo, aproximadamente. En esta fase se comienzan a segregar estrógenos, a formarse folículos en los ovarios donde se encuentran los óvulos y a desarrollarse el endometrio para recibir al óvulo.

Estos son los mejores días para emprender nuevos proyectos, comenzar una rutina de entrenamiento y tomar decisiones. Las hormonas están de tu lado.

  • Alrededor del día 14: en la fase ovulatoria, los folículos de los ovarios se revientan y desprenden el óvulo, que baja por las trompas de Falopio hasta el útero. En esta etapa, el óvulo ya maduro espera para ser fecundado. Esto suele ocurrir a mitad del ciclo menstrual, entre 13 y 16 días antes de la siguiente regla. Si el óvulo no es fecundado a las 24 horas de su descenso, envejece y se vuelve infértil. Algunas mujeres presentan un sangrado ovulatorio o Spotting.
  • Del día 17 hasta el 28: la fase lútea ocurre cuando se forma una estructura sobre los ovarios conocida como cuerpo lúteo, encargado de la producción de progesterona. Esta hormona genera que el endometrio se engrose y haya mas irrigación de sangre para nutrir al embrión. Esto sucede incluso si no existe embarazo. Además, se encarga de crear el moco cervical que impide que puedan pasar nuevos espermatozoides. Esta fase dará paso posteriormente al comienzo de un nuevo ciclo con la menstruación.

¿Cómo calculo mi ciclo menstrual?

Como lo mencionamos anteriormente, el ciclo menstrual varía por las condiciones de cada mujer. Hay criterios básicos que determinan si tu ciclo es normal y por los que puedes guiarte, pero los días en los que se cumplen cada fase, pueden cambiar un poco.

Hay ciertos métodos que puedes llevar a cabo para calcular tu ciclo, bien sea porque quieres quedar embarazada o usar métodos anticonceptivos naturales como el ritmo.

En primer lugar, anota el día que te baje la regla y luego apunta el día del comienzo del siguiente ciclo (la próxima menstruación).

De esta manera y haciéndolo por dos veces consecutivas, tendrás una idea de la duración tu ciclo menstrual.

Cabe destacar, que aunque se diga que el ciclo dura exactos 28 días, puede variar entre los 22 y los 35 días de duración.

Si determinas que tu ciclo dura, por ejemplo, 28 días, el día 14 (es decir la mitad), es el día que deberías estar ovulando.

Sin embargo, no significa que tu único día fértil sea ese: como el espermatozoide tiene la capacidad de vivir dentro del útero hasta más de 72 horas, los días de riesgo de embarazo equivalen desde los tres días antes de tu día de ovulación, hasta un par de días después.

¿Presento síntomas cuando ovulo?

¡Sí! Hay indicios físicos que te pueden indicar que estás ovulando. Cuando tu flujo vaginal es abundante, transparente y pegajoso, parecida a la clara de huevo, estás fértil.

Cuando se pone mas seco, significa que la ovulación ha concluido.

Por otro lado, del día 17 del ciclo hasta aproximadamente el décimo día del siguiente, las probabilidades de lograr un embarazo son escasas.

¿Puedo quedar embarazada durante la regla?

Sí, pero depende. Técnicamente en un ciclo menstrual regular o largo, los días de ovulación son mas lejanos del final de la menstruación. Pero para aquellas mujeres que tienen un ciclo corto, digamos de 22 días, el riesgo de quedar embarazadas, es mayor.

Esto es debido a que, como lo mencionamos, los espermatozoides tienen la capacidad de vivir por días en el útero, y en un ciclo tan corto, la mitad del ciclo (es decir la fase fértil) está mas cercana a los días de tu menstruación.

Quedar embarazada durante estos días es improbable en ciclos normales, pero no es imposible que la fecundación suceda. Siempre debes usar protección.

¿Cómo saber si mi ciclo es normal?

  1. Tu menstruación dura entre 3 y 7 días.
  2. La regla baja cada mes. Lo normal es que baje entre 22 y 35 días desde el último periodo.
  3. La menstruación puede ser regular, presentando la misma cantidad de flujo, siendo puntual y con la misma duración cada mes; o irregular, presentando algunas veces dolores y otras no, durando más o menos días, etc. Todo esto sigue entrando dentro de la normalidad.
  4. Usualmente, las primeras reglas suelen durar más días y ser mas irregulares, pero a medida que la edad avanza, van alcanzando mayor uniformidad.
  5. El color de tu flujo menstrual también te puede dar indicios sobre la salud de tu zona íntima.

Conocer mejor tu ciclo menstrual puede desde indicarte cuándo estás fértil, si estás saludable, hasta la explicación de por qué algunos días te sientes mas motivada y energizada que otros.

Relacionado: Lee nuestro articulo acerca del Flujo abundante y con coágulos 

Usos de la menstruación: ¿que contiene la sangre menstrual?

La menstruación es un proceso natural que presentan todas las mujeres en edades fértiles cada mes y desde el principio de la historia como la conocemos. Con todo esto, es uno de los objetos de estudio menos tratados.

Sonará como una pregunta básica de ciencias: ¿Qué contiene mi sangre menstrual? Pero la verdad es que falta mucho por investigar para responder concretamente a esta interrogante.

Esto pudiera tener raíces multifactoriales: el porcentaje de científicas es mucho menor a la cantidad de hombres de la ciencia, el tabú a la menstruación y por consiguiente, el asco que muchas personas le pudieran tener, pueden ser algunas de las razones de la poca indagación que hay en torno a este proceso.

Siempre se nos ha inculcado que la sangre menstrual se desecha, no se toca y mucho menos se piensa en hacer algo más con ella.

Sin embargo, a partir del auge del empoderamiento de la mujer y las olas que exigen igualdad de género, han surgido nuevas prácticas (y hasta rituales de belleza) que involucran al flujo menstrual.

Y es que en algunas investigaciones se han podido encontrar algunos de los componentes de la sangre menstrual y un tesoro que ella abraza: las células madres.

Entonces, ¿Qué componentes tiene la sangre menstrual?

Primero, por supuesto, están las células muertas que provienen del endometrio. Cuando menstruamos, la capa que recubre el interior del útero se “descama” y desecha células que ya no necesita.

Además, la menstruación contiene agua, proteínas, lípidos y algunos tipos de hormonas como la progesterona que es una de las principales hormonas femeninas.

También se ha podido observar que en la menstruación hay residuos de agentes contaminantes que vienen en productos de higiene íntima, como lo son los parabenos y la benzofenona. Estos están presentes en compresas, tampones, duchas vaginales, algunos alimentos y productos cosméticos.

De hecho, podrás comprobar esto último si revisas las etiquetas de muchos de tus productos cosméticos. Los parabanos tienen su razón de ser: protegen al organismo de reacciones adversas de los rayos UV y se usan también como preservantes. Sin embargo, se ha comprobado que tiene efectos adversos sobre la salud.

Por último, e incluso más importante, se comprobó que la sangre de la menstruación contiene un importante tipo de células madres, similares a las que se encuentran en la médula ósea y el cordón umbilical.

Si quieres conocer un poco más, lee nuestro artículo sobre las Células madres de la sangre menstrual y sus múltiples beneficios.

Con el uso de la copa menstrual, no solo se han beneficiado una cantidad enorme de usuarias que han dejado atrás las compresas y tampones, sino que se ha incentivado el estudio y autoconocimiento de nuestra menstruación.

La copa nos permite conocernos mejor, medir nuestro flujo menstrual y su color, que son muy buenos indicadores de nuestra salud.

La menstruación para abonar las plantas: ritual práctico y espiritual

Muchos de los abonos fabricados en el mercado para fertilizar los suelos y nutrir las plantas contienen elementos químicos como calcio, nitrógeno, fósforo, potasio, hierro, etc.

Estos mismos elementos componen a la sangre humana, y por consiguiente, a la sangre menstrual. Por esta razón, muchas mujeres usan lo que recolectan con su copa menstrual para nutrir a sus propias plantas.

Además, para muchas, la menstruación tiene un sentido más espiritual. Un ritual inspirado en tradiciones ancestrales conocido como “Sembrar la luna”, considera que usar y devolver la sangre menstrual a la tierra es un símbolo de fertilidad.

Se trata de un ritual de agradecimiento, autosanación y perdón, en el que las mujeres no solo abonan las plantas con su sangre menstrual, sino que la usan para pintar su cuerpo.

Parte de los motivos, es deslindarse de los tabúes que giran en torno a la menstruación, usar sus propiedades y retribuir a la madre tierra a través de la fertilización. Es una tradición que viene de siglos, practicada por indígenas americanos y hoy en día, por mujeres que buscan el empoderamiento y autoconocimiento femenino.

Congelar células madres de la menstruación

A partir de los estudios científicos que comprueban la presencia de células madres en el recubrimiento endometrial, han surgido muchas prácticas destinadas a la cura de enfermedades coronarias, neurológicas, dermatológicas, hepáticas y otras ciertas afecciones.

Cryocell, afirma que la sangre menstrual ha sido considerada como un desecho residual del periodo. Sin embargo, recientes investigaciones demuestran que el flujo menstrual contiene células madre autorenovables que pueden ser fácilmente recolectadas usando copas menstruales, procesadas y crío-conservadas (conservadas congeladas a muy bajas temperaturas) para posibles terapias que puedan surgir en el futuro. Estas células madre menstruales son únicas porque tienen muchas propiedades y características similares a las de la médula ósea y las células madre embrionarias, que se multiplican rápidamente y pueden diferenciarse en otros tipos de células madre, tales como nerviosas, cardíacas, huesos, adiposas, cartílagos y posiblemente otros, demostrando una gran promesa para el futuro en el uso clínico de terapias médicas regenerativas.

Por tal motivo, actualmente podrás encontrar muchos laboratorios que prestan ayuda para congelar las células madres de la sangre menstrual. Es una técnica de criogenización y una parte fundamental para su elaboración es la recolección de la sangre con la ayuda de la copa menstrual.

Estas células podrían ayudar a curar enfermedades como el cáncer, quemaduras severas en la piel, Alzheimer y Parkinson.

Mascarillas faciales y capilares: ¿son recomendables?

Algunas mujeres utilizan su sangre menstrual para nutrir su cabello y piel. Afirman que es altamente efectiva y aporta brillo y fuerza a su cabello, dejándolo mucho mas sedoso. Según ellas, las mascarillas faciales “aportan propiedades” curativas y regenerativas que previenen arrugas.

Sin embargo, aunque hemos hablado de que la sangre de nuestra menstruación tiene diversos elementos químicos beneficiosos, hay que tener cuidado en el empleo y uso corporal.

Además, para poder aprovechar las bondades de las células madres no basta con untar la sangre en nuestra cara o cabello. Hacen falta una serie de procesos químicos y de centrifugación de laboratorios para poder obtenerlas.

Recordemos que la sangre menstrual podría estar contaminada: si usas compresas, tampones y duchas vaginales, podría contener agentes químicos perjudiciales. Incluso, las infecciones vaginales como la candidiasis podría afectar tu piel y causarte daños.

Es importante siempre estar seguras de que las técnicas y métodos de belleza que usemos, por mas connotación espiritual o ideológica que tengan, sean de comprobada seguridad y efectividad.

Como es un campo de estudio que todavía es poco abordado, no arriesguemos la seguridad por lo que aún no se ha certificado.

Por último, un estudio cree que los contaminantes externos de los productos cosméticos podrían estar relacionados a las causas de la endometriosis.

 

 

Tabú en torno a la menstruación ¿Qué es cierto y qué es falso?

La menstruación ha sido objeto y herramienta de segregación hacia las mujeres durante toda la historia. Aunque es un proceso natural, el asco y el pudor siempre están presentes al hablar de ella y en pleno siglo XXI sigue habiendo un tabú sobre la regla, incluso en sociedades desarrolladas.

El tabú inicia con la vergüenza de si quiera mencionarla: muchas utilizamos eufemismos para referirnos a ella en una conversación en público, o nos da pudor que vean que traemos una compresa, tampón o copa menstrual en el bolso.

Y es que son muchos los mitos que han pasado de generación en generación. Las abuelas nos han dicho que el merengue de las tortas no levanta si tenemos la menstruación, o que no debemos cortarnos el cabello cuando estamos en esos días. En otros países, por otro lado, hay costumbres que hasta aíslan y limitan a las mujeres de sus derechos primordiales.

La ONU y la UNICEF han levantado campaña para romper el tabú de la regla, el cual es vehículo de discriminación hacia mujeres y niñas del mundo. Entonces, vamos a aclarar las dudas acerca de algunos de esos mitos y tabúes que giran en torno a nuestros días de luna roja.

Tabúes sobre la regla en el mundo

1. Adiós a la cocina: El sentido del gusto de distorciona

En algunos países como Japón, no se les permite realizar trabajos de cocina a las mujeres que están en sus días, porque, de acuerdo con ellos, la menstruación modifica el sentido del gusto y no pueden ser eficientes.

La cocina es un tema bastante tocado por las falsas creencias que giran torno a la regla. En algunos lugares se cree que la menstruación daña las cosechas, pudre los vegetales y vuelve dura la carne del ganado.

En lugares como Nepal, esto es motivo de aislamiento en lo que se conoce como Chhaupadi, una tradición en el que se lleva a las mujeres menstruantes a otras cabañas aisladas con el fin de que esta no dañe el cultivo. Por fortuna, esta tradición se prohibió, aunque aún siguen habiendo poblaciones que la practican.

Por otro lado, tocar el agua mientras menstrúas está vetado para las mujeres en algunas sociedades. Cabe destacar que algunas de estas prácticas se realizan por convicción propia de la mujer debido a sus cánones culturales.

2. Ducharse con la regla causa infertilidad

En algunos lugares como Afganistán, se tiene la creencia que bañarse durante la regla hará que pierdan la capacidad de concebir hijos y con ello, la deshonra y falta de dignidad. Aunado a esto, la disponibilidad de artículos como compresas, tampones (y ni se hable de la copa menstrual) es escasa, lo que aumenta la falta de aseo para las mujeres durante su regla.

No estamos aquí para juzgar, pero cuando se trata de temas de salubridad es importante alzar la mano. La higiene menstrual es importantísima para no contraer infecciones o enfermedades graves como Síndrome de Shock Tóxico que atenten contra la vida de la mujer.

3. De la regla no se habla, no existe

Si bien a algunas les da vergüenza hablar de su regla o tienen cierto pudor para comentarlo en público, en algunas culturas la regla queda como una incógnita durante la vida de las mujeres. En la India, la falta de información y educación menstrual es un hecho. Muchas niñas se asustan cuando ven que sangran por primera vez, creyendo que es alguna enfermedad mortal o maldición que les ha caído encima.

Este tabú también sucede con frecuencia en países como Malawi, en donde UNICEF está llevando a cabo una campaña educativa para combatir el estigma sobre la menstruación, para que cada vez más niñas y madres obtengan información sobre este proceso natural, la higiene que se debe tener y todo sobre el ciclo menstrual.

4. No se debe tocar a una mujer que menstrúa

Los tabúes también tienen su origen en el seno religioso. La religión ha dado forma a la moral en general, y con ella, los mitos y prejuicios en torno a cómo deben ser las cosas. Para algunas religiones, la llegada de la menstruación marca un periodo de impureza y suciedad.

La mujer, impura, no debe tener contacto con su marido ni con otras personas porque de hacerlo, cometerían faltas graves que causarán desdichas y aislamiento de la comunidad.

Incluso, en antiguas enciclopedias se relata que el tocar la sangre menstrual “agría el vino”, seca las semillas, el acero de las espadas se desafila y los cultivos se vuelven estériles.

Afortunadamente, podemos comprobar que nada de este tabú sucede en realidad.

5. Los dolores menstruales ignorados

Por otro lado, en países desarrollados el acceso a la información y la globalización han permitido que la educación menstrual permee en todos los niveles de la sociedad. En algunos países se ha permitido el permiso laboral por días menstruales, en los cuales se reconoce los dolores y síntomas que vienen con la menstruación y permiten que las mujeres que lo desean descansen por un par de días.

Sin embargo, aún sigue existiendo cierto tabú. La endometriosis es básicamente ignorada en países como España, en la que estudios revelan que un alto porcentaje de mujeres sufre de esta condición pero que desconocen que esta existe. Por lo tanto, no es un tema recurrente de conversación y los dolores pasan por ser “síntomas normales” de la regla.

Esto ocasiona que no se haga un diagnóstico temprano y que la endometriosis empeore hasta, en muchos casos, tener que necesitar intervención quirúrgica.

Algunos mitos comunes sobre la regla

1. Tomar jugo de limón corta la menstruación

Falso. Se le ha dicho a las chicas que comer frutas cítricas corta la menstruación, pero esto no es más que un mito.

Incluso por si pensaste utilizarlo porque tienes un fin de semana de vacaciones en la playa, es completamente inefectivo porque el ácido cítrico de la fruta no influye en tu útero. Lo que sí es que puedas terminar con una indigestión, porque los ácidos son muy fuertes para el estómago.

2. No puedes bañarte ni en la playa ni en la piscina

Falso. Por supuesto que puedes entrar al agua en estos días y tu regla ni se cortará ni causará daños en tu zona íntima.

Con el agua fría, los vasos sanguíneos se contraen, lo que hace que tu menstruación se contenga mientras estés dentro del agua. Para no manchar tu bañador, la copa menstrual es tu mejor aliada para los días de playa o pisicina.

3. La menstruación tiene que durar 28 días.

Falso. Se ha determinado que la normalidad de la duración del ciclo menstrual oscila entre los 22 y 35 días para que llegue la regla.

4. No puedes quedar embarazada si tienes relaciones con la regla.

También falso. Aunque es más improbable, los espermatozoides pueden vivir dentro de la vagina hasta por 5 días. Si tu ciclo menstrual es más corto, el periodo de ovulación está mas cercano al final de la menstruación y por ende un espermatozoide podría fecundar al óvulo recién llegado.

¿Qué debemos hacer para contribuir con la educación menstrual?

Nuestra labor es importante. El tabú es parte de una cultura moldeada en torno a la moral, pero tú puedes aportar un grano de arena para modificarla. Edúcate y comienza a romper ese estigma menstrual que ha sido impuesto, no seas eco de mitos y contribuye a la sociedad aclarando dudas, incluyendo niñas y educando generaciones.

Este 2019, Period. End of sentence ganó el premio Óscar como mejor documental tras reportar la vida de las mujeres que fabrican textiles destinados a la menstruación. Un documental que contribuye con la educación de higiene femenina y la situación de las chicas del mundo en torno a la regla.

Esta es la mejor manera de ir cortando la brecha entre géneros, ya que las falsas creencias se alimentan de la ignorancia. La menstruación es un proceso natural nuestro, es parte del ciclo para gestar la vida y no debemos sentir vergüenza al hablar sobre ella.

Contribuye con el empoderamiento de la mujer y a desmentir la falsa creencia de que la menstruación nos hace más débiles, impuras o menos capaces. Todos son mitos.

Te puede interesar: Qué es Free Bleeding y cómo no perder ropa en el intento

Guía básica sobre las pastillas anticonceptivas: mitos y realidades

Uno de los anticonceptivos para mujeres de mayor popularidad en el mundo son las pastillas anticonceptivas. Es un método revolucionario, eficaz para prevenir embarazos y lo que le dio el poder a la mujer de poder decidir sobre su sexualidad desde los años 60.

Pero más allá de prevenir embarazos, la pastilla anticonceptiva es un método hormonal empleado para muchos otros usos. Es recetada por ginecólogos para tratar desórdenes hormonales, dolores menstruales (dismenorrea) y demás anormalidades en el sistema endocrino.

Aquí te señalaremos cómo funciona la “píldora”, qué efectos tiene en tu organismo y cómo dejar de tomarla, y los mitos más comunes acerca de este anticonceptivo oral.

¿Cómo funcionan y qué contienen las pastillas anticonceptivas?

Las pastillas anticonceptivas son métodos que involucran hormonas sintéticas (fabricadas artificialmente), que simulan las funciones de los estrógenos y la progesterona. Estas últimas son las hormonas femeninas naturales responsables de tu ciclo menstrual.

Normalmente, en los primeros días del ciclo menstrual suben los estrógenos para poder producir el óvulo que buscará ser fertilizado en los días posteriores a la regla. Luego, la progesterona sube para crear el ambiente idóneo para nutrir al embrión, y cuando no ocurre la fecundación, estas hormonas descienden para dar paso a la menstruación.

La función de las píldoras anticonceptivas es bloquear la formación del óvulo, aumentar el espesor del moco cervical para impedir el paso de los espermatozoides y hacer que el recubrimiento uterino sea tan delgado que no pueda existir implantación.

Estas pastillas se toman en un periodo de 21 días consecutivos y 7 días de descanso. Al finalizar este séptimo día, baja la menstruación y se debe empezar otro ciclo de 21 días.  Algunas marcas de anticonceptivos combinados contienen 28 píldoras a tomar consecutivamente.

La eficacia en la prevención de embarazos de la píldora recae en tomar cada día una pastilla sin falta. Cuando no se siguen los pasos al pie de la letra, es cuando su eficiencia decae y hay riesgos de embarazos.

Componentes más conocidos

  • Etinil-Estradiol
  • Ciproterona
  • Drospirenona
  • Norentidrona
  • Norgestimato
  • Levonosgestrel

Si ya estoy tomándola, ¿Cómo puedo dejar de tomar la píldora anticonceptiva?

Existen diversos motivos por los que podrías querer dejar de tomar la píldora anticonceptiva. ¿Qué pasa si olvido tomar varias píldoras? O si quiero quedar embarazada, ¿Cuándo volveré a ser fértil?

Hay factores que debes tener en cuenta antes de dejar la píldora. No te hará daño dejar de usar ningún método hormonal, pero si podrás ver alguno que otro síntoma.

  1. Lo más aconsejable es concluir con este método anticonceptivo una vez que se termine el blíster o pastillero. De tal manera, cumples con el ciclo completo al cual están destinadas y empiezas el siguiente ya sin ingerirlas. Por cierto, es natural que al inicio del tratamiento presentes Spotting o sangrado intermenstrual.
  2. Si se te olvida tomar una o mas pastillas, perdiste el blíster o notas algún efecto secundario por lo que debas suspender a mitad del ciclo, el paso siguiente es que la menstruación venga con anticipación. Incluso si estás en tu día 14 del ciclo, por poner un supuesto, y suspendes las píldoras, puede que la menstruación venga en los próximos dos días.

No te alarmes, es completamente natural y se llama sangrado de retiro. Sin embargo, esto podría alterar tu ciclo al menos por unos meses, lo que es normal pero sigue siendo recomendable procurar no olvidarlas nunca.

  1. Dejas la píldora y comienzas a estar fértil. Las hormonas no tienen efectos retroactivos en tu organismo, lo que significa que al olvidar o dejarlas por completo, puedes quedar embarazada si no usas otro método de protección. Mas adelante te aclararemos este punto al hablar de mitos sobre los métodos anticonceptivos orales.
  2. Es probable que si antes sufrías de Síndrome Premenstrual (SPM), vuelvas a tener estos síntomas que incluyen dolor de vientre, cólicos, cambios en el humor, acné, retención de líquido.
  3. Si anteriormente presentabas desordenes hormonales, falta de regla o dismenorrea, es probable que todos estos inconvenientes regresen a tu vida. Existen remedios naturales que te ayudarán a aliviar los dolores menstruales.

Mitos y verdades sobre las pastillas anticonceptivas

  1. AUMENTARÉ DE PESO POR TOMAR LA PÍLDORA.

Negativo.

Este es uno de los mitos mas populares. No está comprobado ni hay evidencias concluyentes de que las píldoras anticonceptivas afecten a gran escala tu peso. Las variaciones pueden ser ínfimas y están relacionadas es a la retención de líquidos. Pero, ¿Podrían disminuir tu peso? Tampoco, aunque si hay que hacer la aclaratoria que el aumento de masa muscular es menor en las mujeres que toman pastillas anticonceptivas que en las que no lo hacen.

  1. Solo la pueden tomar mujeres adultas o con vida sexual activa.

Falso.

Los métodos hormonales, así como lo afirmamos anteriormente, tienen muchos otros usos. Es recetado en ocasiones por los ginecólogos y endocrinólogos para tratar desórdenes hormonales incluso en edades tempranas de la mujer. También la recomiendan cuando existe Síndrome de Ovarios Poliquísticos, dismenorrea secundaria, etc.

  1. Debes esperar “tanta” cantidad de meses para poder quedar embarazada.

Nuevamente, negativo.

Podrías quedar embarazada incluso si te saltas pastillas durante el tratamiento.

Además, es un mito que al pasar años tomando anticonceptivos orales tu fertilidad disminuye. Como lo afirmamos anteriormente, la píldora no tiene un efecto acumulativo ni retroactivo en tu cuerpo. Si estás teniendo dificultades para quedar embarazada, esta opción queda descartada y te recomendamos consultar con un médico en fertilidad.

  1. Es uno de los métodos más efectivos.

Cierto, cierto, cierto.

La píldora anticonceptiva es uno de los métodos de prevención de embarazos mas efectivos que existen, siempre y cuando se tomen adecuadamente.

Es importante acotar que NO es un mecanismo de protección contra enfermedades de transmisión sexual.

  1. A lo largo del tiempo, aumentan la probabilidad de cáncer.

Falso. De hecho, estudios revelan que las personas que han tomado métodos anticonceptivos orales están menos propensas a padecer de cáncer de ovarios. No existe evidencia que demuestre que son cancerígenas.

  1. Si se me olvida una, me tomo dos seguidas y listo.

Falso. Lo que sí puedes hacer es que si ocurre el olvido de una de las pastillas, puedes tomarla antes de que se cumplan 36 horas desde la anterior sin ningún problema. Sin embargo, tomar doble dosis no incrementará el efecto anticonceptivo.

Además, si esto llegase a pasar en varias ocasiones, se recomienda usar un método anticonceptivo complementario porque la píldora perdería su eficacia.

Conclusión

No debes automedicarte y recetarte cualquier pastilla anticonceptiva. Tu médico sabrá qué es lo que mejor conviene para tu cuerpo y su funcionamiento.

Sí existen algunos efectos secundarios derivados del uso de anticonceptivos orales, por lo que es importante que si sufres de problemas cardíacos, circulatorios o incluso si eres mayor de 35 años de edad, asistas a un médico antes de ingerir cualquiera de estos métodos hormonales.

Dismenorrea – Síntomas de la regla y Remedios Caseros para aliviar los dolores

Si bien es un proceso natural, cada mes muchas mujeres temen la llegada del “día cero” femenino: el día  en el que comienzan los dolores, calambres, malestar y demás síntomas de la regla.

Aunque no es el caso para todas, se estima que más del 70% de las mujeres, entre los 12 y 51 años de edad, han sufrido de dismenorrea (como se le conoce al dolor menstrual) y otras incomodidades en estos días.

Estos síntomas se presentan incluso semanas antes, pero,  ¿por qué duele la regla? ¿Hasta qué punto es normal el dolor? Y ¿Qué remedios puedo tomar? Averigüémoslo.

¿Por qué menstruamos?

La menstruación es el resultado del aumento del espesor del endometrio, que en el momento en el que los ovarios dejan de segregar ciertas hormonas, se vuelve imposible de mantener y comienza a desprenderse de las paredes uterinas.

Esto se produce entre el día 28 y 35 del ciclo menstrual y tiene una duración de entre 4 y 7 días. Es el proceso mediante el cual el cuerpo expulsa el óvulo que no fue fecundado.

Para poder deshacerse de este tejido endometrial, el útero se contrae y se relaja. Esto produce los infames calambres menstruales, que, dependiendo de algunos factores, duelen más o menos de una mujer a otra.

Aunque no lo creas, el resto del mes y durante las relaciones sexuales, el útero también se contrae aunque de manera mas leve.

La diferencia la marca la intensidad con la que se producen estas contracciones. Muchas mujeres comienzan a presentar las molestias menstruales hasta una semana antes del comienzo de su regla, en lo que se conoce como Síndrome Premenstrual.

¿Por qué duele la regla? Dismenorrea primaria y secundaria

La dismenorrea es un término común para referirse a cuando la menstruación es dolorosa. Existen dos tipos de dismenorrea, una primaria y otra secundaria.

Por una parte, la dismenorrea primaria son los dolores comunes que se producen en el bajo vientre y que podemos atacar con simples analgésicos.

Cuando el útero genera altos niveles de prostaglandina, que es un compuesto químico similar a las hormonas, hace que sus paredes musculares se tensen y relajen con mayor fuerza.

El dolor es, entonces, ocasionado por las contracciones uterinas que mencionamos anteriormente y no necesariamente por condiciones subyacentes del cuerpo de la mujer.

Usualmente la dismenorrea primaria se puede tratar con analgésicos y antiinflamatorios, cambio dietéticos y tratamiento con píldoras anticonceptivas u otro método hormonal recetado por el médico.

La dismenorrea secundaria, por otro lado, es una condición que puede ocurrir más tarde en la vida de una mujer, causada por padecimientos de los órganos reproductivos, endometriosis y fibrosis uterina.

Otros síntomas de la regla y por qué suceden

Como ya sabrás, aparte de la dismenorrea, la menstruación viene acompañada de otros síntomas. Muchas mujeres sufren de dolor de cabeza, espalda, caderas y senos; genera cólicos, tienen retención de líquido, cambios de humor y el inconveniente acné estacional.

Lo cierto es que la menstruación trae consigo una avalancha de hormonas producen tales incomodidades. Estas pueden ser:

  1. Dolores en distintas partes del cuerpo: el dolor de cabeza, de caderas, senos y espalda, son producidos por una baja de segregación de estrógenos. Es completamente natural que ocurra, siempre y cuando los dolores sean soportables y no interfieran con tu vida diaria
  2. Cólicos: durante la menstruación e incluso hasta una semana antes con el conocido Síndrome Pre Menstrual (que no es lo mismo que dismenorrea), puede que se produzcan retorcijones en el bajo vientre y sientas la urgencia de ir al baño. Es completamente normal, y hay remedios y prácticas muy efectivas para reducir estos síntomas.
  3. Estado de ánimo indeciso: otras hormonas como la serotonina y endorfinas tambien se reducen, generando esa conocida susceptibilidad, llanto fácil que pasa directo a la plena felicidad y nuevamente a la tristeza.

El chocolate es excelente para aumentar la serotonina en el cuerpo.

Los prejuicios por ignorancia y cultura machista llevan a muchas personas a decir “está amargada porque tiene la regla”. La ciencia nos respalda al confirmar las razones de nuestros malestares menstruales y no debemos sentirnos avergonzadas por tener este proceso natural.

  1. Acné: la progesterona, que es otra de las hormonas que fluctúan, aumenta y estimula las glándulas sebáceas de cuerpo que producen la grasa. Esta obstruye los poros, y “hola” al acné.
  2. Retención de líquido: No, la regla no engorda. La retención de líquido sucede incluso antes de la llegada de la menstruación con el Síndrome Pre Menstrual. Si bien es causado también por la fluctuación hormonal, la dieta influye mucho en que te sientas más hinchada.

Asimismo,lo recomendable es disminuir la cantidad de sal en las comidas y aumentar la ingesta de agua y diuréticos como el melón y la sandía.

Si los síntomas de hinchazón no disminuyen con el paso de los días, lo mejor es que consultes a tu médico.

Remedios naturales y prácticas efectivas para aliviar los dolores menstruales

  1. Canela: en té o como la prefieras, la canela tiene funciones antiinflamatorias y antiespasmódicas que te ayudarán a reducir la dismenorrea y cólicos menstruales.
  2. Leche y cebolla: Hervir 250 gramos de cebolla en un litro de leche y tomarlo cada 45  minutos si persiste el dolor, te ayudará a aliviar molestias abdominales.
  3. Té de hojas de mango: las hojas de mango tienen propiedades antiespasmódicas. Si encuentras hojas de mango tiernas, el efecto es mucho mayor.
  4. Jengibre: el remedio para todo. El jengibre es antiespasmódico y antiinflamatorio. Puedes hacerlo como té y tomarlo dos veces al día.
  5. Hacer ejercicio: el ejercicio te ayudará a reducir los cólicos y las molestias en el bajo vientre.
  6. Tener sexo: Sí, tener sexo con la regla puede ayudarte. Liberas oxitocina y endorfinas que ayudan a relajar los músculos del útero.
  7. Té de manzanilla: El té de manzanilla trae muchos beneficios, y uno de ellos es aliviar los espasmos musculares del útero. Bébelo dos veces al día, que además tiene un efecto calmante.
  8. Usar compresas de agua caliente: Coloca bolsitas o paños con agua caliente sobre tu vientre. Te ayudará a calmar los espasmos musculares. Tomar una ducha con agua caliente es igual de efectivo.
  9. Uso de la copa menstrual: las infecciones por el uso de tampones y compresas menstruales pueden generar dismenorrea. Está comprobado que la copa menstrual reduce el riesgo de infecciones, y con esto, la ausencia de dolores menstruales.
  10. Té de albahaca: puedes hacerla en té o consumirla con las comidas. La albahaca contiene ácido cafeico que ayuda a aliviar los dolores de vientre.

Es importante que si sientes que el dolor es tan intenso y prolongado que te es difícil continuar con tus quehaceres diarios, acudas a tu médico de confianza quien te brindará el diagnóstico y tratamiento oportuno.

Sangrado de implantación o regla: cómo diferenciarlos

El sangrado de implantación es un pequeño manchado, parecido a la menstruación, que ocurre en los primero días de gestación. Es completamente normal y muy común, pero muchas mujeres se preocupan porque creen que están en sus días y realmente están embarazadas (o viceversa).

Así que ¿cómo podemos diferenciar el sangrado de implantación de la regla? ¿Qué aspecto tiene esta falsa regla? Vamos a resolver tus dudas.

¿Cómo puedo saber si es sangrado de implantación o regla?

Primero, debemos ponerte en contexto definiéndote por qué ocurre el sangrado de implantación.

Cuando un óvulo es fecundado, viaja desde las trompas de Falopio y se implanta en el útero. Este último está muy irrigado por vasos sanguíneos, venas y tejido que están preparados para recibir al embrión. Cuando el óvulo fecundado se implanta en las paredes uterinas, puede romper vasos sanguíneos ocasionando un pequeño sangrado.

Aunque es muy común, no todas las mujeres embarazadas presentan este sangrado durante el embarazo. Suele ocurrir entre los primeros 6 y 10 dias de gestación, alrededor de las primeras cuatro semanas de embarazo.

Las formas claves para saber si se trata del sangrado de implantación o de la regla son:

  1. El sangrado de implantación es más escaso que la regla. Puede durar unas pocas horas o hasta dos días, contrario al caso de la menstruación, que puede extenderse de 4 a 7 dias.
  2. La sangre de la menstruación es rojo intenso, pero la de la implantación son pequeñas manchas marrones, rojizas o incluso rosadas.
  3. El flujo de la menstruación va incrementando conforme pasan los días, pero la implantación es un solo flujo que no debería aumentar sino disminuir.
  4. Los síntomas de la menstruación como calambres o dolor de vientre también se pueden presentar durante la “falsa regla”. La diferencia es que luego de estos dos días de implantación del feto, comenzarás a notar los síntomas propios del embarazo.
  5. El sangrado de implantación puede presentarse de manera intermitente.

¿Es mal signo tener sangrado de implantación?

¡Para nada! Aunque puedas pensar que el sangrado durante la gestación se relaciona con embarazos ectópicos, problemas embrionales o aborto, el sangrado de implantación tiene síntomas bien definidos y no está comprobado científicamente que sea indicio de problemas con el bebé o con tu útero.

Por otro lado, si sabes que no estás embarazada y estás fuera de los días de tu menstruacion, puede que estés presentando Spotting o sangre entre reglas.

Si estás intentando quedar embarazada y ves manchas en tu ropa interior, no te alarmes, podría ser una buena noticia.

Por tu seguridad y confianza, realízate un test de embarazo o visita a tu ginecólogo para que confirme que todo marcha bien o te asigne un tratamiento oportuno.

Otras razones de sangrado durante el embarazo

Ya sabemos que la implantación puede generar un pequeño sangrado en las primeras semana de embarazo. Pero, si el embarazo ya lleva mas de cuatro semanas y presento algunas manchas en mi ropa interior, ¿Qué podría ser?

Si en nuestras visitas al doctor hemos confirmado que tenemos un embarazo saludable y ya nos dio el “ok”, descartemos:

  • Relaciones sexuales: la irritación en la vagina por la penetración podría causar un pequeño goteo rojizo o rosado.
  • Infecciones.
  • Procesos hormonales.

Si no es tu caso, existen otras causas durante las primeras semanas de embarazo que sí requerirán atención médica.  Estas son:

  • Embarazo ectópico, que ocurre cuando el embrión se encuentra fuera del útero. En estos casos el embrión no sobrevive.
  • Aborto, aunque en muchos casos de abortos en el primer trimestre no manifiesta sangrado.
  • Embarazo molar, cuando el embarazo no es viable y se implanta aún así en el útero.

Otras afecciones que ocurren en etapas mas avanzadas de gestación son:

  • El desprendimiento de la placenta, que ocurre cuando la placenta se separa de las paredes uterinas durante el parto
  • Entrar en labor de parto de manera prematura, que se presenta sangrado acompañado de otros síntomas;
  • Placenta previa, que ocurre cuando la placenta casi cubre el cuello uterino.

En conclusión

No debes asustarte si presentas un pequeño goteo tanto cuando no estás embarazada como cuando tienes certeza de que lo estás. En ambos casos podrían ser razones inocuas pero, ante la duda, siempre es mejor visitar a un medico para tener plena tranquilidad.

Síndrome Premenstrual (SPM): ¿Cómo lidiar con los síntomas premenstruales?

Para la mayor parte de las mujeres, los achaques de la regla no vienen solo el primer día que comenzamos a sangrar: los síntomas se presentan días antes, y es lo que se conoce como Síndrome Premenstrual (SPM).

Si has tenido estos signos incluso antes de la venida de la menstruación, no te alarmes, es probable que padezcas de esto.

síntomas premenstruales

¿Qué es el Sindrome Premenstrual?

El SPM son todo este grupo de síntomas físicos y emocionales que ocurren al menos 4 días antes del comienzo de la menstruación, durante la fase lútea del ciclo menstrual. Estos malestares pueden permanecer incluso hasta los dos primeros días de la regla.

¿Por qué ocurre? Después de la fase ovulatoria, los niveles de progesterona suben para irrigar y preparar al endometrio para nutrir al embrión.

Cuando no existe embarazo, en los días previos a la menstruación estas hormonas decaen ocasionando los síntomas del SPM.

Aunque no se conocen las causas exactas de por qué ocurre, se cree que esta fluctuación hormonal es un factor influyente.

¿Cuáles son los síntomas del SPM?

Como lo mencionamos anteriormente, la mayor parte de las mujeres presentan síntomas antes y durante la menstruación.

Sin embargo, la intensidad de estos signos físicos y emocionales puede variar de una mujer a otra. En algunas mujeres se presentan de manera muy leve, otras los padecen muchísimo durante estos días, pero existen mujeres que incluso no presentan ninguna sintomatología.

Pero vamos a lo que vamos. Se han determinado hasta 150 síntomas asociados al SPM. Algunos de los síntomas físicos promedio que se presentan durante el síndrome premenstrual son:

  1. Inflamación y dolor en los senos: durante la fase lútea, muchas mujeres comienzan a tener más sensibilidad e inflamación en sus senos debido a la subida de prolactina.
  2. Cólicos o diarrea
  3. Dolores de cabeza, espalda o caderas
  4. Fatiga
  5. Gases
  6. Aumento de retención de líquidos

Y por supuesto, no solo presentamos malestares corporales: el cóctel perfecto se añade con los síntomas emocionales como lo son:

  1. Cambios de humor e irritabilidad previos a la regla.
  2. Ansiedad y depresión
  3. Sensación de lentitud y dificultad para la concentración.
  4. Tensión
  5. Mal humor.
  6. Insomnio

¿Qué diferencia al Síndrome Premenstrual de la Dismenorrea?

dismenorrea

La dismenorrea es el termino formal que se les da a los dolores menstruales. Son todos estos síntomas que acompañan a la expulsión de la sangre, como lo son dolores de vientre, cólicos, fatiga, dolores musculares, acné y retención de líquido.

Como podemos ver, la dismenorrea sucede en la primera fase del ciclo menstrual. Son los signos que se presentan durante la menstruación.

Por otro lado, el SPM ocurre en la última fase del ciclo menstrual, en la fase lútea, que puede ser entre 4 días y una semana antes de la venida de la regla.

Sin embargo, no son excluyentes: puedes presentar la sintomatología de este síndrome incluso en los primeros días de tu menstruación.

Otra diferencia es que el SPM se produce con la caída drástica de los niveles de estrógenos y progesterona, pero cuando comienzas a menstruar, estos niveles hormonales suben y es por eso que muchas mujeres se sienten con mas energía a mitad de su periodo menstrual.

¿Cuándo asistir a un médico? Trastorno Disfórico Premenstrual

El síndrome premenstrual es muy común. Tanto, que 3 de cada 4 mujeres en edades fértiles lo presentan, con muchos o pocos de sus síntomas.

Cuando los síntomas pasan a ser muy graves, que interfieren con tu vida normal y te impiden continuar con tu rutina, es hora de consultar a un médico.

El Trastorno (o síndrome) Disfórico Premenstrual, ocurre cuando los síntomas premenstruales son básicamente insoportables. Incluso, los niveles de ansiedad y depresión pueden ser tan altos que inducen a comportamientos suicidas.

Aumenta la irritabilidad y la fatiga y puede producir trastornos en tiroides y otras partes del sistema endocrino.

No se conocen las causas del Trastorno Disfórico Premenstrual, pero si existen ciertos remedios que ayudan a coadyuvar los síntomas, que usualmente se alivian después de que comienza el periodo. Este trastorno, en comparación con el SPM, debe ser diagnosticado bajo criterio clínico y tomando estadísticas de presencia de los síntomas por mas de dos ciclos menstruales.

Remedios para prevenir y aliviar los síntomas premenstruales

Si bien el SPM no se cura, hay ciertas prácticas y remedios que puedes aprovechar para prevenir y aliviar los síntomas premenstruales:

  1. Ejercicio, siempre recomendado: no solo los días previos a tu menstruación, sino durante todo el mes. Cuando hacemos ejercicios segregamos endorfinas, hormonas que nos causan sensación de bienestar. Esto puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad y depresión, además de dar mayor movilidad a los intestinos para deshacernos de los cólicos y el estreñimiento.
    Relacionado: “Copa menstrual para deportistas: la copa ideal para ti”.
  2. REDUCIR INGESTA DE CAFÉ Y TABACO: Sí, en mayúsculas, porque el café puede actuar como irritante de las paredes intestinales, aumentando los calambres y cólicos menstruales. Además, la ingesta de cafeína, tabaco y alcohol puede afectar aún más tu estado anímico.
  3. Tener sexo antes y durante la regla: aunque para algunas personas es tabú, tener sexo con la regla tiene muchos beneficios. Además, ayuda a aliviar los síntomas premenstruales porque durante el acto liberas endorfinas, te relajas y los músculos uterinos lo agradecen.
  4. Ingiere alimentos altos en calcio como los vegetales verdes, garbanzos, pistachos y sardinas. Además, contribuye a la regulación de estrógenos, que permiten mayor estabilidad emocional.
  5. Si tus síntomas son muy fuertes, procura tomar analgésicos y antiinflamatorios 4 días antes de la llegada de tu menstruación. Esto ayudará a reducir el dolor en los senos, la cabeza, las caderas y los cólicos menstruales.
  6. Relájate, evita el estrés: si sabes que estás en los días premenstruales, intenta planificar tu agenda para estar lo más despejada posible en estos días. Mueve reuniones, planifica y adelanta el trabajo previo. Meditar y hacer yoga te ayudará definitivamente.
  7. Existen muchas infusiones de té y remedios caseros para aliviar los dolores antes y durante la menstruación, que son naturales, antiespasmódicos, reguladores hormonales y antiinflamatorios que sin duda alguna te ayudarán.

El poder de las células madres en la sangre menstrual

Es muy probable que ya hayas escuchado hablar sobre las células madres y sus maravillosas propiedades curativas. Es un tema que aún está en auge, con investigaciones de todo tipo y que ha generado alguna que otra polémica por la forma en la que estas se extraen.

Sin embargo, se ha comprobado que la sangre menstrual tiene un alto contenido de estas codiciadas células que prometen ser el futuro de la medicina preventiva y curativa.

Pero, ¿Cómo podemos obtener las propiedades de la sangre menstrual? ¿Qué son tales células y como funciona?

Vamos a responderte estas y mas preguntas a continuación.

¿Qué son las células madres?

Las células madres (también conocidas como células troncales) son células que dan lugar a la creación de los millones de células que conforman los tejidos de nuestro cuerpo.

De esta manera, a través de su división, conforman las células especializadas para cada una de las funciones de este.

Estas células resultantes de la división terminan siendo otras células madres que pasarán a crear otras células y así sucesivamente.

Un ejemplo de ello son las células madres que forman lo que se conocen como las células de músculos cardiacos, destinadas a cumplir funciones únicamente en el corazón. Lo mismo sucede con las células de la piel encargadas de la pigmentación, las células nerviosas, etc.

Esta regeneración permite que estas células estén en constante renovación.

Sin embargo, cuando hablamos de las células troncales iniciales, hacemos referencia a las células madres embrionarias presente en embriones de pocos días de edad. Es por este último tipo de células, que este tema es un poco controversial, ya que se cuestiona la ética por extraerlas de un bebé en sus primeros días de gestación.

¿De verdad existen células madres en la sangre menstrual?

Una investigación del 2007 publicada en la revista médica The Journal of Translation Medicine de Estados Unidos, reveló que existen un tipo específico de células madres en las paredes uterinas.

Estas, llamadas por los investigadores como células regenerativas endometriales, están encargadas de la regeneración de los vasos sanguíneos que se desprenden cuando el óvulo no fecundado es expulsado, es decir, durante la menstruación.

Además, son muy fáciles de extraer para los laboratorios, y se ha descubierto que tienen propiedades curativas importantísimas.

La extracción de las células madres embrionales genera aún mucha controversia debido a que estas células se adquieren de embriones humanos en etapas muy tempranas.

Afortunadamente, obtener este tipo de células provenientes del revestimiento del útero es un método no invasivo, debido a que la menstruación es algo completamente natural.

Relacionado: Usos de la menstruación: ¿qué contiene la sangre menstrual?

¿Qué beneficios tienen las células troncales de la sangre menstrual?

En dicha investigación también se comprobó que las células madres provenientes del útero tienen la capacidad de reproducirse con mas velocidad que las células de la médula ósea y que las extraídas de la sangre del cordón umbilical.

Asimismo, se encontraron los siguientes beneficios:

  • Las células madres están encargadas de regenerar las células de tejidos dañados o lesionados.
  • Un equipo de la Universidad de los Andes comprobó que las células madres uterinas tienen propiedades “antitumorales”, debido a que son capaces de inhibir el acceso sanguíneo al tumor, impidiendo así su proliferación y esparcimiento.

Esto podrá funcionar en un futuro como una terapia complementaria a los tratamientos tradicionales contra el cáncer, ya que ralentiza el crecimiento del tumor.

  • De igual manera, se pudo constatar que este tipo de células madres podría transformarse hasta en 9 tipos de tejidos, dentro de los cuales incluían células pacreáticas, nerviosas, hepáticas, óseas y adiposas.
  • Está comprobado que son excelentes para generar células diferenciadas (o células hijas) en la epidermis, por lo que pueden tener un uso en regeneración dermatológica importante. Por esta razón, podrán servir para regenerar tejidos donde ha habido quemaduras graves.
  • El Alzheimer, Parkinson y Accidente Cerebro – Vascular (ACV), son otras de las enfermedades y condiciones que pueden ser tratadas con células madres extraídas de la sangre menstrual.

Te puede interesar: Significado del color de tu sangre menstrual

¿Cómo se extraen las células madres de la menstruación? ¿Puedo hacerlo yo misma?

Para poder obtener las células madres de la sangre menstrual, es necesario que esta pase por estudios de laboratorio, en los cuales se hará un proceso de separación de los componentes de la sangre y así, poder extraer estas poderosas células.

Luego de dicha extracción, pasan a ser congeladas y conservadas para sus próximos usos medicinales.

No obstante, en el mercado existen paquetes que te ayudan a recolectar la sangre menstrual para congelarla en casa. De esta manera podrás no solo almacenar tu sangre para aprovechar sus cualidades, sino también donarla para pacientes que la necesiten.

Para esto, tu copa menstrual te será de gran ayuda: además de que puedes medir cuánta es la cantidad de flujo menstrual que generas y recolectarla, no contaminará la sangre con los parabenos y químicos inherentes a los tampones y compresas menstruales.

La sangre menstrual tiene muchas propiedades, y hay algunas mujeres quienes afirman que pueden usarla de muchas otras maneras: desde regar las plantas con ella, hacer mascarillas faciales y capilares hasta beberla.

Esta última, sin embargo, es de cuidados: la sangre menstrual podría estar contaminada, lo que te puede causar afecciones, o incluso, transmitir enfermedades de transmisión sexual.

Todo sobre la Menopausia, Síntomas y Trucos para aliviarlos

Desde nuestra pubertad, las mujeres sabemos que la menstruación tiene una fecha de caducidad, y cuando ya somos adultas pudiéramos comenzar a sentir ciertas incomodidades que son completamente naturales: estas podrían ser los primeros síntomas de la menopausia.

Esta etapa está ciertamente estigmatizada porque anteriormente se creía que, una vez llegada la menopausia, comenzaba otra nueva etapa caracterizada por el retiro y el fin de la vida como mujer activa.

La verdad es que no hay nada menos cierto porque, incluso más de un tercio de la vida promedio de la mujer se vive sin menstruación y transcurre normalmente.

Así que no te alarmes: la transición hacia esta etapa puede durar años y va a ser paulatina. En este artículo te daremos más información para hacerte sentir segura y TIPS para aliviar los engorrosos síntomas de la menopausia.

Menopausia: ¿qué sucede en esta etapa?

Como sabemos, la menopausia es un proceso natural en el que la mujer culmina la etapa fértil de su vida. Este proceso ocurre con el envejecimiento de los ovarios, promediado entre los 45 y 55 años de edad, aunque existe la posibilidad de que se dé precozmente a partir de los 30 años.

Los ovarios, encargados de producir todo el material para la fecundación, dejan de producir estrógenos y progesterona, que son las hormonas responsables de la fertilidad y del ciclo menstrual.

Las condiciones para que la menopausia ocurra naturalmente van a depender del estado de salud de la mujer, si le han realizado extirpación de los ovarios o presentan problemas hormonales, enfermedades u otros padecimientos.

8 síntomas principales de la menopausia

Suele suceder que las mujeres le temen más a los síntomas que acarrea la menopausia, que al mismo cese de fertilidad y menstruación.

Como lo mencionamos anteriormente, este es un proceso paulatino. Esta transición es mejor conocida como perimenopausia, una etapa en la que la menstruación puede comenzar a estar mas irregular, tener ciertas variaciones y darse síntomas que se van presentando poco a poco.

La perimenopausia puede durar hasta 10 años, en el que los periodos pueden acortarse o alargarse unos días, la regla puede saltarse meses y venir nuevamente hasta que se cumpla un lapso de 12 meses consecutivos sin regla, en el que se da por finalizada la menopausia.

Otros de los síntomas son:

  1. Los famosos sofocos: los repentinos episodios de calor, generalmente en brazos, pecho y cuello.
  2. Sudoración nocturna: puedes llegar a empapar de sudor las sábanas.
  3. Periodo menstrual irregular: podrías tener regla escasa o muy profusa, todos los meses o con faltas frecuentes.
  4. Cambios de humor: en esta etapa se está más propenso a sufrir de depresión y ansiedad, producto de la fluctuación hormonal.
  5. Cambios en las zonas íntimas: las paredes vaginales se vuelven más delgadas y pierden elasticidad.
  6. Infecciones de la vejiga y vagina.
  7. Debilidad de los huesos: consume calcio y vitamina D para evitar osteoporosis.
  8. Pérdida de apetito sexual: ocasionada por la disminución de la hormona encargada de la sexualidad.

Qué hacer para aliviar los síntomas de la menopausia

Como todo tiene solución, no hay que alarmarse cuando se presenten estos síntomas ya que existen muchos métodos que te ayudarán a diluir la incomodidad y a que este proceso no sea un martirio.

En primer lugar, algunas recomendaciones previas:

  • Es recomendable mantener un peso saludable. Hacer ejercicio te ayudará a mantenerlo y a mejorar tu estado de ánimo porque segregas oxitocina, la hormona del placer.
  • No se recomienda fumar tabaco.
  • No ingerir bebidas alcohólicas en exceso y con regularidad (sabemos que una copa no le hace daño a nadie).
  • Comunícate con tu pareja: hablar sobre tus molestias incrementará la comprensión y te dará compañía.

Trucos para aliviar los síntomas de la perimenopausia:

  • Los médicos suelen recomendar los tratamientos hormonales, que muchos de ellos son sintéticos pero son de gran ayuda.
  • Si quieres conseguir esos estrógenos naturales de otra manera, prueba aumentando la ingesta de alimentos altos en fitoestrógenos como:
  •  Semillas de lino.
  • Guisantes.
  • Nueces pecanas.
  • Plátanos.
  • Semillas de girasol

Esta ingesta de estrógenos te ayudará a combatir el déficit de estas hormonas, producto de la menopausia.

  • Para sobrevivir a los sofocos súbitos, aplica compresas de agua fría en la zona del pecho, brazos y cuello; mantente hidratada y date baños con agua fría.
  • Consume legumbres y vegetales verdes como la espinaca, el berro, perejil, lechuga. Son ricos en calcio y te ayudarán a prevenir osteoporosis.

Otros síntomas, sangrado continuo y cuando asistir al médico.

Debido a problemas del sistema endocrino, enfermedades o condiciones especiales, los síntomas pueden variar en cada mujer y tener complicaciones que hacen necesaria la visita al médico.

Siempre se recomienda asistir a consulta médica cuando se observan características anormales en los síntomas presentados.

Después de la menopausia no debe existir sangrado, pero es común que debido a las fluctuaciones hormonales se presenten sangrados irregulares durante la perimenopausia.

Estos sangrados son anormales cuando: el sangrado es muy intenso, dura mas de lo normal, viene en menos de tres semanas u ocurre después de tener relaciones sexuales con penetración.

Aunque esto ocurra durante la perimenopausia, puede que estos cambios anormales estén siendo producidos por otros trastornos o enfermedades.

Entre las causas podrían estar pólipos, que son tumores no cancerígenos que se adhieren al endometrio y podrían causar sangrado; reducción o aumento de la densidad endometrial, consecuencia propia de la perimenopausia; cáncer de endometrio; entre otros.

De igual manera, si estás alrededor de los 30 años y sientes que puedes estar presentando los síntomas de la perimenopausia, incluyendo la irregularidad de la regla sin que haya embarazo, puede que tengas una menopausia precoz.

En estos casos, debes acudir a tu médico de cabecera para que dé el diagnostico pertinente a tu situación y te brinde tratamiento.

Si quieres saber más sobre el sangrado abundante, lee nuestro artículo sobre el flujo abundante y consejos para saber qué hacer y cómo medirlo.

Cómo adelantar la regla: fácil y seguro

Tienes un evento, vacaciones planificadas, un día de playa para el fin de semana, una cita que no quieres perder, pero… tu regla viene a arruinar tus planes. No te preocupes, a muchas les pasa que necesitan adelantar la regla (o incluso retrasarla) un par de días, así que te daremos algunos tips, métodos y actividades que puedes hacer para adelantar la regla.

Debemos aclarar, en primer lugar, que ninguno de estos métodos te garantizan al 100% hacer que te baje la regla más rápido, pero en muchos casos sí han resultado efectivos y te ayudarán a planificar mejor tus actividades.

Como sabemos, en internet podemos encontrar muchas sugerencias para modificar un poco el ciclo menstrual, pero debes tener en cuenta de que algunos de ellos no son para nada efectivos e incluso podrían afectar tu salud.

¿Tiene riesgos? Cosas que debes saber antes de adelantar la regla

La menstruación es un proceso natural muy complejo: el cuerpo de la mujer está diseñado para generar los ambientes necesarios para la fecundación. Todos estos procesos son controlados por las hormonas que siguen, mes a mes y en condiciones normales, un cierto patrón.

Así, cada etapa del ciclo tiene una función, y jugar un poco con los días de tu menstruación haciendo que la regla baje más rápido, no te hará daño si lo haces una vez y no lo tomas como un hábito.

Adelantar o retrasar tu ciclo constantemente puede generar tanto desórdenes hormonales que produzcan otros padecimientos, como descontrol de los días del ciclo menstrual que pudiera significar que métodos anticonceptivos como el ritmo, no funcionen.

Independientemente de las razones que tengas para adelantar o retrasar la menstruación, es pertinente aclarar que algunos métodos pueden ser peligrosos para aquellas mujeres que sospechen de estar embarazadas.

Además, no está comprobado científicamente cómo hacer que baje la regla por primera vez, así que hay muchos métodos sugeridos en internet que muy probablemente no surtan efecto.

Como hacer que te baje la regla anticipadamente y de forma segura.

1. Píldoras anticonceptivas

Los métodos anticonceptivos hormonales como las píldoras suelen regular el ciclo menstrual para que dure exacto una cantidad de días.

La píldora anticonceptiva suele traer 21 pastillas correspondientes para los primeros 21 días del ciclo, lo que significa que hay otros 7 días de descanso en los que estas se suspenden.

Si interrumpes el tratamiento antes del día 21, la regla te bajará antes. Este método no pondrá en riesgo tu salud.

2. Infusiones de té y remedios caseros

Infusion de te para adelantar la reglaTomar infusiones de té caliente puede ayudar a relajar y dilatar los vasos sanguíneos dando paso a que la regla baje más rápidamente. Además, muchas hierbas son beneficiosas para la salud y pueden ayudarte a prevenir enfermedades.

  • Té de orégano: este té tiene propiedades antiinflamatorias y digestivas, que además de que ayuda a que la regla llegue antes, mejorará los molestos síntomas que vienen con ella.

En una taza de agua hirviendo, agrega un puñado de estas hojas (frescas o secas), hiérvelas por un minuto y deja reposar. Puedes añadirle miel para darle un mejor sabor.

  • Té de canela: la canela es el remedio estrella para ayudar a mejorar la circulación, subir los niveles de endorfinas y favorecer las contracciones del útero. Un té de canela te ayudará a adelantar la regla al menos por un par de días.

Es recomendable descartar posible embarazo que sea el causante del retraso menstrual.

  • Té de camomila: además de todas las propiedades positivas que tiene la manzanilla o camomila, el té de esta hierba te ayudará a que la regla baje antes. Toma dos veces al día la infusión caliente y actuará como vasodilatador.
  • Aunque no es una infusión de té, aumentar la ingesta de Vitamina C puede ayudarte, porque esta tiene efectos sobre los niveles de progesterona y estrógenos, hormonas responsables de la menstruación.
  • La papaya, además de ser un excelente digestivo, es una buena opción para consumir si buscas acelerar tu periodo.

Trucos que ayudan a que baje tu menstruación

Puedes realizar algunas actividades que ayudarán a acelerar el proceso de llegada de la regla de una manera segura para tu cuerpo, y que además producirán notables efectos positivos para tu salud en general.

  1. Relájate un poco: Sabemos que el estrés es un causante importante de los retrasos de la menstruación (siempre que no estés embarazada), por lo que encontrar actividades como meditación, yoga o incluso salir con amigos pueden ayudarte a reducir los niveles de estrés y con esto, destensar todos los músculos del cuerpo para que los procesos fluyan.
  2. Sí al sexo: Definitivamente, todas las hormonas liberadas durante el sexo (y durante el orgasmo), más las contracciones uterinas que se producen al mismo tiempo, ayudan a adelantar la regla. El cérvix se dilata y acelera este proceso.
  3. Ejercítate: Algunos entrenamientos intensos pueden ayudarte a que baje antes la regla.

Otras consideraciones

Así como estas técnicas de calor, vasodilatadoras y relajantes de los músculos uterinos, pueden ayudarte a que tu regla baje con anterioridad, aplicar las técnicas contrarias (como compresas frías) podrían ayudarte a retrasarla un poco.

Es importante acotar que jugar un poco con la fecha no adelantará tu periodo por más de unos pocos días.

Existen algunos otros métodos sugeridos en internet que no son recomendables para la salud y, mucho menos, si sospechas que estás embarazada porque son técnicas que, aplicándolas incorrectamente, podrían inducir al aborto y a otras complicaciones.

Uno de estos, por ejemplo, es el uso de aspirinas para hacer que baje la regla o el té de ajenjo.

Lo ideal es asegurarse que todo está bajo control y siempre consultar a tu médico especialista al querer llevar a cabo algunas de estas prácticas, sin poner en compromiso tu salud y la de un posible bebé.

Para saber cuáles otras causas pueden estar retrasando tu menstruación, visita nuestro artículoPor qué no me baja la regla si no estoy embarazada”