Flujo vaginal con mal olor: Causas y tratamiento

Flujo vaginal con mal olor

Tener flujo vaginal es natural y normal para las mujeres. Solo en los casos en los que se presenta un flujo con mal olor, color y viene acompañados de otros síntomas es que sabemos que algo no anda bien.

No te preocupes: aunque es muy común, el flujo anormal podría traer problemas, así que aquí te responderemos las preguntas mas frecuentes de cómo funciona y qué hacer para tratarlo cuando el flujo es anormal.

Eso sí, antes de conocer como es el flujo anormal, tienes que saber cómo es el flujo vaginal en su normalidad.

¡COMENCEMOS!

¿Qué es el flujo vaginal?

El flujo vaginal es la acumulación del células descamadas (que se caen) y de microorganismos de la vagina.

¿Desde qué momento comienza a producirse el flujo vaginal?

Se comienza a producir meses antes de la primera regla, ya que inicia la producción de hormonas en las glándulas del cerebro (FSH, LH) y en los ovarios (estrógeno y progesterona).

El flujo vaginal se producirá, entonces, desde antes del desarrollo hasta la menopausia, cuando disminuye la cantidad del flujo vaginal porque hay disminución de las hormonas.

¿Por qué es importante que se produzca el flujo vaginal?

Su producción es importante por varios motivos:

  • Lubricación vaginal: El flujo mantiene la vagina húmeda, evita la resequedad que genera mucha molestia. Si presentas resequedad debes acudir a tu médico ginecólogo para que te ayude a mejorar.
  • ¡Vagina sana!: mantiene tu zona intima sana, evitando que las bacterias y hongos que normalmente están ahí como defensa, produzcan una infección. Es por esto que, al tener un flujo vaginal normal, sabrás al instante que tienes una vagina saludable. En caso de no ser así, entonces podrás estar alerta y podrás buscar ayuda.
  • Transporte de espermatozoides: Cuando ovulas, cambian las hormonas y el flujo se vuelve fluido para ayudar a la movilidad de los espermatozoides.
  • Permite la cicatrización: Después de una relación sexual con penetración, puedes tener pequeñas heridas en la vagina sin que las notes. Esto es algo normal y el flujo vaginal ayuda a cicatrizar rápidamente esas heridas.

Características del flujo normal

El flujo vaginal debe tener ciertas cosas para ser considerado normal, estas son:

flujo vaginal normal

  • El flujo es blanco.
  • La vagina tiene un pH ácido, el flujo vaginal será ácido.
  • El flujo normal tiene un olor ácido (No huele mal o a podrido).
  • No produce picazón en la vulva.
  • Es homogéneo, puede ser algo espeso pero, en los días de ovulación parece moco transparente.

El flujo puede cambiar de “normal” a “anormal”; conozcamos entonces al flujo anormal..

FLUJO ANORMAL O CON MAL OLOR 

¿Qué es el flujo con mal olor?

Es el flujo vaginal que pasa de tener un olor ácido a un olor podrido o fétido.

Características y síntomas del flujo anormal

  • Olor: puede oler a “pescado podrido”
  • Color:  amarillo, verde, blanco grisáceo o marrón.
  • Consistencia: flujo con grumos, similar al requesón, que además, se adhiere a la ropa interior.
  • Produce picazón e irritación vulvar

Causas del flujo anormal

  1. Cambio del pH vaginal de ácido a alcalino, que da entrada a gérmenes no comunes en la vagina, produciendo así la infección.
  2. Usar jabones de olor, duchas vaginales, almohadillas diarias y/o desodorantes en la zona íntima. Estos pueden modificar el pH vaginal.
  3. Usar óvulos o cremas para prevenir infecciones, puede producir un desbalance de microorganismos de defensa natural de la vagina y causar entonces infecciones por otros gérmenes.
  4. El uso prolongado de algunos medicamentos, como antibióticos, también cambian el pH vaginal.

Tratamiento para el flujo anormal

El tratamiento es variado y dependerá de la causa que esté produciendo el flujo anormal y de las características que tenga.

El tratamiento puede consistir en el uso de:

  1. Antibióticos vía oral o vía vaginal para bacterias o parásitos.
  2. Antimicóticos para hongos, o
  3. Tratamiento combinado que ataque hongos, bacterias y también parásitos.

Una vez colocado el tratamiento, se curará la infección vaginal y el mal olor desaparecerá, lo que te hará  sentir plena y cómoda nuevamente.

Además, usar la copa menstrual te brinda una ventaja importantísima: a diferencia de compresas y tampones que contienen químicos y fragancias, la copa menstrual no cambia el pH vaginal ni da paso a la proliferación de bacterias y levaduras que causan las infecciones. Sin infección, no hay mal olor.

Si el flujo anormal no se me quita después del tratamiento, ¿qué puedo hacer?

Si esto pasa, seguramente el germen es más fuerte de lo que se esperaba y el tratamiento habitual no funciona.

Lo ideal es, entonces, que tu médico ginecólogo, tome un cultivo vaginal, compruebe el problema y que indique entonces el tratamiento adecuado.

¿Vuelve a aparecer el mal olor al poco tiempo de usar el tratamiento?

los jabones intimos son malosEso no debería pasar, pero significa que probablemente estás usando algún producto que cambia el pH natural de la vagina.

La recomendación es que debes eliminar las sustancias químicas para tu aseo íntimo como jabones de olor, duchas vaginales, almohadillas diarias o desodorantes.

Debes usar jabones íntimos de pH neutro, certificados por médicos expertos en la materia a nivel mundial.

Además, se recomienda que, si la infección es repetida, consumas yogur para aumentar los microorganismos normales de defensa de tu vagina.

Recuerda que, los microorganismos normales de tu vagina están para protegerte contra infecciones por otros microorganismos.

 

Un artículo que podría interesarte: ¿La copa menstrual causa infección vaginal? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.