Los dolores menstruales, cólicos y demás molestias que acompañan a la venida de la regla son muy comunes. 3 de cada 4 personas presentan Síndrome premenstrual y dismenorrea. Pero cuando estos dolores van más allá de lo que podemos soportar y vemos sangrado muy abundante en nuestra menstruación, es momento de determinar si sufrimos de endometriosis (dolor pévico crónico)l.

No te preocupes, es una afección que afecta a un 10% de la población mundial. Esto supone un índice altísimo de casos, lo que lo hace muy común.

Entonces, ¿Qué es la endometriosis y cómo puedo saber si la padezco?

Primero debemos aclararte, por supuesto, qué es el endometrio.

¿Qué es el endometrio?

El endometrio es una membrana que recubre las paredes internas del útero. Esta membrana es un tejido “esponjoso” destinado a recibir al óvulo fecundado y a establecer su implantación. Es preparado cada mes a lo largo del ciclo menstrual con el objetivo de recibir y prestar todo lo necesario para la llegada de un embrión, y cuando no ocurre la fecundación, se expulsa a través de la menstruación.

De hecho, ese es el motivo por el que sangramos: el endometrio, que es un tejido muy vascularizado, se desprende de las paredes uterinas llevando con él el desprendimiento de vasos sanguíneos, y con ellos, la regla.

¿Qué alteración puede presentar el endometrio?

La alteración más común del endometrio, se llama endometriosis es una condición en la que el endometrio crece fuera del útero, revistiendo incluso las trompas de falopio, ovarios y en ocasiones, algunos órganos abdominales.

Esta afección puede desarrollarse de distintas maneras. Hay mujeres que presentan un grado leve de endometriosis y que en ocasiones no avanza, pero en otras sí puede llegar a extenderse y adherirse con otros tejidos.

Cuando esto sucede, el endometrio que está fuera del útero reacciona a los cambios hormonales que producen la menstruación de la misma manera que al que se encuentra en el interior de la matriz. Se produce sangrado y mucho dolor.

¿Por qué el endometrio se sale de mi útero?

No se tienen claras las causas de la endometriosis, aunque sí existen varias hipótesis que la explican y factores que determinan quiénes son mas propensas a sufrirla.

En algunos casos, es una condición hereditaria que pasa de madre a hija.

También se dice que pudiera ser causada por un fenómeno conocido como flujo retrógrado, que es que cuando las células de la menstruación regresan a la pelvis a través de las trompas de falopio, se fijan y se reproducen formando tejido endometrial donde no debería formarse.

Otra de las teorías recae en anomalías en el sistema inmunológico de la mujer.

Las mujeres que se ven mas propensas a padecer de endometriosis son:

  1. Aquellas que tengan madre, hermanas o familiares ascendentes que sufran de esta condición.
  2. Mujeres que presentan una duración de la menstruación de 7 días o más.
  3. Las mujeres que nunca han tenido hijos.
  4. Personas cuya primera regla haya llegado a edades muy tempranas.
  5. En algunos casos, puede desarrollarse cuando existen condiciones de la anatomía femenina por las que el flujo menstrual no baja correctamente.

Síntomas de la endometriosis: ¿Cómo saber si la padezco?

Si bien en primeras instancias es difícil para una mujer saber si tiene endometriosis, hay ciertos patrones que te pueden dar indicios de que esto está sucediendo:

Tratamientos para la endometriosis ¿Tiene cura?

La endometriosis no tiene cura ni forma de prevenirla. Sin embargo, no te asustes: si presentas estos síntomas acude a tu médico quien te recetará tratamientos que te ayudaran a aliviar molestias.

Existen diferentes formas de tratamientos para la endometriosis que dependen de los síntomas que presente la paciente, el grado o estadio de la enfermedad, la edad, la extensión del tejido endometrial, etc.

Es básicamente una enfermedad “personalizada”, por lo que tu médico podría recetarte tratamientos con hormonas y pastillas anticonceptivas, analgésicos o incluso, intervenciones quirúrgicas a través de laparoscopias.

Otros métodos para tratar la endometriosis son a través de dietas y terapias de relajación. La ingesta de alimentos antiinflamatorios, analgésicos y antiespasmódicos que ayuden a coadyuvar las molestias de los cólicos son una buena opción para tratar los síntomas de la endometriosis.

Una de las formas para sobrellevar las molestias endometriales a través de la dieta es eliminando alimentos que puedan ser perjudiciales. Entre estos alimentos encontramos en primer lugar la comida procesada, el azúcar de mesa, bebidas alcohólicas, cafeína, carnes rojas y embutidos.

Es recomendable tener una alta ingesta de vegetales verdes, frutos secos, legumbres, pescados como la sardina y el salmón, arroz integral y leguminosas.

Estos pueden ser beneficiosos, además, para tener un mayor balance y control del funcionamiento hormonal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.