Transición a la copa menstrual: cómo dejar de usar tampones y compresas

La mayor parte de las chicas cuando comienzan a menstruar recurren a las compresas sanitarias. Son fáciles de usar y no requieren tener que tocar nada de su zona íntima. En el caso del tampón, que es otro de los artículos más populares, el pudor comienza a ser un poco mayor que con las compresas, aunque para algunas mujeres es cosa del día a día.

La copa menstrual, en cambio, es un invento “nuevo” (que realmente no lo es: data de la década de los 30), que, aunque muchas mujeres ya se han animado a probarla, sigue generando dudas en chicas de todo el mundo.

Motivadores y barreras a superar

Según un estudio de la Universidad de Barcelona llamado “La Revolución de la Copa Menstrual”, realizado a mujeres de diferentes edades, existen “motivadores” que llevan a las mujeres a usar la copa, y barreras que las limitan a querer comprarlas.

Parte de estos motivadores son los beneficios que trae la copa menstrual: el 79% de las mujeres, según dicho estudio, las eligen debido a que dan una mayor comodidad; un 74% creen que es la opción mas saludable; y otro 63%, la eligen por ser un artículo ecológico.

Otro motivador es que pueden ser usadas hasta por 12 horas y que son muy duraderas, ya que puedes reutilizar tu copa menstrual en cada ciclo hasta por 10 años. Eso reduce los altos gastos mensuales en compresas y tampones.

Por otro lado, según este estudio, la primera barrera que surge para usar la copa es “cómo voy a colocar una copa allá adentro”. Esta es una duda muy frecuente, ya que muchas chicas aún se muestran escépticas frente al uso de la copa menstrual.

Para las chicas menores de 29 años, uno de los impedimentos es el pudor de colocar algo dentro de su vagina y de cómo introducirla en sus zonas íntimas.

Colocar la copa menstrual es muy sencillo. Por este motivo, Sileu ha creado muchos tutoriales y guías tanto del manejo, higiene y formas de doblar la copa menstrual para introducirla fácilmente. Una vez que las chicas ven todos los beneficios y que no hay nada por qué temer, se deciden por obtener su primera copa menstrual.

Además, se determinó que en cierta parte, las mujeres no se deciden por usar la copa menstrual porque prefieren no cambiar su método de higiene menstrual habitual. La mayor parte de las niñas comienza usando compresas, seguido en menor medida por el uso de tampones.

Cómo comenzar a usar la copa menstrual

Por supuesto, usar la copa menstrual requiere superar una pequeña curva de aprendizaje en la que se deben descubrir los trucos para colocársela de forma efectiva, comprobar que si ha quedado abierta y comenzar su proceso de adaptación. Una vez superada esta etapa, dejarás atrás todas las dudas y temores y se convertirá en la mejor aliada de tu menstruación.

Es este proceso el que supone una segunda barrera a romper, y podemos decir que hasta un 90% de las mujeres la superan rápidamente y comienzan a amar la copa. Es que son muchos los beneficios y ventajas que tiene la copa menstrual frente a otros productos, ya que son muy cómodas de utilizar, no contaminan tu organismo ni al medio ambiente.

Entonces, algunos tips que podemos darte en esta transición son:

  1. Antes de comprar tu copa menstrual, mide tu cérvix para saber cuál es la ideal para ti. ¿Sabías que tu cuello uterino se mueve cuando vas a menstruar? Allí podrás saber la posición y cuán alto o bajo está este y que tu copa menstrual te quede perfectamente.
  2. Como quizás al principio no estés segura de si la has colocado correctamente o tengas dudas, puedes apoyarte en tener un método de respaldo: usar, a la vez, una pequeña compresa del diario o panties menstruales para que te sientas cómoda y segura mientras te acostumbras a tu copa menstrual.
  3. También puedes optar por comenzar a probarla los días de tu menstruación que estés mayormente en casa, así podrás cogerle mayor confianza a usar la copa menstrual.
  4. Te darás cuenta de cuánto menstrúas realmente: incluso si crees que te “desangras” durante tu periodo, con la copa podrás darte cuenta de que las compresas y tampones exageran la realidad y que tu flujo no es tanto como pensabas.

Hay que ser valiente y superar esta fase de adaptación. Según las experiencias que nos cuentan nuestras clientas, al principio durante un tiempo de su uso están preocupadas y se preguntan continuamente si tendrán perdidas, y aunque puede ocurrir al principio hasta que se coge el truco, al final si superan esta fase que suele ser 1 o 2 menstruaciones, las perdidas no ocurren, consiguen ademas sentirse cómodas tanto física como psicológicamente.

Una de los mejores aspectos de la copa menstrual es que se adapta a cualquier estilo de vida: puedes hacer deporte, nadar o ir a la playa, ir a trabajar y hasta dormir con tu copa menstrual colocada. Todo esto sin tener que sufrir de fugas o pérdidas.

Así que anímate, no tengas miedo de dar el salto hacia este maravilloso producto. Aquí te asesoraremos para que elijas la copa menstrual ideal para ti.

One thought on “Transición a la copa menstrual: cómo dejar de usar tampones y compresas

  1. Eva says:

    a mi al principio me costó, pero ya estoy muy contenta, vale la pena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.